La herencia de Amancio, las portadas de Marta y el juicio de Sandra
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

La herencia de Amancio, las portadas de Marta y el juicio de Sandra

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones y movimientos. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

No han tenido vida de hermanas y la herencia del imperio Inditex no las convertirá en lo que no han sido. Amancio Ortega ha tenido presente ese punto de partida a la hora de organizar la fortuna que recibirán sus hijas Marta y Sandra (tutora también de Marcos, el tercer hijo del empresario). Muy pocas personas conocen los detalles de cómo es la arquitectura jurídica del legado, que según la legislación gallega solo obliga a que un 25% del patrimonio sea repartido como legítima, parte que incluso puede saldarse con dinero en lugar de con bienes o derechos.

Foto: Sandra Ortega. (EC Diseño)

A sus 85 años, el fundador y máximo accionista de Inditex va cumpliendo con escrupulosa disciplina su plan para garantizar el buen gobierno del gigante textil, la compañía española de mayor capitalización (98.000 millones), donde el leonés controla casi el 60% a través de dos sociedades familiares. En ese universo en el que Pablo Isla se consolidó como sustituto del 'jefe', la figura de Marta Ortega (37 años) ha sido presentada formalmente a los mercados hace unas semanas bajo un medido reportaje en 'The Wall Street Journal'.

El propósito de este destape parece claro: posicionar a Marta como heredera del legado empresarial de Inditex, una empresa familiar donde el creador tiene relevo dentro de la saga. La hija pequeña de Amancio marcó su espacio, que no tiene por qué ser el de primera ejecutiva, de manera indefinida, al afirmar que “siempre estaré donde la compañía me necesite”. Nada que ver con el agasajo de la revista '¡Hola!', que republicó el reportaje para su edición española refiriéndose a la benjamina con un desmedido “por qué Marta Ortega es el secreto del éxito de Zara”.

El espejo de Miuccia Prada

Esa presentación confiere un sentido nuevo a toda la agenda de Marta, que esta semana pasada era noticia por visitar la sede de Mango en Barcelona para conocer sus instalaciones. Detrás de esta proyección activa, muchos destacan el papel relevante de su marido Carlos Torretta, hijo del empresario textil Roberto Torretta, que más allá de sus resposabilidades 'menores' dentro de Inditex conoce las bambalinas del mundo de la alta costura y la 'high society', lo que pone en valor su perfil para hacer de la hija de Amancio la nueva Miuccia Prada.

Con esta medida puesta en escena, encapsulada más de un año por motivo de la pandemia, el componente familiar de Inditex queda reforzado como mensaje. Lo será con Marta de puertas afuera y con el apellido Ortega de puertas adentro, de manera que el reparto de la futura herencia no comprometa una mayoría accionarial por encima del 50%, a pesar de que para controlar un ‘empresón’ de estas características sea suficiente con un porcentaje menor. Y aunque pueden ser muchas las vías para articularlo, solo Amancio y su entorno saben cómo será.

Marta acapara el protagonismo familiar para ser la imagen del futuro Inditex

Ese reparto evitará que Sandra (y su hermano Marcos) sea pieza clave para el juego de mayorías, a pesar de que la hija mayor cuenta ya con más del 5% heredado de su madre, Rosalía Mera. Por otro lado, además, está la patrimonial Pontegadea, que gestiona la otra parte de la fortuna de Amancio, diversificada en inmuebles e infraestructuras (telecomunicaciones, energía…) y con flujos recurrentes de rentas anuales (dividendos y alquileres), con un papel clave para permitir que ese futuro reparto no altere el umbral de al menos el 50% de Inditex.

El desarrollo de esta tesis parte de la experiencia propia de Amancio Ortega. La salida a bolsa de Inditex en 2001 permitía dar liquidez a su exmujer, que tuvo asiento en el consejo de administración de la cotizada desde el primer día y renunció a desvincularse de la compañía, pese a la amarga ruptura de su matrimonio en 1983. Esa difícil cohabitación, normalizada con el tiempo, está presente en la decisión de no hacer necesario que Marta y Sandra se necesiten para el control familiar de Zara, Bershka, Massimo Dutti… más allá del aún generoso marco fiscal gallego.

Igual que Marta ha estado dirigida desde joven para conocer las tripas del gigante de Arteixo, Sandra ha vivido ajena al mundo Inditex, aunque su marido trabaja en la compañía. Desde la muerte de Rosalía en 2013, su hija se hizo cargo de la oficina familiar, al tiempo que recondujo la relación con su padre, pero con el mismo deseo de seguir siendo invisible. Y así habría continuado de no ser por el frente judicial abierto a finales del año pasado contra el exgestor y persona de confianza de su madre, Pepe Leyte, contra el que se ha querellado por partida doble.

Foto: Sandra Ortega. (Getty)

Esta exposición pública alcanzó su cota esta semana pasada, cuando en la primera vista del juicio ella entró como querellante y salió como potencial querellada. Pese a su plena autonomía, Sandra cuenta con el apoyo del equipo de Amancio para abordar este conflicto. Un padre atendiendo a una hija con problemas. Otra cosa es la literatura que durante semanas ha generado este litigio, dejando el ‘family office’ de Rosalía como un saco de malas inversiones, sobre todo en comparación con Pontegadea, puesto como ejemplo de buena gestión (aunque tenga sus borrones).

El tiempo ha querido que el foco para Marta (en clave sucesoria) coincida en el tiempo con el avatar judicial de Sandra. Más allá de esta coyuntura, como un cara y cruz de la misma moneda, el padre ha programado un futuro donde ambas disfruten como herederas de su legado sin tener que ser socias a la fuerza. Otras preguntas tienen respuestas menos definidas, como la sucesión de Pablo Isla (cuando toque) como referente de Inditex o el desenlace judicial de Leyte tras su destierro de Rosp Corunna. Pero lo que cabe en la herencia, ya está pensado.

No han tenido vida de hermanas y la herencia del imperio Inditex no las convertirá en lo que no han sido. Amancio Ortega ha tenido presente ese punto de partida a la hora de organizar la fortuna que recibirán sus hijas Marta y Sandra (tutora también de Marcos, el tercer hijo del empresario). Muy pocas personas conocen los detalles de cómo es la arquitectura jurídica del legado, que según la legislación gallega solo obliga a que un 25% del patrimonio sea repartido como legítima, parte que incluso puede saldarse con dinero en lugar de con bienes o derechos.

Amancio Ortega Marta Ortega Pablo Isla Wall Street Journal Rosalía Mera Pontegadea Zara Home Empresa familiar
El redactor recomienda