A LA VENTA EN OCTUBRE DESDE 15.900 EUROS

Nuevo Honda Jazz, el pequeño premium

En sus 3,99 metros ofrece un habitáculo muy amplio, es confortable y está cargado de tecnología

La marca japonesa Honda lanzará al mercado en octubre la tercera generación del Jazz, su modelo del segmento B. Un vehículo de dimensiones compactas pero con un interior bien aprovechado, con un buen acabado interior y un gran equipamiento tecnológico. Es el punto de vista premium dentro de un segmento en el que el precio es clave.

Tras el lanzamiento del HR-V, el nuevo todocamino de la marca japonesa, en el mes de septiembre, solo un mes más tarde llegará al mercado un coche completamente renovado como es el Jazz que viene a luchar en el segmento B, uno de los más competidos del mercado en el que se enfrentan, entre otros, el Opel Corsa, el Seat Ibiza y demás. En el caso concreto del Jazz ofrece un estilo más familiar gracias a su concepto monovolumen y sobre todo a su buen aprovechamiento del interior. Por ello, sus rivales más directos deberían ser modelos como el Citroën C3 Picasso, el Kia Venga o el Hyundai Ix20.

El aspecto más destacado del nuevo Jazz es su espacio interior. Gracias a que el coche es algo más largo que su antecesor, y también a una batalla más grande, el resultado es que el espacio para las piernas en las plazas traseras es realmente amplio, el mejor del segmento y muy próximo al de coches más grandes, del segmento compacto. Tanto su anchura como su altura están algo más limitadas por las propias dimensiones del vehículo, pero también están entre los mejores del segmento.

Otro detalle muy importante es que el Jazz está muy bien terminado, con buenos materiales, con plásticos de buena calidad y con un acabado realmente esmerado. En la primera toma de contacto que hemos podido hacer con el coche en los alrededores de Francfort eso es quizá lo que más me ha llamado la atención.

Y también un detalle exclusivo de Honda, que incorpora en varios modelos, con los asientos traseros que me parece una buena idea. Seguro que recuerdan como eran los asientos de los cines hace unos años en los que la banqueta del asiento se levantaba hacia arriba. Pues en el Jazz se puede hacer lo mismo en los asientos traseros, lo que permite llevar cosas más altas, como por ejemplo una planta con su tiesto.

Y su maletero también merece un comentario a parte por lo bueno que es. Un coche de menos de cuatro metros, en concreto 3,99 m., con una capacidad de maletero de 354 litros, es decir 17 más que el de su antecesor que ya era muy grande. Lo mejor es que tiene formas muy regulares y que su plano de carga es bastante bajo, lo que hace fácil la carga.

Dentro del segmento B, aunque quizá en los vehículos de enfoque monovolumen ocurre algo menos, el precio es una razón fundamental de compra. Modelos como el Ibiza, el Corsa, el 208 o el Clio se venden básicamente por un precio muy ajustado, pero lo que Honda ofrece con su Jazz es un coche bueno, bien terminado, con un equipamiento bastante completo, pero con un precio también algo más alto. Es como el concepto de monovolumen del segmento B pero con un enfoque Premium.

Hay que hablar ya de mecánica, aunque en este caso es bastante sencillo. Solo hay un motor, un gasolina de 1.3 litros de cilindrada con 102 caballos. Quizá lo más destacable es que funciona mediante el ciclo Atkinson, lo que hace que funcione mejor a medio régimen, pero que no supone ningún cambio en cuanto a su utilización con respecto a un motor normal de gasolina. Un propulsor de este tipo es el que emplea, por ejemplo, el Toyota Prius.

Es un motor suave, que sube de vueltas de forma tranquila, pero que funciona muy bien. Tiene como dos modos de uso diferenciados. Si estamos rodando por debajo de las 3.000, es un propulsor muy suave y también muy silencioso. Sin embargo, cuando superamos esa barrera por presionar más fuerte el acelerador, entonces encontraremos lo contrario, un motor más alegre, que mueve con soltura a este modelo japonés, pero que también mete más ruido, a pesar de ser un gasolina.

Un motor ideal, por ello, para un uso tranquilo en ciudad en el que ya hay demasiado ruido como para que nuestro vehículo nos añada una mayor rumorosidad. Pero eso siempre que no aceleremos en exceso, en cuyo caso lo pagaremos en consumo y en pérdida de confort.

