Es noticia
Menú
Cellnex: opciones más allá de Deutsche Telekom para revivir su historia de crecimiento
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Mala racha en bolsa

Cellnex: opciones más allá de Deutsche Telekom para revivir su historia de crecimiento

Mientras aumentan las dudas sobre la capacidad del grupo para crecer a través de operaciones corporativas, algunos expertos ven alternativas en los negocios adyacentes a las torres

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los accionistas de Cellnex difícilmente podían haber imaginado un inicio de 2022 más duro. Aunque este miércoles la compañía de infraestructuras de telecomunicaciones se permite un respiro (con ganancias cercanas al 1,5% a media sesión), su saldo durante las ocho primeras jornadas del año resulta estremecedor, sobre todo cuando se habla de una de las más preciadas joyas del mercado nacional en los últimos años: pierde más de un 16% de su valor desde el arranque del ejercicio, prolongando una racha negativa que ya la sitúa casi un 30% por debajo de los máximos que registró el pasado verano.

En la marcha del grupo que dirige Tobías Martínez se han cruzado una serie de cuestiones que han coadyuvado para borrar de un plumazo el interés de los inversores por sus acciones. Por un lado, como observa Juan Peña, analista de GVC Gaesco, el actual escenario de elevada inflación y perspectivas de subidas de tipos supone un lastre para una compañía fuertemente apalancada, que basa buena parte de su atractivo en la visibilidad de su crecimiento a largo plazo y que, precisamente por ello, ha sido entendida durante mucho tiempo como una especie de sustitutivo de otros activos como los bonos, que en este escenario podrían recuperar atractivo.

En paralelo, Cellnex ha encajado una serie de reveses regulatorios en Francia y Reino Unido que, si bien (y a la espera de resolución definitiva sobre la operación con Hutchison en el mercado británico) puede entenderse que tienen un impacto limitado en el negocio del grupo, parecen sugerir que la compañía podría encontrar mayores dificultades para dar continuidad a su historia de crecimiento a través de operaciones corporativas. La tardanza del grupo en ejecutar nuevas compras —frente a una dinámica anterior mucho más activa— pese a contar con una potencia de fuego de hasta 9.000 millones de euros aviva esta idea.

Sin embargo, en el negocio de las torres de telecomunicaciones en Europa se mantiene muy vívida una operación con capacidad de cambiar por completo el mapa del sector, como sería la venta de los alrededor de 58.000 emplazamientos con que cuenta la operadora alemana Deutsche Telekom, sobre la que se esperan novedades en los próximos meses.

La venta de las 58.000 torres del operador germano es clave para el futuro del grupo

Para Cellnex, que mantiene desde hace años una estrecha relación con el gigante germano, imponerse a sus rivales en la compra de estos activos supondría un espaldarazo de grandes dimensiones en su batalla por convertirse en el claro dominador del sector en Europa. “Sería una operación muy positiva, transformacional, que le daría acceso a un mercado muy importante y con potencial como el alemán y le consolidaría como un gigante en Europa”, observa Peña.

Con todo, embarcarse en una compra de este tipo también encerraría una visión menos favorable a corto plazo, que, en opinión de Ángel Pérez, analista de Renta 4, explicaría el mal tono reciente de la acción: la posibilidad de que la compañía tenga que ejecutar una nueva ampliación de capital para sacar adelante la operación, teniendo en cuenta que Deutsche Telekom valoraba recientemente este negocio en unos 12.800 millones de euros (20 veces el ebitda AL). “El tamaño es muy grande y aunque tiene liquidez, la operación sería transformacional. El motivo de la ampliación sería favorable, pero puede pesar en la cotización”, apunta.

Foto: EC

No obstante, entre los expertos coinciden en que sería mucho peor que esas torres acabaran en manos de cualquier competidor. Y este es un escenario que no puede descartarse del todo, según observan los analistas de CaixaBank-BPI en un informe publicado este miércoles. Y es que, según resaltan en la nota, Deutsche Telekom parte de unas expectativas de valoración que difícilmente podrían ajustarse a los criterios en los que Cellnex ha venido apoyando sus operaciones anteriores.

“El múltiplo 20 veces EV/ebitda AL parece demasiado elevado para alcanzar el umbral de Cellnex de al menos el 10% de retorno sobre el capital (se compara con una media histórica de 14 veces). Si la venta de las torres de Deutsche Telekom se conduce por el precio, esperamos una baja probabilidad de que Cellnex gane esta transacción, ya que los fondos de capital privado u otros competidores industriales podrían ofrecer un precio más alto”, observan en la entidad.

Aunque Cellnex aún podría abordar operaciones menores de compra en otros mercados en los que ya está presente, como Dinamarca, Austria o Suecia, e incluso plantearse la entrada en nuevas jurisdicciones, como Bélgica, Noruega y Finlandia —amén de Europa del Este—, quedarse sin la palanca que supone Deutsche Telekom supondría un mazazo de calado para sus perspectivas de crecimiento a largo plazo.

La experiencia de Cellnex en la radiodifusión le da una ventaja competitiva crucial

Sin embargo, la compañía de Tobías Martínez podría tener a mano una alternativa nada desdeñable, en los negocios adyacentes al de las torres. “Si no hay un acuerdo con Deutsche Telekom en Alemania, creemos que Cellnex podría invertir en negocios adyacentes a las torres, expandiéndose en proyectos de fibra o equipos activos antes de lo esperado”, consideran en CaixaBank-BPI, donde defienden que la inclusión de este tipo de activos en los contratos firmados con la francesa Boygues o la polaca Polkomtel podría ser indicativa del camino a seguir por Cellnex.

Aunque desde CaixaBank admiten que es difícil calibrar hoy en día el tamaño de este mercado, consideran que Cellnex cuenta con condiciones ventajosas para liderarlo, aún en mayor medida que en el caso de las torres. “Con 15 arrendatarios ancla en 12 países, Cellnex tiene una posición privilegiada para aprovechar este mercado ampliado vinculado al negocio de torres. Pensamos que la relación industrial existente con las anclas supondrá una ventaja competitiva para Cellnex y una barrera de entrada evidente para los competidores”, indican en el informe, en el que ponen en valor la experiencia de Cellnex en el campo de la radiodifusión como un factor clave de diferenciación.

Adentrarse en este segmento, que implica la gestión y el transporte de señales de telecomunicaciones, conlleva una mayor complejidad que el negocio usual de las torres, algo que podría significar mayores retornos, aunque, previsiblemente, también mayor intensidad de 'capex'. En torno a este mercado permanecen abiertas demasiadas incógnitas aún para que los inversores lo pongan en el centro de sus expectativas sobre Cellnex, pero al menos puede verse como una puerta abierta para no dar por finiquitada la historia de crecimiento del grupo español.

Los accionistas de Cellnex difícilmente podían haber imaginado un inicio de 2022 más duro. Aunque este miércoles la compañía de infraestructuras de telecomunicaciones se permite un respiro (con ganancias cercanas al 1,5% a media sesión), su saldo durante las ocho primeras jornadas del año resulta estremecedor, sobre todo cuando se habla de una de las más preciadas joyas del mercado nacional en los últimos años: pierde más de un 16% de su valor desde el arranque del ejercicio, prolongando una racha negativa que ya la sitúa casi un 30% por debajo de los máximos que registró el pasado verano.

Cellnex Telecom Telecomunicaciones
El redactor recomienda