Es noticia
Menú
El calvario bursátil de Cellnex: sin las torres de DT y sin la confianza del mercado
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
En mínimos de 30 meses

El calvario bursátil de Cellnex: sin las torres de DT y sin la confianza del mercado

Pese a que muchos expertos esperaban que fuera bien acogida, la decisión del grupo español de borrarse en la puja de las torres germanas no ha sentado nada bien a la acción

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Cuando el pasado julio Cellnex confirmó que se descolgaba de la compra de las torres que había puesto a la venta Deutsche Telekom, algunas voces del mercado emitieron un suspiro de alivio. Los expertos de Bloomberg Intelligence afirmaron que se trataba de “a blessing in disguise” (un hecho aparentemente negativo, pero que, a la postre, puede acabar siendo una bendición), mientras que desde JPMorgan señalaron que “la disciplina de la compañía debe ser recompensada”.

Aunque aquella operación aparecía en el radar del grupo español como la última gran oportunidad para consolidarse como el gran dominador de las torres de telecomunicaciones en Europa, los inversores parecían más enfocados en los riesgos inherentes a una operación que, por su tamaño, podría acabar poniendo a Cellnex en una posición financiera delicada. Gran parte de las caídas del 35% que había acumulado en los 11 meses anteriores parecían directamente achacables a este miedo y su desaparición debía permitir a los inversores volver a reparar en los méritos que habían permitido a la compañía destacar como una de las historias de éxito más reseñables de los mercados europeos en la última década.

Lo cierto, sin embargo, es que este jueves Cellnex cerró a 32,26 euros por acción, en lo que supone su nivel más bajo desde marzo de 2020, en pleno ‘shock’ del coronavirus. En los poco más de dos meses transcurridos desde que se descartó en la puja por las torres de DT ha visto esfumarse un 17,5% de su valor, 14 puntos más que lo que ha perdido el Ibex en ese periodo. Desde el récord que estableció en agosto de 2021, pierde casi la mitad de su valor. “Todos esperábamos que con la renuncia a la compra de las torres de DT se recuperaría y ha acabado resultando lo contrario”, apunta Juan Peña, analista de GVC Gaesco.

Desde la renuncia a comprar las torres de DT, la acción ha caído un 18%, más que el Ibex

Puede entenderse que, si la operación había llegado a considerarse tan relevante en la historia de crecimiento de Cellnex, el fiasco final también diera lugar a lecturas negativas. Al fin y al cabo, el grupo que dirige Tobías Martínez ha ido tomando forma a través de una agresiva política de compras que, sin la baza del operador alemán, parece ya, en gran medida, finiquitada.

Sin embargo, como advertían ya en julio los analistas de JPMorgan, sería muy osado considerar que sin grandes compras a la vista la historia de crecimiento de Cellnex está “muerta”. No en vano, como recuerdan desde el banco americano, el grupo cuenta con una enorme potencia de fuego que puede serle muy útil para avanzar en el desarrollo de programas de crecimiento orgánico, como los múltiples BTS que tiene pactados en los distintos contratos que ha ido firmando con operadoras a lo largo de los últimos años.

También podría considerarse cierta preocupación en el mercado ante la posibilidad de que un operador rival se hiciera con un paquete de torres tan relevante como el ofertado por DT, poniendo en riesgo el dominio de Cellnex en el mercado europeo. Pero, como señala Peña, a diferencia de lo ocurrido con la venta de las torres de Telxius (la filial de Telefónica), que fueron a parar a manos de American Towers, el grupo alemán ha traspasado sus activos a Brookfield y Digital Bridge, dos fondos de capital riesgo que difícilmente pueden considerarse competidores reales de Cellnex (aunque su interés por estos activos sí puede contribuir a encarecerlos).

Teniendo en cuenta estas cuestiones, los expertos se inclinan más por pensar que la falta de confianza actual del mercado está más determinada por la situación macroeconómica y, especialmente, el entorno de subida de los tipos de interés. “Al tratarse de un activo apalancado y que además sigue con su estrategia de crecimiento, donde tendrá que hacer inversiones importantes que supondrán salidas de caja en los próximos 5-8 años, provoca que el modelo de valoración sea muy sensible a los incrementos en las tasas a las que se descuentan dichos flujos”, explica en este sentido Ángel Pérez, analista de Renta 4.

