Es noticia
Menú
Las acciones de dividendos pueden ayudar durante la recesión: lo que necesitas saber
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Rendimientos de los productos en recesión

Las acciones de dividendos pueden ayudar durante la recesión: lo que necesitas saber

Las recesiones suelen obligar a las empresas a hacer recortes: despiden a trabajadores, retrasan los gastos de capital, acumulan efectivo y recortan costes.

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las recesiones suelen obligar a las empresas a hacer recortes: despiden a trabajadores, retrasan los gastos de capital, acumulan efectivo y recortan costes.
Los dividendos, por lo contrario, suelen ser sagrados. Los inversores —normalmente los típicos inversores sin experiencia que invierten mínimamente en el mercado de valores— cuentan con ellos y los consejos de administración de las empresas son reacios a recortarlos, por no hablar de suprimirlos por completo, incluso durante las recesiones económicas como la que, con todo pronóstico, se avecina.


Los pagos trimestrales no son la panacea para ayudar a los inversores particulares a superar una recesión económica y bursátil, pero los valores que pagan dividendos ofrecen cierto refugio. En la mayoría de las recesiones estadounidenses que se remontan a la década de 1940, los dividendos de las acciones han sido duraderos, aliviando parte del dolor que los inversores sintieron cuando sus carteras se vieron afectadas durante las caídas del mercado que suelen acompañar a las recesiones.


"Los mercados de renta variable descienden durante las recesiones porque los beneficios se reducen y la producción económica disminuye", afirma Ed Clissold, estratega jefe de Estados Unidos en Ned Davis Research. Pero los valores con dividendos proporcionan "un nivel de ingresos y rentabilidad total", incluso cuando los precios de las acciones están bajo presión.

Los valores con dividendos proporcionan un nivel de ingresos y rentabilidad total, incluso cuando los precios de las acciones están bajo presión

Los dividendos envían una señal "de que los equipos de gestión confían en la sostenibilidad del negocio y que van a tener los flujos de caja para pagar el dividendo" añade.


Ben Snider, estratega senior de renta variable de Goldman Sachs, señala que durante las 12 recesiones de EE. UU. desde la Segunda Guerra Mundial, el descenso medio de los dividendos pagados por las empresas del S&P 500 fue solo del 1%. En cinco de esas recesiones —1949, 1974, 1980, 1981 y 1990— no se produjo ningún descenso, afirma. Goldman calculó esas cifras comparando los cuatro trimestres anteriores al comienzo de cada recesión con los últimos cuatro trimestres al final.


"Los datos históricos por sí solos harían que uno se sintiera bastante cómodo en la trayectoria de cara al futuro, incluso en caso de recesión", dice Snider.
Naturalmente, las recesiones difieren en su duración y en sus causas. Consideremos la contracción económica de dos meses, de febrero a abril de 2020, cuando la pandemia provocó el cierre temporal de gran parte de la economía estadounidense y el PIB se redujo en un tercio. Ese año, 42 empresas del S&P 500 suspendieron sus dividendos y hubo 28 recortes. A pesar de que muchos de los recortes procedieron de las empresas más afectadas por los cierres de covid, "2020 fue especialmente extraordinario por la rapidez con que se cerró la economía y se ralentizaron los flujos de caja [de las empresas], indica Snider.

Foto: Estación compresora de gas en Mallnow, Alemania. (EFE/Filip Singer)

Pero, añade, "incluso en la recesión más aguda y profunda de la historia moderna, los dividendos del S&P 500 solo cayeron un 3%".


También está la recesión que se produjo desde finales de 2007 hasta mediados de 2009. Los dividendos por acción del S&P 500 cayeron un 24% durante ese periodo, con diferencia el peor resultado de cualquier recesión estadounidense que se remonte a finales de los años 40, según Goldman Sachs. Solo en 2008, 22 empresas del S&P 500 suspendieron sus dividendos y hubo 40 recortes de pagos, según el Índice Bursátil Dow Jones.


Pero muchos de los recortes de dividendos correspondieron a bancos y otras empresas financieras, ya que la crisis de las hipotecas de alto riesgo hizo estragos en la economía. Citigroup (C), por ejemplo, a principios de 2008 recortó su dividendo trimestral a 3,20 dólares por acción con respecto a los 5,40 dólares de los que partía. Lo recortó dos veces más durante la recesión y finalmente lo suspendió. El banco no reanudó el pago de un dividendo trimestral hasta mediados de 2011, a un centavo por acción.


