La nueva vuelta de tuerca de Mitsubishi al enchufable más vendido, Outlander PHEV
  1. Motor
HASTA 54 KM DE AUTONOMÍA ELÉCTRICA

La nueva vuelta de tuerca de Mitsubishi al enchufable más vendido, Outlander PHEV

El Mitsubishi Outlander PHEV es un vehículo con etiqueta 'cero emisiones' y una potencia combinada de sus dos motores de 230 caballos

Foto: Cambios estéticos en su frontal, pero los cambios importantes están en su mecánica.
Cambios estéticos en su frontal, pero los cambios importantes están en su mecánica.

Mitsubishi tiene en el Outlander PHEV un modelo de referencia que le posiciona como el vehículo con la etiqueta 'cero emisiones' de la Dirección General de Táfico (DGT) más vendido en España. También fue el modelo híbrido enchufable más vendido en el mundo en 2017. Ahora, este vehículo de aspecto todocamino y con tracción a las cuatro ruedas, experimenta una renovación con un motor más potente y con una mejora de sus prestaciones para seguir reinando en este segmento.

Vivimos un momento complicado en la movilidad, la caída de las ventas de vehículos diésel y las normas cada día más restrictivas para la entrada en las grandes ciudades hace que poco a poco las nuevas tecnologías vayan imponiéndose en el sector de automoción. Y un buen ejemplo es la tecnología híbrida enchufable que permite el uso de un vehículo cero emisiones en el día a día o para moverse por la ciudad, pero sin las limitaciones propias de un coche 100% eléctrico.

En este sentido, el Mitsubishi PHEV se ha posicionado desde su lanzamiento como la referencia, porque combina un vehículo grande, de tipo todocamino, con un buen habitáculo y un gran maletero, junto a las posibilidades reales de uso fuera del asfalto gracias a su tracción a las cuatro ruedas. Y a todo esto añade el hecho de ser un vehículo con etiqueta 'cero emisiones' de la DGT.

Esto hace que pueda entrar en el centro de la ciudad en todo momento, que tenga aparcamiento gratis y sin limitaciones en las zonas verde y azul en Madrid, la opción de circular por las APR o por los carriles bus VAO sin restricciones. En otras comunidades tiene las ventajas particulares que se ofrecen a esos vehículos “cero emisiones”.

placeholder Nuevos botones de gestión y un modo 'sport'.
Nuevos botones de gestión y un modo 'sport'.

En cuanto a su coste de utilización, es realmente bajo. Según las últimas normas de homologación WLTP, su consumo homologado es de 1,8 litros cada 100 kilómetros, pero si se utiliza solo en el modo eléctrico su consumo de carburante es cero. En cuanto al consumo eléctrico, recorrer 100 kilómetros tiene un coste próximo a los 50 céntimos en las mejores condiciones.

Además, Mitsubishi ha firmado en España un acuerdo con Endesa que ofrece a los clientes del Outlander PHEV una Solución Integral de Recarga. Esta solución incluye todo el proceso de instalación del punto de recarga y los primeros 100 kWh de carga (que permiten recorrer unos 540 km en modo eléctrico), no tengan ningún coste (entre la 1 y las 7h).

Los cambios en el nuevo Outlander PHEV son pocos pero importantes. A nivel estético encontramos un nuevo frontal, con una parrilla rediseñada para ofrecer un aspecto más tecnológico y con los nuevos grupos ópticos de tipo bi-LED. También ofrece nuevas llantas y unos discos de freno más grandes. Y en su interior encontramos un cuadro de instrumentos reconfigurado que proporciona más información y de manera muy sencilla.

Los principales cambios son a nivel mecánico. Emplea un nuevo motor de gasolina, de ciclo Atkinson de 2,4 litros, en lugar del 2.0 utilizado hasta ahora. Con ello la potencia del motor térmico pasa de 121 a 135 caballos, pero sin un aumento del consumo y con una notable mejora de la rumorosidad del motor. En cuanto al motor eléctrico, situado en posición trasera, pasa de 82 a 95 caballos. De esta manera, si la potencia combinada del anterior Outlander era de 203 caballos, en el nuevo pasa a contar con 230 caballos.

placeholder El medidor de energía ocupa un lugar destacado en el cuadro.
El medidor de energía ocupa un lugar destacado en el cuadro.