Foto: EC.

Con todo, entre los analistas abundan las voces que consideran que el mercado estaría errando, al aplicar un trazo grueso que no repara en las especificidades del negocio de Cellnex. “El mercado está rehuyendo todo lo que tiene mucha deuda y más si está centrado en España”, observa Peña, antes de recordar que Cellnex tiene gran parte de su deuda a tipo fijo, que no afronta grandes vencimientos en los próximos años y que alrededor de la mitad de sus ingresos están ligados a la inflación, lo que limita el daño que está pueda hacer a sus previsiones.

“Para que la subida de tipos le supusiera un impacto considerable, tendría que renovar toda su deuda a los tipos actuales. Pero es que además, la compañía ya no va a necesitar tanta financiación como hasta ahora, porque ya no tiene por delante grandes operaciones y porque la entrada de caja le va a ir aumentando mucho en los próximos años”, apunta el experto de GVC Gaesco. Está previsto que el flujo de caja libre operativo del grupo se multiplique por cinco entre 2022 y 2024, según los cálculos de Barclays.

Todas estas cuestiones parecen estar muy presentes en las valoraciones que hacen los analistas que cubren la compañía. Según los registros de Bloomberg, 29 de las 31 firmas que siguen el valor aconsejan comprar sus acciones y ninguna recomienda la venta. El precio objetivo medio implica un potencial superior al 90% y hasta la visión más pesimista (la de New Street Research) se ubica un 24% por encima del precio actual.

Este optimismo, sin embargo, no cala entre los inversores y algunas firmas creen que es necesaria mayor claridad sobre la estrategia de la compañía para vencer las dudas imperantes. “Creemos que mayor visibilidad sobre oportunidades potenciales para desplegar el capital ayudaría a las acciones, de lo contrario, creemos que la macro será el principal impulsor del rendimiento en el corto plazo”, observan en Barclays. Y en la misma línea se pronuncian en Bank of America, donde observan que “la compañía necesita aclarar las prioridades de asignación de capital para reafirmar más la historia de capital”.

El precio objetivo medio del consenso implica un potencial superior al 90%

Precisamente, los alrededor de 8.000 millones con los que contaba el grupo para abordar la operación de DT se presentan como un arma poderosa con la que dar un empujón a su estrategia a partir de ahora.

En los últimos tiempos se ha especulado mucho sobre cuáles podrían ser los próximos pasos del grupo y, sin duda, la posibilidad de abordar nuevas operaciones de M&A, aunque de menor calado, sigue apareciendo como una posibilidad a tener en cuenta, incluso aunque pueda no ser la preferida por los inversores a corto plazo. “Yo creo que lo mejor que podría hacer es seguir con sus planes y destinarlos a comprar torres, quizás a corto plazo pudiera ser penalizado por el mercado, pero a largo plazo han demostrado la capacidad para crear valor con esa estrategia”, defiende Pérez.

Más favorable en el corto plazo podrían resultar otras opciones, como podría ser un plan de recompra de acciones o, incluso en mayor medida, un plan de recompra de deuda que aligerara el balance y le hiciera, por ende, menos sensible a los efectos de un entorno de subida de tipos que se ha llevado por delante buena parte del encanto con el que Cellnex se movía sobre el parqué hasta hace poco más de un año.

Cuando el pasado julio Cellnex confirmó que se descolgaba de la compra de las torres que había puesto a la venta Deutsche Telekom, algunas voces del mercado emitieron un suspiro de alivio. Los expertos de Bloomberg Intelligence afirmaron que se trataba de “a blessing in disguise” (un hecho aparentemente negativo, pero que, a la postre, puede acabar siendo una bendición), mientras que desde JPMorgan señalaron que “la disciplina de la compañía debe ser recompensada”.

Cellnex Telecom Telecomunicaciones
El redactor recomienda