Es noticia
Menú
Naturgy, contra la lógica del mercado: la pugna Criteria-IFM enciende la acción
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Escalada hacia máximos

Naturgy, contra la lógica del mercado: la pugna Criteria-IFM enciende la acción

La presión compradora generada por los dos grandes accionistas impulsa el precio de sus acciones muy por encima de lo que los expertos consideran que su negocio justifica

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La cotización de Naturgy se niega a amoldarse a la lógica de los mercados. Poco más de dos meses después de que concluyera la opa parcial del fondo australiano IFM, el grupo gasista no solo ha logrado esquivar el derrumbe tanto tiempo profetizado —dado que la opa lo había librado de los ajustes sufridos por sus rivales a causa de las incertidumbres regulatorias—, sino que ha firmado una llamativa escalada que le ha llevado a pulverizar sus máximos históricos (en gráficos ajustados por dividendos).

La compañía que preside Francisco Reynés alcanzaba en la mañana de este martes los 27 euros por acción, niveles que se sitúan hasta un 22% por encima del precio ofrecido entonces por el fondo australiano. Solamente la recién llegada Rovi ha tenido un mejor desempeño en el Ibex desde que concluyó el plazo de la opa el pasado 8 de octubre.

En un escenario marcado por el fuerte impulso de los precios del gas sería fácil determinar que tras esta positiva evolución se encuentra la confianza del mercado en que la compañía sea capaz de rentabilizar un entorno tan propicio. Pero los números de los analistas arrojan dudas sobre esta posibilidad: solo en el último mes, las expectativas de ingresos de Naturgy para este ejercicio y el próximo han experimentado recortes en torno al 6 y el 7%, respectivamente, según los registros de Bloomberg.

Desde el fin de la opa, solo Rovi ha tenido un mejor comportamiento en el Ibex

Como observa Álvaro Navarro, analista de Mirabaud Securities, para grupos como Naturgy resulta difícil beneficiarse de la volatilidad a corto plazo de los precios del gas. “La compañía tiene ya cerrada con coberturas una gran proporción de los contratos de 2022, lo que limita su capacidad para aprovecharse de las subidas recientes”, apunta. Sería necesario que los precios actuales se prolongaran en el tiempo para que el grupo tuviera ocasión de trasladarlos a los contratos del siguiente ejercicio. “Eso sí podría reflejarse en mejores perspectivas de negocio. Pero la visibilidad es mínima”, observa Navarro.

No en vano, la fortaleza que muestran los títulos de Naturgy ha tomado por sorpresa al conjunto de los analistas que cubren el valor y que muestran a día de hoy una visión escéptica de sus perspectivas bursátiles. De las 22 firmas que mantienen un consejo sobre sus acciones, según los registros de Bloomberg, ocho recomiendan vender y 14 optan por mantener, y el mejor precio objetivo, el de Renta 4, se sitúa casi un 8% por debajo de sus niveles actuales.

Foto: Naturgy.

Barclays, una de las últimas firmas en retirar el consejo de compra sobre Naturgy, señalaba en el informe que acompañaba aquella decisión, el pasado 6 de diciembre, que su cotización (que entonces era casi un 10% inferior) ya estaría descontando 10 años de tubería de proyectos renovables. En este sentido, cabe recordar que el ambicioso plan estratégico presentado este año por Reynés y su equipo ha sido puesto en cuestión por diversas casas de análisis, ante la sensación de que las metas marcadas resultan de muy difícil alcance.

Precisamente, como parte de ese plan, el grupo está embarcado en la venta de determinados activos para reducir su exposición a Latinoamérica y captar fondos para crecer en el área de renovables. En este sentido, las últimas informaciones, anticipadas por El Confidencial, apuntan a que el grupo habría iniciado ya el proceso de venta de su negocio de distribución de gas en Chile por 5.000 millones de euros. En opinión de Navarro, un precio como este se situaría muy por encima de como se valoran actualmente esos activos (supondría prácticamente el 20% de la capitalización total de Naturgy), lo que iría en la línea de las últimas ventas del grupo, que han sorprendido al mercado por sus altas valoraciones. Sin embargo, como observa el analista de Mirabaud, el grupo también se está viendo obligado a pagar valoraciones elevadas para hacer crecer su cartera de renovables.

La baja liquidez de la compañía distorsiona los distintos movimientos del mercado

Sin estímulos fundamentales que justifiquen la buena marcha de las acciones, los analistas apuntan casi al unísono hacia las particularidades de la compañía y, en especial, a la guerra fría abierta en su seno entre Criteria e IFM por conseguir la mayor capacidad de control posible en la compañía. El pasado 7 de diciembre, el fondo australiano comunicó a la CNMV que, desde el fin de la opa, había adquirido en el mercado un 1% adicional del capital, elevando su participación por encima del 12%. Por su parte, Criteria no ha comunicado ningún cambio de su posición desde el pasado 26 de octubre, cuando indicó que controlaba un 26,7% de las acciones, unos 2,3 puntos porcentuales más que los niveles a los que inició el año. En el mercado, no se descarta que ambos sigan moviéndose para elevar su peso en el capital.

Esta presión compradora —tanto efectiva como supuesta— tiene un impacto mucho más notorio en un grupo cuyo capital flotante ha quedado reducido a la mínima expresión —entre Criteria, CVC, GIP, IFM y Sonatrach controlan el 83% del capital—, exacerbando los movimientos del mercado.

Mientras este factor siga en juego, no es posible descartar que Naturgy siga explorando nuevos máximos, pero una vez que se diluya podría dar pie a una corrección muy significativa. “En principio, cuando estos dos compradores dejen de comprar podría corregir”, sugiere Ángel Pérez, analista de Renta 4, quien, sin embargo, se confiesa algo desconcertado con el rumbo de la acción: “Después de los movimientos que está haciendo desde la opa, es complicado poder predecir nada”.

La cotización de Naturgy se niega a amoldarse a la lógica de los mercados. Poco más de dos meses después de que concluyera la opa parcial del fondo australiano IFM, el grupo gasista no solo ha logrado esquivar el derrumbe tanto tiempo profetizado —dado que la opa lo había librado de los ajustes sufridos por sus rivales a causa de las incertidumbres regulatorias—, sino que ha firmado una llamativa escalada que le ha llevado a pulverizar sus máximos históricos (en gráficos ajustados por dividendos).

Naturgy IFM Investor
El redactor recomienda