Este propulsor puede ir asociado con un cambio manual de seis marchas que funciona muy bien y en el que lo más destacable, como en todos los modelos de la marca japonesa, es la gran precisión en su manejo. Gracias a una palanca bastante pequeña, aunque un poco más grande que la del HR-V, el conductor consigue seleccionar las marcas de manera rápida y muy precisa.

La otra alternativa es un cambio automático de tipo CVT que lleva levas en el volante para seleccionar las siete marchas preestablecidas. No soy muy partidario de este tipo de cambios, porque con frecuencia hacen al coche muy ruidoso cuando se quiere ir un poco más deprisa y penalizan su consumo. En este caso sigue estando presente este problema, pero resulta bastante agradable de conducir. Solo cuando se requiere una aceleración más fuerte se hace necesario pisar de más el acelerador y entonces sí aparecen un mayor ruido y por ello también más consumo.

De todas formas les diré que en el recorrido de pruebas de unos 60 kilómetros preparado sobre carreteras de segundo orden en las que se pasaba por un par de pueblos era fácil situar el consumo ligeramente por encima de los cinco litros cumpliendo, eso sí, los límites y las normas de tráfico. Los valores homologados de consumo para el nuevo Jazz son de 5.0 litros para el cambio manual que bajan hasta los 4,6 litros en el caso del CVT. En ambos casos con el acabado Trend y las llantas de 15 pulgadas.

En cuanto a su comportamiento, el nuevo Jazz lleva una dirección más rápida que su antecesor y lo mismo ocurre con las suspensiones, más firmes que en el Jazz de 2011, lo que siempre es de agradecer. Pese a ello, lleva las suspensiones adolecen de algo blandas, lógico si tenemos en cuenta que este modelo está pensado para rodar en entornos urbanos o en pequeños tramos interurbanos.

Hay un detalle importante, que no quiero dejar de comentarles antes de terminar, su buen equipamiento. El Honda Jazz no es un coche que busque tener un precio barato. El objetivo es hacer un coche bueno, bien equipado y con el mejor precio posible. Pero incluyendo en su equipamiento todo lo necesario para hacer de él un coche seguro y cómodo.

Como novedad, aunque ya incorporado también en el HR-V, ofrece el limitador de velocidad inteligente. Cuando el conductor lleva puesto este modo de uso y por ejemplo mantiene su velocidad programada en 90 km/h, si en la carretera aparece una señal de 70 km/h, el coche automáticamente reduce la velocidad hasta el nuevo límite. Eso sí, el sistema no frena para evitar riesgos de choque por alcance y lo único que hace es reducir el par motor hasta alcanzar la nueva velocidad.

Otro aspecto importante es su pantalla multifunción. La versión de acceso incorpora una pantalla LCD de 5 pulgadas y opcionalmente está disponible una de 7 pulgadas en color con todas las posibilidades de conectividad y que funciona bajo el entorno Android. Su sistema de navegación requiere un tiempo de aprendizaje o de lo contrario es fácil perderse en algún cruce, como nos ocurrió varias veces en el recorrido de pruebas.

Y por supuesto ofrece los últimos sistemas de seguridad, el aviso de cambio de carril, el de reconocimiento de las señales, el frenado de emergencia en ciudad, el aviso de corta distancia con el coche de delante. El Jazz es un coche pequeño, pero muy completo, bien equipado y bastante amplio para sus dimensiones externas. En cuanto a su precio es algo elevado, pero ajustado si tenemos en cuenta todo lo que ofrece a cambio este modelo japonés.

Estos son los precios recomendados por la filial española, sin incluir ningún tipo de descuento. Se nos ha comentado que habrá una campaña de lanzamiento, pero de momento no se ha establecido la cuantía. Las versiones con el cambio automático CVT suponen un sobreprecio de 1.000 euros, una opción interesante si se va a usar mucho el coche en ciudad.

Honda Jazz 1.3i VTEC Trend , 15.900 euros

Honda Jazz 1.3i VTEC Comfort, 16.900 euros

Honda Jazz 1.3i VTEC Comfort + Navegador, 17.500 euros

Honda Jazz 1.3i VTEC Elegance , 18.500 euros

Honda Jazz 1.3i VTEC Elegance + Navegador, 19.100 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios