Pastillas o 'sprays': así será la próxima generación de vacunas del covid
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
nuevos métodos para combatir el virus

Pastillas o 'sprays': así será la próxima generación de vacunas del covid

Las farmacéuticas y los laboratorios públicos desarrollan dosis más fáciles de administrar y transportar para combatir las variantes del coronavirus y prevenir futuras pandemias

placeholder Foto: EC.
EC.

La próxima generación de vacunas contra el covid en desarrollo podría venir en forma de pastillas o un ‘spray’ nasal. De esta manera serían más fáciles de almacenar y transportar que el actual modelo de dosis que conforman la columna vertebral del esfuerzo de vacunación global. Estas nuevas vacunas, de laboratorios públicos estadounidenses y empresas, incluidas Sanofi, Altimmune y Gritstone Oncology, también tendrían el potencial de proporcionar respuestas inmunitarias más duraderas y ser más potentes frente a las variantes más recientes y diferentes mutaciones de virus, posiblemente ayudando a prevenir futuras pandemias, según defienden sus fabricantes.

Las vacunas autorizadas actualmente para su uso en EEUU de Pfizer y su socio BioNTech, así como de Moderna, deben ser transportadas y almacenadas a bajas temperaturas y requieren dos dosis administradas con semanas de separación.

Las nuevas vacunas podrían “representar alguna mejora” respecto a dichas limitaciones y adaptar los esfuerzos de vacunación más fácilmente a las áreas rurales, declara Gregory Poland, profesor e investigador de vacunas en la Mayo Clinic en Rochester, Minesota. “Veremos vacunas de segunda generación, de tercera generación”, afirma. Se están desarrollando 277 vacunas del covid en todo el mundo, de las que 93 han empezado ensayos en humanos, según la Organización Mundial de la Salud. La mayoría de vacunas en ensayos clínicos se inyectan, pero hay dos fórmulas orales y siete ‘sprays’ nasales.

Foto: Foto: EFE

Muchas de las vacunas de próxima generación se encuentran en la fase inicial y media de ensayos en humanos, lo que significa que no estarán disponibles hasta finales de 2021 o 2022. No hay garantía de que las vacunas superen los ensayos, y algunas de las farmacéuticas que las están desarrollando, como Altimmune y Gritstone, nunca han sacado una vacuna al mercado.

Otro desafío al que se pueden enfrentar las empresas que están desarrollando vacunas del covid de próxima generación es encontrar suficientes personas dispuestas a recibir vacunas no probadas o placebos en ensayos clínicos en un momento en el que también pueden recibir una de las autorizadas que ya ha demostrado su efectividad. Una portavoz de Altimmune declara que se está volviendo más complicado encontrar sujetos, pero la fórmula de aerosol nasal tiene suficiente atractivo como para seguir atrayendo voluntarios.

Si se demuestra que protegen a las personas contra el covid de forma segura, las nuevas vacunas podrían servir de refuerzo en EEUU, donde se espera que la mayoría de la población adulta esté inoculada en verano con las vacunas ya autorizadas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. Los especialistas en enfermedades contagiosas creen que se necesitarán cada vez más refuerzos para prolongar la duración de la protección frente al nuevo coronavirus y desarrollar defensas contra las variantes. También están investigando si administrar dosis de dos vacunas diferentes a una persona puede mejorar su efectividad.

placeholder Dosis intranasal AdCovid de Altimmune.
Dosis intranasal AdCovid de Altimmune.

Las nuevas vacunas también podrían utilizarse como primera opción en los países que se están quedando atrás en las campañas de vacunación masiva. “En el futuro será crucialmente importante tener vacunas que sean más fáciles de manipular y tengan mejores características de cadena de frío”, apunta John Mascola, director del centro de investigación de vacunas en el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID por sus siglas en inglés).

Altimmune, farmacéutica de Gaithersburg, Maryland, está desarrollando una vacuna contra el covid que se administra como un ‘spray’ nasal, parecida a la vacuna antigripal FluMist de AstraZeneca que es una opción popular para la vacunación contra la gripe estacional de los niños. “Es una forma muy fácil y eficiente de administrar la vacuna”, declara Scot Roberts, director científico de Altimmune. “No necesitas agujas ni jeringuillas”.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson, sujeta una pinta de cerveza. (Reuters) Opinión

La vacuna utiliza una versión modificada de un virus inofensivo llamado adenovirus, que se programa para transportar un código genético que instruye a las células del cuerpo para que fabriquen la proteína de punta del coronavirus. Esto induce una respuesta inmunológica, incluida la producción de anticuerpos en la sangre, desarrollando una defensa frente al virus real.

