Es noticia
Menú
Los próximos datos de inflación van a ser de locos: no les haga ni caso
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
índice de consumo

Los próximos datos de inflación van a ser de locos: no les haga ni caso

Durante los próximos meses, los índices de precios de consumo no van a reflejar los drásticos cambios que se están produciendo ya en nuestro día a día

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El viernes 3, los inversores tuvieron en sus manos el dato de inflación en Estados Unidos por primera vez desde que se pusieran en marcha las medidas para parar el coronavirus. En los próximos meses, este indicador será casi inútil para entender la economía o cómo deben actuar las autoridades fiscales. Y el mercado tiene que acostumbrarse a ello.

El índice de precios de consumo está compuesto por miles de categorías, que salen de estimaciones sobre cómo gasta la gente su dinero. La demanda de algunos de estos bienes se ha hundido por la cuarentena. Otros no se pueden ni producir, ya que hacerlo supondría violar las restricciones del confinamiento. Por eso, los precios que se darán a determinados productos estarán basados en unos niveles de venta muy bajos.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Por ejemplo, cerca del 4% del índice está compuesto por servicios que ahora mismo están congelados. Los cortes de pelo o el cuidado personal son responsables del 0,7%. El transporte, por su parte, supone el 5,4% del total, y las compras de vehículos, ya sean nuevos o usados, más de un 6%.

Incluso cuando se estudian componentes del índice especialmente relevantes, como los alquileres, dar una medida aproximada es extremadamente complicado. Algunos alquileres comerciales han sido condonados, un camino que pronto podrían seguir los residenciales. Las ejecuciones hipotecarias y los desalojos no se están llevando a cabo. Esos alquileres residenciales, por ejemplo, suponen un tercio del índice de precios de consumo.

Foto: EC.

Economistas e inversores querrían que la inflación fuera algo más que la media de la demanda de varios miles de bienes moviéndose arriba y abajo por razones diferentes. Pero en los meses que vienen, esas cifras van a reflejar menos la realidad macroeconómica de lo que suelen hacer, excepto para decir que está en niveles inusuales.

Por eso, los datos de inflación van a servir de poco para guiar a la Reserva Federal: es muy poco probable que Jerome Powell, su presidente, suba los tipos de interés porque los precios crezcan debido a los efectos de la pandemia.

placeholder El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)

Hay buenas razones para pensar que una vez que se hayan levantado las estrictas medidas de confinamiento el efecto general provocará deflación. Congelar la cadena de suministros puede elevar el índice, pero la pérdida de ingresos y el golpe a la confianza de los consumidores tendrán más peso.

En los próximos meses, los datos de inflación serán impredecibles, ya que se basan en nuestro consumo en tiempos de normalidad. Por eso, los inversores deben tratarlos como si fueran una rareza y no como una causa de celebración o preocupación.

El viernes 3, los inversores tuvieron en sus manos el dato de inflación en Estados Unidos por primera vez desde que se pusieran en marcha las medidas para parar el coronavirus. En los próximos meses, este indicador será casi inútil para entender la economía o cómo deben actuar las autoridades fiscales. Y el mercado tiene que acostumbrarse a ello.

Inflación Inversores