MásMóvil y Vodafone: una fusión compleja a la que le salen los números
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Consolidación del sector

MásMóvil y Vodafone: una fusión compleja a la que le salen los números

Los cálculos de los analistas respaldan la unión de ambos grupos para crear la mayor operadora del mercado español: la creación de valor podría superar los 7.700 millones

Foto: EC Diseño.
EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Una operación de calado asoma en el mercado de las telecomunicaciones en España. Desde que el pasado verano KKR, Cinven y Providence se hicieron con el control de MásMóvil, han sido persistentes los presagios de que este sería el paso que daría pie a la tantas veces planteada consolidación del sector en España. Y los movimientos no se han hecho esperar.

La decisión de la operadora que dirige Meinrad Spenger de contratar nuevamente a Goldman Sachs para estudiar una alianza con Vodafone para unificar sus negocios en el país supone la reactivación de una operación planteada de forma insistente desde hace meses, dada la poco discutible lógica que la envuelve.

Que la excesiva competencia ha sido uno de los grandes lastres para el negocio de las operadoras en España es un diagnóstico en el que parecen coincidir todas las voces conocedoras del sector. Que, dentro de ese complejo escenario, MásMóvil se ha revelado a lo largo de los últimos años como un caballo ganador, es algo que refrendan los números que ilustran su crecimiento, del mismo modo que las cifras evidencian que el mercado español es una de las principales vías de agua que han hecho zozobrar el negocio de Vodafone en los últimos años.

MásMóvil se ha revelado en los últimos años como el caballo ganador del sector

Sobre estos pilares, se han levantado durante meses continuas especulaciones sobre una operación que ha sido estudiada en todas sus posibilidades. Tanto a través de una compra por parte de MásMóvil del negocio de Vodafone en España como, a la inversa, a través de la compra de MásMóvil por parte de Vodafone, un grupo, no en vano, con un valor de mercado 13 veces mayor que el precio que pagaron los fondos por MásMóvil.

Y más recientemente, ha sido planteada la posibilidad de una alianza —quedando por definir cómo se repartiría el poder— semejante a la que Vodafone mantiene desde hace años en el mercado holandés con Ziggo. Y no debe extrañar que esta sea la opción que más fuerza parece haber cobrado en los últimos tiempos. No solo por la insistencia del grupo de origen británico en mantenerse en España, al que define como uno de sus mercados clave, pese a su persistente debilidad. También, porque ni uno ni otro se muestran, a día de hoy, en una posición financiera suficientemente holgada para acometer la compra de su rival (los analistas calculan un EV próximo a los 8.000 millones para Vodafone España y de más de 5.200 millones para el negocio español de MásMóvil) sin llevar sus niveles de apalancamiento a cotas difícilmente asumibles.

Foto: Meinrad Spenger y Colman Deegan. (Diseño El Confidencial)

No debe obviarse que Lorca, el vehículo a través del que los fondos controlan MásMóvil, tiene asignado un 'rating' de grado especulativo por parte de Moody's y Fitch, mientras que el margen de Vodafone para evitar caer en ese terreno es de apenas dos escalones.

La unión de ambos grupos, obviamente, encararía importantes cuestiones por resolver, como la superposición de redes, que probablemente obligaría a la toma de decisiones difíciles, como una posible venta de la red de cable de ONO, propiedad de Vodafone. Pero a juzgar por los análisis de los expertos, es fácil que a ambos grupos les salgan los números. Si hace siete meses Santander calculaba que la operación (entonces planteada como la compra de Vodafone España por parte de MásMóvil) podría arrojar unas sinergias de hasta 4.000 millones de euros, un informe reciente de Bank of America (que asumía una fusión a partes iguales) estima unas sinergias superiores a los 5.600 millones de euros, a los que se podrían sumar más de 2.000 millones de euros a través de la venta de activos.

Bank of America estima que el ebitda conjunto rozará los 2.400 millones en 2024

La firma estadounidense calcula que el ebitda conjunto de ambos negocios se situaría en 2021 en los 1.254 millones de euros —asumiendo un coste de integración superior a los 400 millones— y se elevaría progresivamente hasta rozar los 2.400 millones de euros en 2024, cuando ya se habría alcanzado el 100% de las sinergias.

Con todo, el mayor riesgo que siempre ha envuelto una fusión de este tipo no es su lógica financiera ni las dificultades técnicas, sino las posibles trabas de los reguladores. Sin embargo, no parece que este vaya a suponer un escollo insalvable. Si bien la CNMC podría forzar la venta de algunos activos concretos para evitar una excesiva concentración en segmentos muy determinados, la reciente apuesta nacional de Euskaltel —a través de la marca Virgin Telco— parece suficiente garantía de que el mercado seguirá dominado por un alta competencia, sin necesidad de poner a prueba la disposición de Europa a validar escenarios de mercado estructurados en torno a la existencia de únicamente tres grandes operadoras.

El camino parece, por lo tanto, expedito para la creación del mayor grupo de telecomunicaciones del mercado español. MásMóvil, hasta hace tan solo unos años el molesto pequeño rival de las grandes operadoras multinacionales, avanza ahora hacia un movimiento que le permitiría darles el sorpaso definitivo con Vodafone como trampolín. Sería para Telefónica, Orange e, igualmente, Vodafone la prueba más evidente de su derrota, pero quizá también un alivio a sus males.

Una operación de calado asoma en el mercado de las telecomunicaciones en España. Desde que el pasado verano KKR, Cinven y Providence se hicieron con el control de MásMóvil, han sido persistentes los presagios de que este sería el paso que daría pie a la tantas veces planteada consolidación del sector en España. Y los movimientos no se han hecho esperar.

MásMóvil Telecomunicaciones
El redactor recomienda