El diseño es similar a las vacunas inyectadas de Johnson & Johnson y AstraZeneca. Pero debido a que la vacuna de Altimmune se administra como un ‘spray’ nasal, puede que también provoque un tipo de respuesta inmunitaria conocida como inmunidad de las mucosas, que podría ayudar a eliminar el virus del aparato respiratorio, ayudando así a reducir la transmisión del virus por las personas vacunadas, según el doctor Roberts. “Teniendo esta inmunidad mucosa que puede frenar la infección que se está incubando y también neutralizarla cuando se está propagando podría ser muy importante desde una perspectiva de salud pública”, declara. A mediados de año, la empresa espera los resultados de un estudio en fase inicial que evalúa si la vacuna induce de forma segura la respuesta inmunológica deseada.

Vaxart, de San Francisco, California, está desarrollando una vacuna del covid en forma de pastilla que se puede ingerir. Un pequeño estudio en fase inicial demostró que provocaba respuestas inmunitarias frente al virus y podría proteger frente a variantes, declaró la compañía en febrero. Vaxart planea empezar un estudio de fase intermedia, o fase dos, de la vacuna en comprimidos a mediados de año, según un portavoz.

Sanofi y GlaxoSmithKline están explorando conjuntamente posibles vacunas frente a las nuevas variantes, a la vez que prueban una versión modificada de su vacuna candidata del covid inyectada original, que los estudios demostraron fracasaba a la hora de inducir una respuesta inmunológica adecuada en adultos de más edad.

Foto: EC.

Pfizer y Moderna también persiguen dosis de segunda generación, incluidas unas para las variantes, así como nuevas formulaciones que mejoren el almacenamiento y el envío. Sus primeras vacunas, autorizadas por la FDA en diciembre y con una efectividad superior al 90% en la prevención del covid, son seguras en términos generales, pero requieren dos dosis, así como un envío y almacenamiento a baja temperatura, y tienen caducidad limitada una vez descongeladas.

Investigadores del Gobierno y académicos también trabajan en nuevas vacunas, incluidos el Walter Reed Army Institute of Research y el NIAID. El WRAIR comenzó hace poco un ensayo clínico de su vacuna experimental contra el covid que podría ofrecer una mayor protección frente a las variantes. Con el tiempo, los investigadores del Ejército estadounidense también esperan crear una vacuna para proteger frente a todos los tipos de coronavirus con una sola dosis, declara el doctor Kayvon Modjarrad, director del departamento de enfermedades infecciosas emergentes del instituto.

Ese es un objetivo común a Drew Weissman, profesor e inmunólogo de la Universidad de Pensilvania que efectuó estudios clave de la tecnología detrás de las vacunas de Pfizer y Moderna. El doctor Weissman declara que teme que en los próximos años puedan emerger pandemias que involucren patógenos todavía más peligrosos que el coronavirus detrás del covid, conocido como SARS-CoV-2. “Es casi indudable que tendremos más pandemias en el futuro”, afirma. El Dr. Weissman también está trabajando en una vacuna para proteger frente a todos los coronavirus, incluidos los que provocan las enfermedades potencialmente letales como el SARS o el MERS. La vacuna ha demostrado proteger a ratones de la enfermedad, dice.

placeholder Píldoras anti-covid de Vaxart.
Píldoras anti-covid de Vaxart.

Otro enfoque respecto a la vacunación de próxima generación es estudiar si la combinación de varias vacunas del covid existentes es más efectiva que una sola vacuna. Los científicos del Gobierno esperan aprender a utilizar diferentes vacunas de refuerzo para prolongar la duración de la protección a la vez que protegen frente a variantes peligrosas del virus, declara John Beigel, director adjunto de investigación clínica en el departamento de microbiología y enfermedades infecciosas del NIAID, que forma parte del esfuerzo.

Los científicos, junto a colaboradores académicos, esperan iniciar el estudio en los próximos meses y tener algunas respuestas este verano. La Universidad de Oxford está realizando otro estudio que implica la mezcla de vacunas. Nelson Michael, director del Center for Infectious Diseases Research en el WRAIR, lo llama el experimento ‘Chocapic/Trix’ del Gobierno. “Es mirar lo que hay en la estantería, coger un poco de esto primero y luego un poco de aquello, un planteamiento como el que un niño tendría con los cereales”, dice.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

La próxima generación de vacunas contra el covid en desarrollo podría venir en forma de pastillas o un ‘spray’ nasal. De esta manera serían más fáciles de almacenar y transportar que el actual modelo de dosis que conforman la columna vertebral del esfuerzo de vacunación global. Estas nuevas vacunas, de laboratorios públicos estadounidenses y empresas, incluidas Sanofi, Altimmune y Gritstone Oncology, también tendrían el potencial de proporcionar respuestas inmunitarias más duraderas y ser más potentes frente a las variantes más recientes y diferentes mutaciones de virus, posiblemente ayudando a prevenir futuras pandemias, según defienden sus fabricantes.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus Vacuna Industria farmacéutica
El redactor recomienda