La reina del transporte (Primafrío) mira a bolsa tras colársela a Ana Botín
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

La reina del transporte (Primafrío) mira a bolsa tras colársela a Ana Botín

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Pocos casos se conocen de alguien que repita en vida éxito empresarial dos veces y en el mismo sector. Y, además, hacerlo con el viento en contra de ser enemigo declarado de la familia Botín y con la reputación tocada tras una sonora quiebra. Sin embargo, los hermanos Conesa Alcaraz están de dulce y barajan sacar a bolsa Primafrío, el gigante del transporte refrigerado por carretera fundado en 2007. Son los líderes del sector pese a cargar con una mochila como Paconsa, la compañía familiar donde mamaron el negocio durante décadas hasta vendérsela en 2003 a Suala Capital, el fondo de capital riesgo abanderado entonces por Ana Botín.

Aquella operación fue el principio del fin de la hija de Emilio Botín en el mundo del private 'equity'. La quiebra de la compañía a los dos años de la inversión, tras pagar casi 100 millones de euros a los Conesa Alcaraz por un 75% del capital, supuso un borrón insuperable para la financiera, obligada a desvincularse de Suala (luego refundado como Impala Capital) por indicación de su padre. La gloria de aquella operación fue para otra mujer, Josefina Alcaraz, auténtica lideresa en la sombra de Paconsa, un negocio familiar de transporte internacional de hortalizas de la huerta murciana que había fundado junto a su marido José Conesa a finales de los años 60.

Resulta extraño entender cómo una compañía pasa de valer 120 millones a declararse en concurso de acreedores en un abrir y cerrar de ojos. Para la familia murciana, la llegada de nuevos gestores estuvo detrás de ese desenlace. El equipo inversor, liderado en esa operación por Gonzalo de Rivera, lo recuerda como algo parecido a una estafa. Hasta seis meses después de tomar el control, no descubrieron muchas singularidades que sostenían parte de la rentabilidad del negocio: mayoría de flota con tacógrafos analógicos, flota de conductores extracomunitarios, dependencia de un ‘trader’ de combustible… Con todo bajo la ortodoxia, los números no salían.

Resulta extraño entender cómo una compañía pasa de valer 120 M a declararse en concurso de acreedores en un abrir y cerrar de ojos

A quien sí les salen las cuentas de nuevo es a los Conesa Alcaraz, aunque por el camino parte del patrimonio familiar quedó tocado por su pillada en el sector inmobiliario, donde enterraron 75 millones bajo la marca MHG. Esta vez, sin embargo, los herederos de la saga están dispuestos a capitalizar el éxito cosechado con la refundación de Paconsa. Los hermanos Juan y José Esteban Conesa han hecho de Primafrío el líder del transporte refrigerado de largo recorrido, doblando en tamaño al resto de competidores nacionales (Acotral, JCarrion, Carreras…), todos de carácter familiar, y con unos márgenes de rentabilidad únicos en Europa.

Más allá de posibles juegos de cajas chinas, inconcebibles para saltar al parqué, gran parte del éxito de Primafrío se explica por su vinculación con la gran distribución. A ritmos de crecimiento orgánico anual de casi el 20%, Juan y José Esteban, uno es responsable financiero, el otro, operativo, han levantado un gigante de más de 400 millones de facturación, con un margen de negocio de 35 millones y casi 25 de beneficio. Y eso, antes de la pandemia. Todo hace pensar que los números de 2020, con el sector del transporte pagado a precio de oro para evitar situaciones de desabastecimiento en los lineales, serán extraordinarios para la foto de la salida a bolsa.

De manera muy resumida, Primafrío transporta producto refrigerado (fruta y verdura) del sur de España al centro de Europa, siendo Alemania, Francia y Reino Unido sus principales mercados (concentran el 70%). La exportación representa en torno al 90% de su operativa. Y sobre todo un cliente de referencia, la cadena de supermercados alemana Lidl, para quien trabaja desde hace décadas, en parte gracias a la conexión con el principal mayorista de la huerta murciana, almeriense y onubense en aquel país, el también paisano Juan García Lax, emigrado de la posguerra a Colonia, desde donde aún intermedia para los grandes consumidores germanos.

Más allá de posibles juegos de cajas chinas, gran parte del éxito de Primafrío se explica por su vinculación con la gran distribución

Otro de los pilares de Primafío descansa sobre su propia flota de transporte. Juan y José Esteban manejan una escuadra de casi 2.500 camiones, donde cada tres años cambian de cabeza tractora (antigüedad media de 1,6 años) y cada cinco de remolque. Compran unidades de Mercedes o Volvo como si fueran kilos de manzanas en el supermercado. Cada adquisición, de 300 0 400 unidades, supone un acontecimiento para los fabricantes, que destinan a Molina de Segura o a Alhama de Murcia al responsable mundial de esa división, acompañados por el primer ejecutivo del país, para rubricar la venta y posar con los Conesa Alcaraz.

En este contexto, los hermanos buscaron hace un par de años posibles inversores de la mano de Lazard para apalancar su expansión. Siempre han ido en solitario, pero hace cinco años comenzaron a tejer una red de alianzas europeas (las francesas Satar y SNCF) para desarrollar su red y optimizar su flota, donde también ha sido clave su entrada en el negocio del grupaje (mercancía de terceros) desde el nuevo centro de Alhama de Murcia. En este camino, pese al crecimiento vertiginoso, han intentado hacer caja de manera parcial. Ahora lo hacen mirando a bolsa. Por comparables cotizados y gracias al excepcional 2020, su 50% podría llegar a 500 millones.

Pocos casos se conocen de alguien que repita en vida éxito empresarial dos veces y en el mismo sector. Y, además, hacerlo con el viento en contra de ser enemigo declarado de la familia Botín y con la reputación tocada tras una sonora quiebra. Sin embargo, los hermanos Conesa Alcaraz están de dulce y barajan sacar a bolsa Primafrío, el gigante del transporte refrigerado por carretera fundado en 2007. Son los líderes del sector pese a cargar con una mochila como Paconsa, la compañía familiar donde mamaron el negocio durante décadas hasta vendérsela en 2003 a Suala Capital, el fondo de capital riesgo abanderado entonces por Ana Botín.

Ana Patricia Botín Emilio Botín Capital riesgo Lidl Lazard Transporte
El redactor recomienda