Este español tiene la llave del gas... y no es el 'caballero blanco' de Naturgy
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

Este español tiene la llave del gas... y no es el 'caballero blanco' de Naturgy

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Hace años, era la prima de riesgo; ahora, el precio de la electricidad. Los récords históricos casi diarios en el mercado mayorista han sacudido nuestros conocimientos básicos de macroeconomía, incluso para quienes presumen de amasar millones ‘holdeando’ en pijama. Al mismo tiempo, la espiral inflacionista emerge como una seria amenaza para la mayoría de las economías domésticas en España, aunque el debate público seguirá enganchado como un hámster en la evolución del kilovatio hora como principio y fin de todos los males.

Mientras la política se ahoga en medidas cortoplacistas para impedir este 'rally' alcista de precios, las grandes manos del mercado aprovechan la coyuntura para multiplicar sus fortunas. Uno de esos actores en la sombra es un español nacido en Luxemburgo hijo de una familia gallega emigrante. Gerard López es un millonario hecho a sí mismo que presumió de esa condición durante la gloria de media docena de años en el circo de la Fórmula 1, cuando fue dueño de la escudería Renault (bajo la marca Lotus) a través de su firma Genii Capital.

En esa nueva etapa, hizo amistad con magnates y políticos habituales del 'paddock', como el mandatario Vladimir Putin

La aventura automovilística le sirvió para proyectarse más allá del mundo de la tecnología, donde hizo fortuna como inversor de Skype con casi 30 años recién cumplidos. En esa nueva etapa hizo amistad con magnates y políticos habituales del 'paddock', como el mandatario Vladimir Putin. Esa relación puso a López en suerte para invertir en la región de Yamalia, con una de las mayores reservas mundiales de gas, donde el presidente ruso buscaba capital extranjero para desarrollar su nueva infraestructura de tuberías. Era 2015.

Aquella apuesta ha doblado su sentido con el paso del tiempo. Esta misma semana, con los derechos de CO₂ disparados por el efecto regulatorio de Bruselas y con China acaparando gas del mercado a cualquier precio desde hace meses, Rusia anunció que el polémico gaseoducto con Alemania (sin cruzar Ucrania) bautizado como Nord Stream 2 está listo. Su entrada en escena puede ser determinante para que Europa esté abastecida este invierno. Y buena parte de lo que llegue por esa gran tubería será de los pozos de Gerard López.

La energética controlada por La Caixa está pendiente de saber si el fondo australiano IFM ha llegado al límite del 10% del capital tras la opa

Si pocos han reparado en la figura del millonario hispano-francés como fuente del gas ruso, muchos menos han identificado al socio del fundador de Mangrove Capital Partners como potencial caballero blanco en la batalla por el control de Naturgy. La energética controlada por La Caixa está pendiente de saber si el fondo australiano IFM ha llegado al límite del 10% del capital tras la opa firme hasta el pasado viernes. Y es que ni siquiera las exigencias del Gobierno pueden ser suficientes para garantizar el control español.

La posible unión de fuerzas entre los fondos accionistas, CVC y GIP, que suman algo más del 40%, más el pretendiente IFM, incluso aunque logre menos del 10%, puede alcanzar una mayoría en la junta general de accionistas esquivando las condiciones de Moncloa. Ni siquiera la actual situación del mercado ha motivado un cambio de guion, siendo Naturgy el principal operador español de gas, como demuestra el reciente viaje de parte de su cúpula a Argelia en compañía de José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores.

Por convicción, necesidad o ambas, hace años que Naturgy, a diferencia de Iberdrola o Endesa, defendía la tesis del gas natural como materia prima para la transición del mundo fósil al renovable, una vez obviada la alternativa de las nucleares. Y así constaba en el último (y desesperado) plan estratégico de Rafael Vilaseca antes de perder el sillón de consejero delegado. Aun así, han tenido que llegar una pandemia y una opa hostil para reconocer el valor de su principal activo. Y eso sin saber que el ‘contrarian’ Gerard López pensaba igual.

Hace años, era la prima de riesgo; ahora, el precio de la electricidad. Los récords históricos casi diarios en el mercado mayorista han sacudido nuestros conocimientos básicos de macroeconomía, incluso para quienes presumen de amasar millones ‘holdeando’ en pijama. Al mismo tiempo, la espiral inflacionista emerge como una seria amenaza para la mayoría de las economías domésticas en España, aunque el debate público seguirá enganchado como un hámster en la evolución del kilovatio hora como principio y fin de todos los males.

Gerard López Macroeconomía Electricidad Skype Endesa Gas natural Naturgy Argelia Lotus Prima de riesgo
El redactor recomienda