El consumo homologado ha pasado de 1,7 litros en el anterior modelo a 1.8 litros en el nuevo pese a la mejor eficiencia del sistema de gestión de la energía. Esto se debe por un lado al aumento de la potencia, lo que conlleva también una mejora de sus prestaciones, pero también al nuevo sistema de homologación. Si en el anterior se empleaba el método NEDC, en el nuevo Outlander ya se ha utilizado el protocolo WLTP, mucho más restrictivo y que implica pruebas en utilización real.

Esto también ha limitado la mejora en su autonomía en modo eléctrico. El vehículo tiene homologada una autonomía de 54 km, exactamente la misma cifra que el anterior modelo pero con la diferencia del empleo del nuevo WLTP para esta medición. Eso significa que ahora puede recorrer más kilómetros en uso real que su antecesor. Su velocidad máxima se mantiene inalterada en 170 km/h, más que suficiente para un coche de este tipo, pero lo que mejora es su velocidad máxima en modo eléctrico, que pasa de 125 a 135 km/h. Su capacidad de aceleración también mejora de 10,8 a 10.5 segundos para pasar de 0 a 100 km/h.

Toma de contacto en ciudad

Hemos realizado una primera toma de contacto por las calles de Madrid y el resultado sorprende, la verdad. En un tráfico muy atascado, pensar que uno se puede mover con toda tranquilidad por el centro de la ciudad, por las zonas de trafico restringido, las llamadas APR, o que se puede aparcar en cualquier plaza verde o azul gratis y sin ninguna limitación es algo diferente. Sobre todo porque no es un pequeño smart eléctrico o un Renault Zoe, sino que es un coche grande.

En su conducción lo que más sorprende es la eficiencia de su sistema de gestión de la energía, que ha mejorado en el nuevo modelo. El Outlander lleva levas en el volante, pero no son para cambiar de marcha sino para gestionar el tipo de retención que se aplica. Si utilizamos el modo B0 significa que el coche no retiene nada, que mantiene la velocidad sin generar electricidad lo que permite rodar más tiempo sin acelerar. En los modos B1 o B2 la retención va aumentando se produce electricidad al levantar el pie del acelerador pero el coche baja su velocidad al mismo tiempo. En el modo B5 la retención es máxima, produce el máximo de electricidad pero también es mucho más difícil, conducir así. Este modo solo sirve para bajar una pendiente muy pronunciada generando mucha electricidad.

Este Outlander es un modelo que permite una conducción muy divertida gestionando en todo momento los modos de retención aplicados, pero también permite una conducción más tranquila, racional y ecológica con solo aplicar el modo B2, que permite una conducción equilibrada entre consumo y facilidad de conducción.

La gama experimenta un importante cambio. Si en el anterior modelo solo se ofrecía la versión tope de gama, con el acabado Kaiteki, en el nuevo se ponen a la venta dos opciones. Por un lado el Motion como el modelo de acceso pero con un equipamiento ya muy completo en cuanto a seguridad y a confort interior, mientras que por encima se mantiene el acabado Kaiteki con un precio 5.000 euros más alto, pero que incluye entre otras muchas cosas los asientos de piel.

En cuanto a sus precios, el valor de lista oficial del modelo de acceso, el Motion, es de 44.995 euros, pero que con todos los incentivos de la marca y del concesionario vigentes el precio real de venta se queda en 33.295 euros. En cuanto a la versión tope de gama, el Kaiteki, que además de asientos de piel y un completo equipamiento incluye también un enchufe de hasta 1.500 watios, su precio de lista es de 50.495 pero con los descuentos oficiales se queda en 38.120 euros.

Mitsubishi Todocamino
El redactor recomienda