Es noticia
Menú
MásMóvil-Orange: una fusión lógica, un éxito que tardará en probarse
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Consolidación en las telecos

MásMóvil-Orange: una fusión lógica, un éxito que tardará en probarse

La alianza de ambos grupos aborda la necesaria racionalización del mercado español, pero mantiene abiertos importantes desafíos para lograr sus objetivos

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El mercado español de telecomunicaciones ha puesto sobre la mesa una respuesta contundente a sus incuestionables problemas. Orange y MásMóvil han decidido responder a las preocupaciones por la excesiva competencia que viene dañando la rentabilidad del sector planteando una alianza que arrebataría a Telefónica el liderazgo en clientes de banda ancha y líneas móviles.

Después de semanas de noticias, rumores, dimes y diretes sobre las posibles combinaciones que podían articularse para racionalizar la situación del sector, finalmente han sido la operadora gala y el grupo de Meinrad Spenger los que han alcanzado un entendimiento para unir sus fuerzas.

Aunque las quinielas han apuntado habitualmente a Vodafone como el objetivo más obvio para una integración con MásMóvil —y, de hecho, la opción ha estado sobre la mesa hasta el último momento— no parece difícil entender las razones que han acabado inclinando la partida del lado de Orange. Mientras que Vodafone, con una vocación de permanencia en España menos certera (su salida del país ha sido planteada en más de una ocasión), parecía más inclinada a maximizar hoy el valor de su negocio —los desacuerdos en las valoraciones ya truncaron el acuerdo con MásMóvil hace dos años—, la operadora francesa podría encontrar más incentivos para transigir hoy con las pretensiones de MásMóvil, con vistas a capturar los réditos de la operación a largo plazo.

Orange contaba con fuertes incentivos para transigir con las pretensiones de MásMóvil

Porque, al fin y al cabo, España, con todas sus dificultades, sigue siendo a día de hoy el segundo mercado de Orange, tras Francia, y, de un modo u otro, su apuesta por el país parece estratégica. En cambio, MásMóvil es un grupo controlado por fondos que, por vocación, están llamados a desempeñar un papel temporal en su capital. No en vano, según ha trascendido, el acuerdo contempla ya el camino de la salida a bolsa a partir de 2025, en lo que parece un plan evidente para que estos accionistas puedan vender sus participaciones en la 'joint venture', dejando a partir de entonces el control del grupo en manos de Orange.

Además, el grupo francés tenía razones especiales para temer un posible pacto entre Vodafone y MásMóvil, ya que supondría presumiblemente la pérdida de una parte sustancial de su negocio en España, que es la que cobra por el alquiler de sus redes a la operadora de Spenger.

Foto: Foto: EC.

Son estas cuestiones, unidas a las previsibles sinergias del acuerdo (valoradas en torno a 450 millones de euros a partir del tercer año), las que explican la buena lectura inicial que han hecho del acuerdo las casas de análisis que cubren Orange y que se tradujeron a primera hora en avances bursátiles superiores al 3%, que se fueron evaporando con el paso de las horas.

Mientras, Telefónica también participó del buen tono, con ganancias en torno al 1,5%, ante la perspectiva de un mercado menos competido, aunque se vio arrastrada también por los números rojos en una jornada aún marcada por las incertidumbres en torno a la crisis ucraniana. Por su parte, Vodafone recibió la noticia desde el primer momento con pérdidas superiores al 3%, en medio de las dudas que puede llegar a generar su situación como tercera fuerza —muy distanciada de los dos primeros— de un mercado en el que enfrenta, además, ciertos retrasos tecnológicos.

La incertidumbre regulatoria puede extenderse entre 12 y 18 meses, según Scope

En cualquier caso, la operadora británica podría salir también favorecida de un escenario en el que se redujera el número de grandes competidores y, con ello, la rotación de clientes. Siempre, claro está, que la operación llegue a buen término, porque no puede obviarse que una de las trabas para una mayor consolidación en el mercado de telecomunicaciones siempre ha sido el enfoque restrictivo de los reguladores europeos. Y no hay evidencias de que este sea ahora sustancialmente más permisivo. Es por eso que desde Scope Ratings consideran que la propuesta de Orange y MásMóvil, valorada en casi 20.000 millones de euros, representa “una prueba para el marco antimonopolio europeo del sector” y expone a ambos grupos a un escenario de incertidumbre regulatoria durante los próximos de 12 a 18 meses.

Lo que parece inevitable, en cualquier caso, es que la aprobación de la alianza conlleve condiciones, los denominados ‘remedies’. Y ahí se encuentra otra de las claves para el éxito a largo plazo de la operación, ya que cualquier movimiento en este sentido que suponga el refuerzo de los operadores de segunda fila más pujantes (principalmente, Digi) conllevaría la amenaza potencial de recrear el escenario de fuerte competencia entre cuatro grandes operadores en un futuro próximo. No en vano, la situación actual debe mucho a los ‘remedies’ que siguieron a las fusiones de 2014 entre Orange y Jazztel y Vodafone y Ono.

La lógica empresarial de la unión de Orange y MásMóvil en España parece fuera de toda discusión. Pero aún será necesario bastante tiempo para comprobar si sus pretensiones vencen los reparos de los reguladores. Y aún más para confirmar que no se repetirá una situación como la de 2014 y que esta alianza no se acabará convirtiendo en un simple rodeo hasta llegar de nuevo a la casilla de salida, con un escenario hipercompetitivo que siga limando la rentabilidad del negocio.

El mercado español de telecomunicaciones ha puesto sobre la mesa una respuesta contundente a sus incuestionables problemas. Orange y MásMóvil han decidido responder a las preocupaciones por la excesiva competencia que viene dañando la rentabilidad del sector planteando una alianza que arrebataría a Telefónica el liderazgo en clientes de banda ancha y líneas móviles.

MásMóvil Orange Telecomunicaciones
El redactor recomienda