Por qué la caída de los bonos está perjudicando a las ‘big tech’
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
tienen un nuevo rival: los bonos

Por qué la caída de los bonos está perjudicando a las ‘big tech’

Las empresas tecnológicas que prosperaron durante la pandemia pierden su encanto a medida que se recupera la economía

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Puede que el reciente crecimiento de los rendimientos de los bonos a largo plazo no sea un problema para la mayoría de valores. Pero la indigestión que los tipos elevados están provocando en algunos de los grandes vencedores del año pasado —acciones de empresas, incluidas Amazon, Apple, Tesla y Microsoft— podría resultar ser más duradera. Parte del problema es que las valoraciones exorbitantes de dichas compañías las vuelven vulnerables ante una subida de tipos. Pero también surge de los buenos resultados que han obtenido esos valores, incluso cuando la pandemia del covid-19 desató el caos.

Con una rápida caída de los contagios por covid-19, la inoculación de millones de dosis a la semana y otra ronda de apoyo gubernamental supuestamente en camino, parece que la vuelta a una especie de normalidad en los próximos meses es cada vez más probable. Y con esa perspectiva de recuperación, los inversores de bonos se han desenamorado de la seguridad de los bonos a largo plazo, incrementando los tipos de interés. El rendimiento del bono a 10 años es ahora del 1,36%, en comparación con un 0,88% hace solo tres meses, logrando su nivel más elevado en un año.

Para la mayoría de empresas estadounidenses, la señal de que no hay peligro en el mercado de bonos del Tesoro es una buena noticia. Cuando los estadounidenses vuelvan a empezar a hacer cosas como comer en restaurantes, irse de vacaciones e ir a los centros comerciales, las ventas podrían resurgir. Teniendo en cuenta la cantidad de dinero que se ha acumulado en las cuentas bancarias de muchas personas durante la pandemia y la cantidad de demanda acumulada que existe de todas las cosas que hacían antes de la pandemia, podría haber un pequeño ‘boom’.

Para las acciones de tales empresas, la subida de los tipos a largo plazo supone un desafío

Por otro lado, para las acciones de tales empresas, la subida de los tipos a largo plazo supone un pequeño desafío: cuanto más suban los rendimientos, más competitivos serán los bonos para las acciones. El desafío, sin embargo, no es insuperable si tenemos en cuenta que la mejor economía que proclaman los rendimientos permite mayores ganancias. Esa es la razón de que, con mucha frecuencia en los últimos años, los periodos de mayor rendimiento de los bonos coincidan también con aumentos de las acciones.

Sin embargo, algunos valores como las acciones de empresas de productos de primera necesidad, como procesadoras de alimentos y fabricantes de papel absorbente, tienden a no resistir los tipos de interés a largo plazo elevados. Eso se debe a que estas compañías sufren menos cuando hay una crisis económica, pero tampoco se benefician tanto cuando la economía se recupera.

Foto: EC.

Empresas como Amazon y Apple no se suelen meter en el mismo saco que los productos de primera necesidad, pero durante el año pasado se encontraron entre un grupo de altura de grandes empresas que tuvieron un sólido crecimiento de ventas, no solo a pesar de la pandemia, sino en cierta manera como resultado de la misma. La gente que se quedaba en casa compró más cosas por internet, gastó dinero que habría gastado en salir de fiesta en servicios de ‘streaming’ y dedicó un mayor gasto a artículos de gran valor, como ordenadores y coches.

La vuelta a una economía más normal no implica necesariamente que el crecimiento de estos ganadores de la pandemia decaiga, pero tampoco seguirá siendo tal. Así que sus acciones no son tan atractivas en comparación con los bonos si los rendimientos de estos últimos siguen aumentando. Puede que también sean menos apetecibles en comparación con las acciones de muchas de las empresas que han sufrido durante la pandemia y que podrían experimentar un auge empresarial cuando la pandemia se relaje. Puede que los mejores títulos que comprar ahora no sean aquellos que tuvieron mejores resultados el año pasado.

Puede que el reciente crecimiento de los rendimientos de los bonos a largo plazo no sea un problema para la mayoría de valores. Pero la indigestión que los tipos elevados están provocando en algunos de los grandes vencedores del año pasado —acciones de empresas, incluidas Amazon, Apple, Tesla y Microsoft— podría resultar ser más duradera. Parte del problema es que las valoraciones exorbitantes de dichas compañías las vuelven vulnerables ante una subida de tipos. Pero también surge de los buenos resultados que han obtenido esos valores, incluso cuando la pandemia del covid-19 desató el caos.

Bonos del Tesoro Tipos de interés Inversores
El redactor recomienda