La desbandada del Black Friday expone los peligros del apalancamiento
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
el pequeño inversor, el más expuesto

La desbandada del Black Friday expone los peligros del apalancamiento

Los inversores individuales se están apiñando en los mercados utilizando fondos prestados tras una extensa serie de ganancias, pero muchos dicen que la práctica aumenta el riesgo de drásticas retiradas

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El repliegue global del viernes de activos de mayor riesgo expone una vulnerabilidad del amplio avance del mercado del último año y medio: el creciente uso del apalancamiento, o dinero prestado.

Los inversores dicen que la retirada del Black Friday, que golpeó a los mercados y a los precios de la electricidad desde Francia hasta la India pasando por EEUU, no vaticina necesariamente una retirada más amplia, a menos que salgan a la luz noticias más negativas sobre la nueva variante del covid-19. Pero el revés subestima la debilidad de la recuperación desde los mínimos de marzo de 2020, que se califica como la recuperación más rápida hasta máximos históricos tras una caída de al menos un 20% desde el máximo anterior.

Los préstamos contra carteras de acciones y bonos, generalmente denominados ‘margin debt’ (el dinero prestado para comprar acciones), han crecido a medida que los inversores individuales se han convertido en actores importantes en bolsa. También ha aumentado la preocupación por que las compras alimentadas por la deuda puedan ser indicio de un exceso de euforia, sentando las bases para periodos de negociación agitados como el del viernes, cuando el Dow Industrials registró su mayor caída en un Black Friday de la historia y el precio del petróleo estadounidense cayó un 13%.

Foto: los-mejores-valores-para-afrontar-el-black-friday-mas-prometedor-en-cinco-anos

Los inversores que se han endeudado excesivamente para financiar inversiones en un mercado alcista son más sensibles a dichos reveses, según analistas y gestores de cartera. Al mismo tiempo, la pandemia del covid-19 ha hecho que los inversores estén más atentos para reducir el riesgo cuando aparezcan claras amenazas y se produzca una acumulación en los bonos del Tesoro, que el viernes registraron uno de sus repuntes más sólidos durante la pandemia.

“Si las acciones empiezan a tambalearse, puede que los inversores entren en pánico y se precipiten a vender”, declara Jason Goepfert, presidente de Sundial Capital Research. “Hay menos margen de maniobra para ellos”.

Los préstamos de margen ('margin borrowing') crecieron en octubre un 42% respecto al año anterior, hasta los 935.900 millones de dólares, según datos de la Financial Industry Regulatory Authority, cuerpo autorregulador de Wall Street. Mientras tanto, un indicador del efectivo disponible entre inversores individuales cayó hasta el 46% de los balances de margen, según Goepfert, la lectura más baja en datos desde 1997.

El ‘margin debt’ relativo a la capitalización de mercado del S&P 500 ha aumentado, pero no ha alcanzado niveles máximos

El préstamo de endeudamiento no es la única forma en que los inversores obtienen apalancamiento, que puede realzar las ganancias en un mercado alcista, pero puede incrementar las pérdidas cuando los índices caen. La negociación de opciones, que se ha vuelto muy popular, no se refleja completamente en los datos, ni la deuda utilizada por los fondos de cobertura y otros inversores institucionales.

Los inversores con solo 2.000 dólares en valores en una cuenta de corretaje suelen poder utilizar dichos activos como garantía para conseguir un préstamo. Los inversores tienen que mantener un nivel de activos concreto para evitar tener que añadir capital a la cuenta o arriesgarse a perder valores en garantía, en lo que se conoce como ‘margin call’.

A pesar de que los préstamos de margen han crecido drásticamente durante el repunte de la reapertura económica, eso no es del todo sorprendente. La cifra suele crecer en periodos en que los precios de los valores suben.

Sin embargo, el ‘margin debt’ relativo a la capitalización de mercado del S&P 500 ha aumentado, pero no ha alcanzado niveles máximos. Los préstamos representaban el 2,4% del valor del índice de referencia a finales de octubre, un aumento desde el 2,1% a comienzos de 2020. Entre 2007 y 2018, la cifra se situó en una media cercana al 3%.

Por el momento, muchos inversores dicen que hay pocos indicios de que los alcistas de la bolsa estén totalmente aislados de la realidad

Muchos inversores se deshacen de las preocupaciones sobre los préstamos de los inversores y otros riesgos arraigados del mercado, como unas altas valoraciones y negociaciones ‘concurridas’ susceptibles a giros repentinos. Puede que la venta masiva del viernes se haya visto reforzada por un bajo índice de liquidez posvacacional, lo que significa que operaciones relativamente pequeñas en comparación con la norma en una jornada habitual en Wall Street pueden alterar los precios mucho más de lo que lo harían normalmente.

Por el momento, muchos inversores dicen que hay pocos indicios de que los alcistas de la bolsa estén totalmente aislados de la realidad, como ha ocurrido en episodios de auge anteriores.

“Estoy mirando a mi alrededor buscando indicios de un comportamiento eufórico”, dice Aaron Smith, contable de 41 años en Waco, Texas, que apalanca cerca de un cuarto de su cartera de inversión de un millón de dólares compuesta en gran medida de valores tecnológicos. “En el club de campo, ¿tienen puesto ESPN o CNBC? Ahora mismo está ESPN”.

Foto: Un trabajador recolecta esquejes de una planta de marihuana. (Reuters/Chris Wattie)

Pero el uso del apalancamiento por parte de inversores más jóvenes es especialmente preocupante, declara la Reserva Federal en su último 'Informe de estabilidad financiera'. Dice que los inversores individuales más jóvenes tienen unas ratios de apalancamiento mucho mayores, volviéndoles más vulnerables a ‘margin calls’ y otros reveses cuando los precios caen.

Muchos estadounidenses recurrieron a la negociación de acciones al principio de la pandemia del covid-19, dotados de pagos de estímulos y cheques de desempleo. Corretajes como Robinhood Markets y Charles Schwab Corp. han registrado millones de cuentas nuevas en los últimos dos años.

Jon Renner, hombre de 31 años de Phoenix, decidió dedicarse profesionalmente a la negociación de acciones este año tras renunciar a su trabajo como músico después de un accidente de 2019 que dañó su capacidad auditiva.

Foto: Foto: EC.

Empezando con unos pocos miles de dólares, Renner dice que ganó dinero con el repunte de GameStop Corp. en enero. Después, se llenó de acciones y opciones de AMC Entertainment Holdings. Su cartera llegó a rozar los 150.000 dólares antes de estabilizarse en torno a los 50.000 dólares, indica Renner.

Dice que ha obtenido ganancias, y AMC sigue representando la mayoría de sus participaciones. Renner dice que apalanca entre el 10% y el 20% de sus inversiones para comprar más acciones y opciones. Sin ninguna otra fuente de ingresos que lo que gana con sus inversiones, tiene poco margen de error.

“Si hago estallar mi cuenta, que es posible, será mucho más difícil repetir lo que ya he hecho”, declara Renner.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

El repliegue global del viernes de activos de mayor riesgo expone una vulnerabilidad del amplio avance del mercado del último año y medio: el creciente uso del apalancamiento, o dinero prestado.

Inversores Wall Street Préstamos