Es noticia
Menú
Naturgy ignora la crisis con Argelia y levanta el vuelo en bolsa
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Subidas de más del 22%

Naturgy ignora la crisis con Argelia y levanta el vuelo en bolsa

La compañía gasista se recupera con fuerza del revés que supuso su plan de escisión y se sitúa ya a poco más de un 5% de sus máximos históricos

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las aguas bajan revueltas en torno al sector eléctrico español y aún más en el caso de Naturgy. Al nerviosismo que han generado en la industria los planes del Gobierno español para limitar la escalada de los precios de la luz, la compañía de Francisco Reynés ha sumado un motivo de inquietud en el conflicto diplomático recientemente abierto entre España y Argelia a causa del Sáhara Occidental.

Este lunes, el propio presidente del grupo gasista confirmó estar en negociaciones con Argelia para asegurar el suministro de gas para el periodo 2022-2024 a través del gasoducto Medgaz, del que Naturgy controla un 49% a través de una empresa conjunta con Blackrock. Se trata de una negociación prefijada en el propio contrato, que nada tiene que ver con la crisis diplomática entre ambos países, pero en el mercado existe cierta inquietud por la posibilidad de que se acabe viendo afectada. Sobre todo, después de que Argelia diera a entender que podría encarecer los precios de suministro en represalia por el cambio de postura de España en la cuestión sahariana.

Todo esto coincide, no obstante, con un momento muy sólido para la cotización de Naturgy, que desde el pasado 23 de febrero (cuando dio inicio la invasión rusa de Ucrania) ha experimentado una remontada superior al 22%, rebasando en más de 20 puntos porcentuales el rendimiento del Ibex en el mismo periodo, duplicando prácticamente las ganancias de su rival Iberdrola y multiplicando por casi cuatro veces las de Endesa.

Desde el inicio de la guerra, duplica las alzas de Iberdrola y casi cuadruplica a Endesa

Tras la debacle que supuso para su cotización, a mediados de febrero, la notificación de un plan para dividir su negocio en dos, las acciones de Naturgy prácticamente han recuperado los niveles de entonces, situándose a poco más de un 5% de sus máximos históricos. Como observa Virginia Romero, analista de Banco Sabadell, en los últimos tiempos se ha vuelto muy difícil ceñirse en el análisis de la evolución bursátil de Naturgy al valor fundamental de sus negocios y desligarlo de los movimientos que se están produciendo en torno a su accionariado. Unos movimientos que parecían quedar desactivados con la entrada de IFM en el consejo –que se produjo en paralelo al anuncio del plan de escisión–, pero que han recibido un nuevo impulso en los últimos días, tras notificar el fondo australiano un incremento del porcentaje del capital que controla hasta el 13,38%.

La expectativa de que el fondo que dirige en España Jaime Siles mantenga vivo su plan originario de alcanzar hasta un 17% del capital de Naturgy (con el fin de exigir otro representante en el consejo de administración) representa una presión al alza nada desdeñable para un grupo que, al fin y al cabo, cuenta con un porcentaje de capital libre en el mercado muy limitado.

Foto: VA.

Este parece, de forma incuestionable, un factor clave en la escalada de la compañía muy por encima de las valoraciones que le otorga casi cualquiera de las firmas de análisis que cubren la compañía (solo Barclays le da una valoración superior a su cotización actual), lo que justifica que hoy ninguna de estas firmas aconseje la compra de sus acciones y un 75% recomiende su venta, una cifra sin parangón en los últimos tres lustros, según los datos de Bloomberg.

Sin embargo, también pueden señalarse algunas razones fundamentales para explicar, en parte, la mejora del sentimiento del mercado hacia Naturgy. El grupo cuenta con una importante parte de su negocio enfocado en el gas natural licuado, que, como es sabido, ha experimentado importantes alzas de precios en los últimos meses. Romero explica que la compañía de Reynés tiene ya cubiertos por contratos los precios de venta de la mayoría de su producción gasista de 2022, por lo que solo un 20% de la misma se vería beneficiada de la evolución del mercado. “Pero aunque sea una parte reducida la que se beneficie, las alzas tan fuertes de precios que ha experimentado seguramente tendrán un efecto en las cuentas de Naturgy”, explica.

Sus expectativas de ingresos para 2022 han mejorado un 6,5% en cuatro semanas

Lo cierto es que en las últimas cuatro semanas, las expectativas de ingresos de Naturgy para 2022 se han elevado un 6,5%. Cualquier expectativa de que los precios del gas se mantengan elevados para el próximo ejercicio podría tener un impacto aún más llamativo en las proyecciones de ventas del grupo. Sin ir más lejos, este fue uno de los posibles catalizadores de la valoración del grupo citados por Goldman Sachs en un informe reciente. Pero, “como suele pasar en grupos como este, con áreas tan diversas, con frecuencia, lo que va muy bien para una división tiene efectos negativos para otra”, observa Romero, señalando, como ejemplo, el posible perjuicio que los elevados precios del gas tienen para el negocio de distribución eléctrica de Naturgy. Es decir, esa mejora esperada de ingresos por el encarecimiento del gas podría tener un impacto mucho más limitado a la hora de reflejarla en el lado de las ganancias.

Sea como fuere, parece claro que Naturgy tiene razones para no inquietarse en exceso por la crisis con Argelia. Como indica Víctor Peiró, director de análisis de GVC Gaesco, probablemente cualquier incremento de los precios de suministro del gas argelino sería repercutido por la compañía en el precio de venta. Y, en el caso de que el Gobierno le impusiera algún límite por este lado, “Naturgy lo recuperaría tarde o temprano”.

En torno a la compañía gasista española existen aún numerosas incertidumbres que pueden llevar a cuestionar la solidez de su valoración bursátil. Entre ellas, Medgaz parece un asunto menor. Al menos, por ahora.

Las aguas bajan revueltas en torno al sector eléctrico español y aún más en el caso de Naturgy. Al nerviosismo que han generado en la industria los planes del Gobierno español para limitar la escalada de los precios de la luz, la compañía de Francisco Reynés ha sumado un motivo de inquietud en el conflicto diplomático recientemente abierto entre España y Argelia a causa del Sáhara Occidental.

Naturgy Argelia Gas natural
El redactor recomienda