Biden (como Trump) disputará a China la carrera por el liderazgo tecnológico mundial
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
cambios en las relaciones

Biden (como Trump) disputará a China la carrera por el liderazgo tecnológico mundial

Las autoridades del sector predicen que la próxima Administración intentará reforzar las industrias nacionales para enfrentarse a Pekín desde una posición más cómoda

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Es posible que el presidente electo, Joe Biden, cambie el tono de la relación de Washington con Pekín, pero líderes del negocio y asesores demócratas afirman que probablemente intente frenar la ambición de China de convertirse en líder tecnológico mundial.

Reducir el peso tecnológico de China ha sido un pilar de la política tecnológica de Trump —y un área en la que hay pocas diferencias evidentes con su sucesor—. Como candidato, Biden dijo que invertiría en reforzar la tecnología estadounidense y trabajaría con aliados para hacer frente al comercio de Pekín, dos iniciativas en las que confían las autoridades de la industria.

“Esperamos que una potencial Administración Biden adopte una postura firme sobre China”, especialmente para cuestionar prácticas discriminatorias de licencias, casos en los que Pekín exige conservar los datos localmente y situaciones en las que las empresas estadounidenses reciben presión para transferir conocimientos intelectuales para hacer negocio en el país, declaró Rob Strayer, exoficial de la Administración Trump que es vicepresidente del Information Technology Industry Council, este jueves. El grupo comercial representa a los gigantes tecnológicos de EEUU, incluidos Apple, Intel y Microsoft. Microsoft no quiso hacer declaraciones una vez publicado este artículo. Apple e Intel tampoco respondieron.

placeholder El presidente electo de EEUU, Joe Biden. (Reuters)
El presidente electo de EEUU, Joe Biden. (Reuters)

Muchas de las leyes promulgadas en los últimos años, incluidos los controles de exportación a empresas chinas —en particular, al fabricante de equipos de telecomunicaciones Huawei— y los aranceles a los bienes fabricados en China, podrían seguir vigentes en una Administración Biden, según analistas y autoridades del sector.

La campaña estadounidense para obstaculizar los avances tecnológicos de China ha sido uno de los pocos esfuerzos bipartidistas de Washington de los últimos años. Líderes demócratas y republicanos declaran que Pekín apoya las empresas tecnológicas chinas de forma desleal, y legisladores estadounidenses de ambos lados han acordado ampliamente que Huawei es una amenaza de seguridad en todo el mundo —acusación que la compañía ha negado en repetidas ocasiones—.

Biden y sus asesores declararon durante la campaña que les preocupa que China utilice tecnología para favorecer el control estatal, más que para empoderar a los ciudadanos.

“Tal como lo ve el vicepresidente [en referencia al excargo de Biden], el mundo está dividido en tecnodemocracias y tecnoautocracias”, declara Antony Blinken, exoficial de la Administración Obama que sirvió como asesor sénior de política exterior en la campaña de Biden. Dicha campaña no ha querido compartir su estrategia respecto a China para este artículo.

Los asesores de Biden han debatido formas en que combatir los avances chinos en 5G e inteligencia artificial. Y el presidente electo dijo durante la campaña que le preocupaba TikTok, la popular red social gestionada por la empresa china ByteDance.

TikTok ha estado en el punto de mira de la Administración Trump, que ha perseguido prohibir la descarga de la ‘app’ en EEUU y forzar la venta de su mayor participación a inversores estadounidenses, alegando preocupaciones de que puede que la compañía comparta datos de usuarios norteamericanos con Pekín. TikTok ha dicho que nunca haría tal cosa.

Foto: Foto: Reuters

Durante un evento de campaña en septiembre, Biden declaró que no era una locura pensar que TikTok tiene acceso a los datos de tantos jóvenes estadounidenses, y que trabajaría con socios y expertos en ciberseguridad para encontrar vías para abordar esas ideas.

Cuando la nueva Administración empiece a fortalecer la posición de EEUU, las inversiones en tecnología doméstica podrían demostrar ser mucho más decisivas que los movimientos de política exterior. Los asesores de Biden han indicado que planean dar prioridad a mantener EEUU por delante en inteligencia artificial, semiconductores y equipos de red 5G.

La industria de componentes informáticos de EEUU, que está presionando para conseguir miles de millones de dólares en incentivos para la construcción de fábricas nacionales y gasto en investigación, espera sacar provecho de tales inversiones, que cuentan con un amplio apoyo en el Congreso.

“No fabricamos semiconductores suficientes aquí en EEUU”, declara John Neuffer, director general de la Semiconductor Industry Association, haciendo alusión a estadísticas recientes que muestran que las fábricas estadounidenses solo fabrican el 12% de los chips, mientras que cerca de tres cuartas partes se fabrican en Asia.

placeholder Fábricas de Foxconn, principal proveedor de componentes del iPhone de Apple. (Reuters)
Fábricas de Foxconn, principal proveedor de componentes del iPhone de Apple. (Reuters)

Los directivos tecnológicos están divididos en cuanto a su lista de deseos políticos. Algunos líderes de empresas de chips aseguran que los controles de exportación diseñados para debilitar a Huawei y otras compañías chinas han afectado sus propias ventas, llevándolas a reducir sus presupuestos de investigación y desarrollo mientras no hacen mucho por proteger la seguridad nacional. Algunas empresas de equipos de telecomunicaciones apoyan las medidas, alegando que ayudan a contrarrestar las ventajas que Pekín ofrece a Huawei y otras empresas chinas.

Una diferencia con la Administración actual, según autoridades y analistas de la industria, es que puede que sepan lo que está por llegar. Algunas de las acciones del Ejecutivo de Trump, como ciertas restricciones a las exportaciones, pillaron a las empresas por sorpresa, dejándoles poco margen para actuar. Muchos en la industria dicen que ahora esperan tener más voz a la hora de definir las políticas.

Foto: EC.

Ajit Manocha, CEO de SEMI, grupo de la industria que representa a los fabricantes de equipos industriales y a otras empresas en la cadena de suministros de diseño, dice que las preocupaciones sobre China continuarán bajo el mandato de Biden, “pero las vías políticas no serán necesariamente las mismas que las de la Administración Trump”. Mostró esperanzas de que la nueva Administración escuche las opiniones de la industria.

También se espera un enfoque más consultivo con los gobiernos extranjeros. Los asesores de Biden han declarado que la Administración trabajará con aliados para enfrentarse a las prácticas comerciales de Pekín.

Independientemente de cómo evolucione la política de comercio de tecnología con China, Pekín ya se ha comprometido a volverse menos dependiente de proveedores estadounidenses y ser autosuficiente para aguantar las restricciones de exportación, apunta Dan Wang, analista tecnológico en la empresa con sede en Pekín Gavekal Dragonomics.

Es posible que el presidente electo, Joe Biden, cambie el tono de la relación de Washington con Pekín, pero líderes del negocio y asesores demócratas afirman que probablemente intente frenar la ambición de China de convertirse en líder tecnológico mundial.

Joe Biden Tecnología