El varapalo de Citi a Cellnex: la debilidad de haber mostrado ya casi todas tus cartas
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Caídas superiores al 4%

El varapalo de Citi a Cellnex: la debilidad de haber mostrado ya casi todas tus cartas

El severo recorte con el que el mercado ha acogido un informe de Citi pone de relieve las dudas sobre la posibilidad de seguir generando sorpresas positivas a estas valoraciones

Foto: EC
EC

Cada jornada, en los mercados financieros, se amontonan centenares de informes de analistas en las que se diseccionan las fortalezas y debilidades de los distintos miembros del mercado. En su mayoría, suelen pasar desapercibidas, como herramientas restringidas para ayudar en sus decisiones de inversión a los profesionales de esta industria. Pero en ocasiones, por defender alguna tesis llamativa o por coincidir con movimientos bruscos de la acción referida alcanzan una relevancia mucho mayor de la acostumbrada.

Este lunes ha sucedido así con un informe de Citi sobre Cellnex. En el banco estadounidense aconsejan ahora vender las acciones del grupo que dirige Tobías Martínez al considerar que sus valoraciones actuales apuntan a un escenario de perfección que no se puede garantizar, dados los desafíos que enfrenta en el futuro inmediato un sector sometido a una elevada competencia y en el que la senda de crecimiento trazada por el Cellnex solo podrá hacerse efectiva a través de un intenso despliegue de capital.

Los recortes superiores al 4% que encajaron las acciones de Cellnex, en una jornada de tono positivo en el mercado, han elevado en múltiples titulares el informe de Citi a la condición de verdugo del optimismo inversor en torno a la compañía. Y es indudable que el banco norteamericano forma parte del reducido grupo de firmas de análisis con un peso suficiente para impactar de forma ostensible en el mercado con sus opiniones.

Lo que plantea Citi es un problema de valoración más que una vulnerabilidad estratégica

Pero no deja de resultar llamativo que lo que al fin y al cabo no representa un viraje radical (Citi ya tenía un consejo ‘neutral’ sobre los títulos del grupo español de telecomunicaciones y mantiene el precio objetivo sobre los mismos) pueda desencadenar un castigo tan imponente.

En casos así conviene cuestionarse si las dudas que plantea el informe no estarán hurgando en una herida previamente detectada por los inversores y su planteamiento está azuzando unos miedos latentes. Sin embargo, a primera vista no parece que en el análisis realizado por Citi, que, de hecho, considera correcta la estrategia seguida por la dirección de Cellnex, revele ninguna inconsistencia que el mercado haya pasado por alto.

Es por eso, que son muchas las voces que se aventuran a considerar el informe una mera “excusa” para justificar una corrección que se venía gestando desde hace semanas. Lo cierto es que Cellnex, tras un muy débil inicio de año, había logrado volver a situarse como una de las apuestas predilectas de los inversores dentro del mercado español, con alzas superiores al 60% entre inicios de marzo y finales del pasado mes de agosto, alcanzando unos múltiplos de vértigo (actualmente cotiza a más de 400 veces los beneficios estimados para 2022).

"Con la fuerte subida acumulada en los últimos meses, Cellnex ha alcanzado unos múltiplos significativos. Y en esos niveles es lógico que haya inversores que consideren que ha llegado el momento de vender y recoger beneficios", apunta Juan Peña, analista de GVC Gaesco, que mantiene una visión positiva sobre las perspectivas del negocio de la compañía.

Foto: Foto: Reuters.

En su extraordinaria marcha sobre el parqué, que viene de lejos, Cellnex se ha beneficiado de una serie de cualidades nada abundantes y que en muchas menos ocasiones se concentran en una misma compañía, como son un amplio potencial de crecimiento orgánico, con elevada visibilidad sobre sus ingresos futuros y numerosas oportunidades de expansión a través de operaciones corporativas. En ese camino, no obstante, son varias las cosas que pueden salir mal y uno de los principales riesgos quedó en evidencia a inicios de año, cuando la irrupción de American Towers en Europa azuzó los temores a una creciente competencia que acabe por ajar los márgenes de crecimiento del negocio.

Poco ha cambiado desde entonces en este frente. Y Cellnex ha dado pruebas desde entonces de que su posición dominante en el mercado le otorga unas condiciones a priori ventajosas desde las que librar esta batalla. Si el mercado está hoy inquieto por esta cuestión, no parece que tenga más motivos para ello que hace unos meses. Con esta cuestión ya sobre el tapete, firmas como JPMorgan o Barclays han señalado a la compañía de Tobías Martínez como la que mejores perspectivas de crecimiento presenta en el sector.

Sin grandes discrepancias en las visiones fundamentales que exponen los distintos analistas, que estas dos firmas consideren que Cellnex cuenta con un potencial de revalorización de entre el 40 y el 24% mientras Citi sugiere que ya estaría correctamente valorada solo parece explicarse por el diferente trato que dan en sus cálculos a esos beneficios a largo plazo, que son lo único en lo que se pueden justificar los precios a los que cotiza hoy en día el grupo español.

Los momentos de debilidad de Cellnex coinciden con repuntes de los sectores cíclicos

No puede ignorarse que los momentos de mayor debilidad de Cellnex a lo largo del ejercicio, incluyendo estas últimas semanas, han coincidido con episodios en que las apuestas de los inversores se han orientado hacia compañías cíclicas (como valores turísticos y financieros), dando la espalda a esos grupos más seguros a los que suelen aferrarse cuando la situación económica torna más incierta. En poco más de un mes, el grupo se ha dejado algo más de un 11,5% de su valor, en contraste con las alzas superiores al 13% que han firmado en ese periodo Sabadell, Amadeus, IAG, Meliá o Repsol. Parece claro el arbitraje que vienen realizando los inversores entre las compañías con más y menos margen para dar sorpresas positivas en los próximos años.

No es fácil decir si es más lógica la cautela mostrada por Citi o el optimismo abrumadoramente mayoritario que muestra el consenso del mercado sobre las acciones de Cellnex. Pero lo que parece obvio es que el mayor problema con el que brega el grupo de telecomunicaciones sobre el parqué es su propio éxito, que le ha llevado a valoraciones muy exigentes en las que cualquier desliz puede magnificarse de forma exponencial. Cuando las cotizaciones se apoyan en el muy largo plazo, como es el caso, cualquier decimal arriba o abajo puede producir cambios muy significativos.

Este nuevo informe seguramente no haya dado razones adicionales para dudar de Cellnex. Pero llega en un momento en que los inversores ya venían mostrándose remisos a llevar al grupo hasta cotas más elevadas y cuando, en paralelo, se han ido incrementando de forma significativa las apuestas bajistas en torno al valor. En los próximos días llegarán otros informes, previsiblemente muchos apuntando en la dirección opuesta, pero difícilmente lograrán un impacto tan significativo. Porque cuando una compañía se mueve en cotas tan elevadas resulta mucho más fácil caer que seguir escalando.

Cada jornada, en los mercados financieros, se amontonan centenares de informes de analistas en las que se diseccionan las fortalezas y debilidades de los distintos miembros del mercado. En su mayoría, suelen pasar desapercibidas, como herramientas restringidas para ayudar en sus decisiones de inversión a los profesionales de esta industria. Pero en ocasiones, por defender alguna tesis llamativa o por coincidir con movimientos bruscos de la acción referida alcanzan una relevancia mucho mayor de la acostumbrada.

Citi Cellnex Telecom
El redactor recomienda