Acerinox: una historia de crecimiento con unas bases cada vez más firmes
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Favorable acogida a sus resultados

Acerinox: una historia de crecimiento con unas bases cada vez más firmes

La fuerte mejora de la generación de caja o la contención de la deuda ofrecen una visión más alentadora del grupo para beneficiarse de la esperada mejora del negocio

placeholder Foto: EC
EC

Entre las muchas lecturas que se pueden hacer de las cuentas que Acerinox presentó al cierre de la sesión del pasado viernes ninguna da pie a considerar al grupo acerero entre aquellos que han logrado salir indemnes de la crisis del coronavirus. La caída de los ingresos -pese a la integración de VDM- o el incremento del 56% de la deuda neta son evidencias claras de que el grupo ha tenido que navegar en medio de un escenario sumamente difícil.

Unas dificultades que no tienen su origen únicamente en la pandemia sino que hablan también de una elevada competencia en precios en determinados segmentos del mercado que ha puesto bajo presión durante los últimos años la rentabilidad del negocio de Acerinox. Y los mensajes lanzados por la compañía evidencian que algunos de estos problemas no apuntan a una próxima solución, con mercados como el europeo o el asiático aún en tendencia descendente.

Nada de esto ha impedido, sin embargo, que, una vez más, las cuentas de la compañía hayan sido recibidas por entusiasmo por los inversores, que este lunes premian al grupo que dirige Bernardo Velázquez con ganancias que han llegado a sobrepasar el 8,7% y que estiran su remontada de los últimos 11 meses por encima del 80%, hasta alcanzar sus niveles más elevados desde octubre de 2018.

La cotización alcanza cotas de octubre de 2018 tras escalar más de un 80% en 11 meses

Este buen tono de Acerinox no podría entenderse sin el clima de optimismo sobre la evolución futura de la economía que se ha instalado sobre los parqués internacionales. La confianza de que, tras el shock del coronavirus, el mundo se está dirigiendo hacia un nuevo ciclo expansivo apuntalado por los macroplanes de inversión pergeñados por las mayores economías del mundo representa, indudablemente una perspectiva esperanzadora para el negocio acerero, que ya se ha dejado notar en una fuerte recuperación de los precios de materias primas como el níquel, un producto esencial para el grupo español.

Las buenas perspectivas emitidas por el grupo para el primer trimestre de 2021 vienen en refuerzo de esta visión. "El entorno descrito es muy favorable, con todas las plantas trabajando al 100% de capacidad, inventarios bajos y precios al alza en todas las áreas geográficas. Todo esto seguirá ayudando a la evolución de los márgenes en el negocio tradicional. Además, en el negocio de aleaciones especiales hay una evidente recuperación en casi todos los sectores", observan en Banco Sabadell. Según las guías ofrecidas, sólo en el primer trimestre se conseguirá casi la totalidad de la mejora del ebitda que los analistas del banco estimaban para todo el ejercicio.

Foto: Una fábrica, utilizando componentes de acero. (Reuters)

Pero si Acerinox ha logrado rentabilizar estas perspectivas de una manera tan rotunda -llevando sus valoraciones a niveles claramente más exigentes que, por ejemplo, los de ArcelorMittal- ha sido porque ha logrado exhibirse a ojos de los inversores como un grupo especialmente capacitado para aprovecharse de este escenario favorable. Algo que está en gran medida justificado por la posición de liderazgo de la que disfruta el grupo en uno de los mercados que mejores perspectivas presenta: el norteamericano, donde opera a través de NAS.

En un informe previo a los resultados del cuarto trimestre, los analistas de Banco Santander subrayaban las favorables dinámicas de NAS, para el que pronosticaban mejoras de la cuota de mercado, que estarían respaldadas por su capacidad para responder a la demanda de los clientes en unos tiempos de entrega más limitados que sus rivales gracias a un amplia red de distribución en la región. "En las condiciones actuales del mercado, muchos clientes exigen plazos de entrega cortos, debido a la incertidumbre sobre la demanda subyacente y la falta de visibilidad debido a la pandemia", explicaban los analistas del banco español.

El grupo cuenta con bazas para reforzar su liderazgo en el mercado de EEUU

Ha pasado más de un año desde que Acerinox anunció la adquisición de la firma alemana VDM, en un movimiento que fue bien recibido por los expertos, por permitirle una mayor diversificación geográfica, de clientes y exponerle a un segmento de negocio de mayor valor añadido y, por ende, menos sensible a las exportaciones de bajo coste provenientes de Asia. La crisis del coronavirus ha impedido que las favorables expectativas en torno a la operación se hayan materializado, pero aún así Acerinox ha obtenido a lo largo de 2020 una serie de logros -no en vano VDM ha elevado su cuota en un mercado en declive- que evidencian la capacidad de gestión de la dirección del grupo y que parecen perfilar una compañía mejor adaptada a los desafíos de los próximos trimestres.

Mejora de márgenes, una generación de caja que alcanza sus niveles más elevados desde 2012 y un alivio notable de la situación financiera en los últimos trimestres (la deuda neta se sitúa en las 2 veces el ebitda, frente a las 2,4 veces que pronosticaban en Bankinter) son algunos de los factores que los analistas ponen en valor al señalar la favorable posición de partida con la que cuenta Acerinox para aprovechar un entorno de mercado que, ahora sí, se espera que sople a favor.

Son estas circunstancias las que justifican que a día de hoy y pese a todo lo recuperado en los últimos meses, ni uno sólo de los analistas que cubren el valor aconseje la venta de sus acciones, mientras que el 90% recomienda comprar. El precio objetivo medio se sitúa aún un 15% por encima de la cotización actual y firmas como Santander, GVC Gaesco o Deutsche Bank le otorgan potenciales de revalorización de entre el 30 y el 40%. El grupo parece haber dado sobradas razones de su capacidad para moverse con soltura en un entorno difícil. Ahora parece llegar el momento de probar que está lista para recoger los frutos.

Entre las muchas lecturas que se pueden hacer de las cuentas que Acerinox presentó al cierre de la sesión del pasado viernes ninguna da pie a considerar al grupo acerero entre aquellos que han logrado salir indemnes de la crisis del coronavirus. La caída de los ingresos -pese a la integración de VDM- o el incremento del 56% de la deuda neta son evidencias claras de que el grupo ha tenido que navegar en medio de un escenario sumamente difícil.

Acerinox Recuperación económica Ibex 35
El redactor recomienda