Durante la recesión de 2001, los dividendos del S&P 500 se cayeron un 6%, la segunda peor caída tras la de 2007-2009.


Sin emabrgo, aunque esa recesión se asoció con el estallido de la burbuja de las acciones tecnológicas, los recortes de dividendos fueron más allá de las acciones tecnológicas, en parte porque algunos de los grandes nombres de ese sector ni siquiera pagaban dividendos en ese momento. Por ejemplo, Microsoft (MSFT) no inició uno hasta 2003.


¿Y qué podemos esperar ahora que las predicciones acerca de la recesión son cada vez más fuertes?

Foto: EC.

Clissold y sus colegas de Ned Davis Research han analizado los valores que pagan dividendos en el S&P 500 frente a los que no los pagan en todas las recesiones desde mediados de la década de 1970. Señala que los valores que pagan dividendos tienden a superar a los que no los pagan cuando se aproxima una recesión y durante las primeras fases de esa contracción.


"Durante los periodos de caída del mercado, [los valores con dividendos] tienden a ser más estables y a caer menos" que los valores que no pagan dividendos, indica Clissold. "Los mercados tienden a liderar la economía, por lo que las acciones en general acostumbran a alcanzar su punto máximo, de media, cinco o seis meses antes del comienzo de una recesión".


Sin emabrgo, en algún punto, a medida que la recesión se prolonga y se avistan tiempos mejores en el horizonte, los calores que pagan dividendos pierden su ventaja de rendimeinto frente a los que no pagan "conforme los mercados empiezan a valorar el final de la recesión", dice Clissold.


Otra reflexión para los inversores: hay diferentes tipos de valores que pagan dividendos que deben contemplarse a la hora de prepararse para una contracción económica.
Durante una recesión, "el mercado dirige su atención a las empresas que cree que van a ser más estables y van a estar más protegidas", dice Donald Kilbride, gestor de la cartera de la Vanguard Dividend Growth Fund (VDIGX).

Aquellas empresas bien capitalizadas que siguen alimentando sus dividendos a través de las recesiones son las que quieres que sean tuyas


Kilbride prefiere los valores con un fuerte crecimiento de los dividendos a los que tienen una rentabilidad muy alta. A 31 de marzo, las principales participaciones del fondo incluían Johnson & Johnson (JNJ), que rinde alrededor del 2,5%; Coca-Cola (KO), 2,8%; y Colgate-Palmolive (CL), 2,3%.


Uno de sus colegas, Peter Fisher, dice que hay una gran distinción entre los valores de alto rendimiento y los que tienen un fuerte crecimiento de los dividendos. Estos últimos, dice, se comportan mejor durante las recesiones "porque las características de las empresas de alto rendimiento pueden ser mucho más volátiles que las características de las de crecimiento de dividendos."


A Josh McCourt, analista de investigación de renta variable de Adviser Investments, le gustan las empresas financieramente sólidas que probablemente seguirán aumentando los pagos. Las participaciones de la estrategia de dividendos de su firma incluyen a Microsoft, Apple (APPL), Costco Wholesale (COST), JPMorgan Chase (JPM), Nike (NKE), Procter & Gamble (PG) y PepsiCo (PEP).


"Aquellas empresas bien capitalizadas que siguen alimentando sus dividendos a través de las recesiones son las empresas que quieres que sean tuyas", dice McCourt, "especialmente cuando las cosas se ponen feas ahí fuera."

*Contenido con licencia de Barron's.

Las recesiones suelen obligar a las empresas a hacer recortes: despiden a trabajadores, retrasan los gastos de capital, acumulan efectivo y recortan costes.
Los dividendos, por lo contrario, suelen ser sagrados. Los inversores —normalmente los típicos inversores sin experiencia que invierten mínimamente en el mercado de valores— cuentan con ellos y los consejos de administración de las empresas son reacios a recortarlos, por no hablar de suprimirlos por completo, incluso durante las recesiones económicas como la que, con todo pronóstico, se avecina.

Recesión Dividendos Inversiones
El redactor recomienda