¿Se repite la burbuja de las 'puntocom'? Tesla y otros valores se desploman
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
ambos periodos comparten similitudes

¿Se repite la burbuja de las 'puntocom'? Tesla y otros valores se desploman

Sectores de moda en la energía limpia, coches eléctricos, valores de cannabis y SPAC han caído bruscamente este año, en un eco de la era ‘puntocom’

placeholder Foto: EC.
EC.

¿Se está repitiendo la caída de las ‘puntocom’ en nuestras narices? Puede parecer extraño, pero hay un parecido razonable entre el auge y la caída especulativos de finales de 1999 y la primera mitad de 2000 y lo que ha ocurrido en los últimos nueve meses en los sectores de moda en las energías renovables, los coches eléctricos, los valores de cannabis y las SPAC (empresas de adquisición con propósito especial).

Si continúa el paralelismo, es una mala noticia para los inversores que se unieron al exceso tarde. Los valores de moda —liderados por Tesla— ya han caído entre un tercio y un cuarto de sus máximos de este año. Pero hay motivos para esperar que, a diferencia de lo que ocurrió en el cambio de siglo, el malestar no se expandirá al resto del mercado.

Las similitudes se dan tanto en los resultados como en el comportamiento inversor. El miedo de finales de 1999 a perderse los valores de internet infló el Nasdaq Composite un 83% desde finales de septiembre hasta su cumbre en marzo de 2000. Desde septiembre del año pasado hasta los máximos de este año, el fondo cotizado (ETF, por sus siglas en inglés) solar de Invesco se disparó un 88%, el ETF de energía limpia global de Blackrock aumentó un 81% y el ETF de innovación de Ark, un 70%.

Foto: EC

En aquel entonces, el gran valor burbuja líder, Cisco, subió un 133%, mientras que el valor burbuja líder actual —Tesla— ha subido un 110% desde septiembre hasta su máximo. Las áreas 'puntocom' puras casi se triplicaron, al igual que los fondos de cannabis ahora.

Hasta la época del año es similar, con los sectores de moda alcanzando su máximo en febrero y marzo de este año, mientras que las 'puntocom' alcanzaron su máximo el 10 de marzo de 2000. Después de que estallara la burbuja, los resultados a mediados de junio —ahora— siguieron el mismo curso, con pérdidas de entre un tercio y un cuarto en los sectores boyantes de este año, y una pérdida del 25% en el Nasdaq en 2000 (Cisco se mantuvo un poco más).

El comportamiento inversor también fue similar. A finales de 1999, el miedo a quedarse fuera llevó a los escépticos de las 'puntocom' —incluidos inversores institucionales y fondos de cobertura reticentes— a comprar de todas formas, mientras que los inversores esporádicos generaron ganancias extraordinarias en el primer día de las OPI de internet.

Mirando atrás, lo que no recuerdo de la burbuja de las 'puntocom' es lo aburrido que fue el S&P 500 durante el auge

El último trimestre de 2020 señaló el momento en que Tesla fue finalmente tomada en serio, después de ser admitida en el S&P 500; la energía solar y la limpia se convirtieron en valores imprescindibles, sin importar el precio, para muchas grandes instituciones presionadas para demostrar sus credenciales ambientales, y las SPAC ocuparon el lugar de la locura de las OPI de 2000 como forma de canalizar dinero hacia ‘startups’ deficitarias.

Mirando atrás, lo que no recuerdo de la burbuja de las 'puntocom' es lo aburrido que fue el S&P 500 durante los últimos meses del auge y declive del Nasdaq. El S&P había caído solo un 4% desde su máximo de marzo a mediados de junio en 2000. Eso no dista mucho de hoy, ya que el S&P ha seguido registrando nuevos máximos a pesar de la caída de los valores de moda.

En 2000, era fácil creer que el mercado más amplio estaría protegido por una vuelta del crecimiento salvaje a los valores estables, baratos, industriales y otros títulos valor ignorados. De hecho, eso funcionó —durante un tiempo—. El S&P casi alcanzó su máximo de marzo de 2000 seis meses después, antes de que resultara evidente que el final del auge del Nasdaq también estaba ralentizando la economía. En el mínimo de 2002, el S&P se había reducido casi a la mitad.

Foto: EC.

Existen buenos motivos para pensar que esta vez el mercado más amplio puede resistir ser arrastrado a medida que se hunden los sectores una vez boyantes. Por supuesto, el S&P está tan elevado como entonces, a 21,2 veces los beneficios, según Refinitiv, frente a 22,6 veces en junio de 2000. Y, de nuevo, es fácil creer en el cambio de crecimiento a valor.

Pero el desplome del precio de las acciones en la energía limpia, los coches eléctricos y el cannabis, e incluso la reducción a la mitad del bitcoin, hace menos mella en las carteras de los consumidores que el estallido de las 'puntocom', porque la burbuja está menos extendida. La burbuja del Nasdaq le otorgó un valor de cerca de la mitad del S&P en su máximo de 2000, mientras que, hasta con Tesla, los sectores boyantes de los últimos nueve meses suponen una fracción de eso.

Los sectores de auge y caída del mercado también recaudaron y gastaron menos dinero que las 'puntocom', y emplean a menos personas. Si las empresas fracasan cuando las acciones se desinflan, es probable que tengan menos impacto económico. Pocas empresas grandes están invirtiendo en una 'nueva economía' imaginaria, y probablemente seguirán invirtiendo donde están haciéndolo por otros motivos, al igual que con el cambio al coche eléctrico, aunque los accionistas se retiren.

En 2000, a los inversores les preocupaba que la bolsa pudiera ganar casi un 7% respecto a los bonos del Tesoro a 10 años

Los bonos del Tesoro también proporcionan un mayor apoyo a las acciones esta vez. En 2000, a los inversores les preocupaba que la bolsa pudiera ganar casi un 7% respecto a los bonos del Tesoro a 10 años, propiciando un cambio, sobre todo porque las ganancias acordadas del S&P eran simplemente un 4% del precio. Esta vez, el S&P tiene un rendimiento similar, pero los bonos del Tesoro ofrecen un mísero 1,5%.

Por supuesto, existen otras amenazas para la economía y los mercados, pero espero que la repetición de las 'puntocom' de los últimos nueve meses no sea más que otra de las miniburbujas que aparecieron y se disiparon varias veces durante el mercado alcista pos 2009, aunque más grande que el resto.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

¿Se está repitiendo la caída de las ‘puntocom’ en nuestras narices? Puede parecer extraño, pero hay un parecido razonable entre el auge y la caída especulativos de finales de 1999 y la primera mitad de 2000 y lo que ha ocurrido en los últimos nueve meses en los sectores de moda en las energías renovables, los coches eléctricos, los valores de cannabis y las SPAC (empresas de adquisición con propósito especial).

Acciones Inversores Coche eléctrico Cannabis Nasdaq
El redactor recomienda