Los argumentos de Acerinox para dejar atrás la huella de la crisis en bolsa
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Ganancias del 28% en tres semanas

Los argumentos de Acerinox para dejar atrás la huella de la crisis en bolsa

El giro del mercado hacia las compañías cíclicas, por las mejores expectativas sobre la economía, se suma a la sólida evolución de la acerera durante la pandemia

placeholder Foto: EC.
EC.

Credit Suisse mejoró este miércoles su recomendación sobre Acerinox a niveles de sobreponderar. Lo que no deja de representar uno de tantos movimientos de análisis que suelen afectar a diario a miles de cotizadas a nivel global significa, en el caso de la acerera que preside Rafael Miranda, el refuerzo de una tendencia que le ha llevado a lucir a día de hoy su mejor perfil de recomendaciones en casi tres lustros. Según los datos de Bloomberg, el 85% de los analistas que cubren el valor aconseja comprar sus títulos —con un potencial medio superior al 11%—; ninguno recomienda la venta.

Las acciones de Acerinox han celebrado este lunes el respaldo de Credit Suisse con ganancias que han llegado a rondar el 5%, estirando una remontada que le ha llevado a situarse ya a poco más de un 5% de los niveles en que cotizaba cuando la pandemia comenzó a azotar el mercado europeo, el pasado febrero. En apenas tres semanas, ha recuperado alrededor de un 28%.

La mejora reciente del grupo acerero español puede entenderse como un resultado más de la mejora de expectativas económicas favorecida por las últimas noticias sobre las posibles vacunas. La rotación que viene protagonizando en las últimas semanas el mercado hacia compañías más ligadas al ciclo económico supone, en buena lógica, un apoyo para un negocio como el del acero, tan vinculado a la construcción y el consumo discrecional.

La capacidad del grupo de generar caja y reducir deuda en plena crisis del coronavirus ha rebajado las preocupaciones de los inversores

Pero el buen tono reciente de Acerinox tiene también mucho de reconocimiento a una evolución a lo largo de la pandemia que ha logrado despejar gran parte de los miedos azuzados por la crisis. Si las cuentas del primer semestre ya habían dejado buenas sensaciones sobre el parqué, las del tercer trimestre, presentadas a finales de octubre, han supuesto la confirmación de que el grupo está capeando la tormenta con mayor entereza de lo que habría cabido suponer.

"Acerinox está mostrando una elevada capacidad de generación de caja (91 millones de euros en el tercer trimestre y una reducción de deuda financiera neta de 31 millones de euros), a pesar de un entorno complejo en inoxidable en Europa y en VDM, mientras el mercado americano sigue dando muestras de fortaleza", escribieron los analistas de Bankinter, tras la publicación de las cuentas.

La probada capacidad de generar negocio rentable en las difíciles circunstancias actuales, manteniendo una sólida posición financiera que le permite ofrecer unos rendimientos atractivos a sus accionistas —su rentabilidad por dividendo actual supera el 4,5%—, ha favorecido a lo largo de los últimos meses que muchos analistas llevaran sus miradas hacia las expectativas futuras generadas por los distintos planes de estímulo fiscal planteados en Europa o Estados Unidos, que deberían conllevar un incremento de la demanda de acero.

placeholder Acerinox. (EFE)
Acerinox. (EFE)

Pero si estos factores permanecen hoy revestidos de cierta incertidumbre sobre el cómo, el cuánto y, sobre todo, el cuándo—, las más recientes evoluciones en el mercado del acero permiten a Acerinox atisbar una mejora mucho más confiable en un futuro más inmediato. Y curiosamente, buena parte de estas expectativas parece reposar en el que ha sido durante años uno de los grandes quebraderos de cabeza de la compañía —y del sector, en general—: el mercado asiático.

Según explican en su informe los analistas de Credit Suisse, en los últimos tiempos se ha producido una pérdida de atractivo en precio del NPI ('nickel pig iron') asiático, hasta sus niveles más bajos desde el primer trimestre de 2019, lo que debería suponer un freno a sus importaciones. Y Acerinox contaría con razones para ser el principal beneficiado de esta situación, tanto por su exposición al acero inoxidable austenítico como por su presencia directa en el mercado asiático, a través de su planta de Bahru (Malasia). En un reciente informe, los analistas de Santander también citaban una posible mejora de la planta de Bahru como uno de los principales catalizadores a corto plazo para Acerinox.

En el mercado, esperan que el grupo pueda anunciar próximamente la venta de sus negocios en Malasia o Sudáfrica, por sus débiles perspectivas

Sin embargo, y aunque pueda ser fuente de buenas nuevas en el corto plazo, en el mercado son más quienes consideran que la mejor decisión que podría adoptar la acerera española con sus instalaciones en Malasia sería la venta de las mismas. "No vemos margen de mejora en el corto ni largo plazo, salvo la venta de esta división, que podría actuar como catalizador", considera César Sánchez-Grande, analista de Renta 4, y una opinión similar mantienen en Credit Suisse, donde también valoran de forma favorable la posibilidad del cierre de Columbus (Sudáfrica), "dado que ambas operan en mercados más competitivos y sobreabastecidos".

En cualquier caso, la mejor noticia que podría recibir Acerinox en relación con los mercados asiáticos parece centrarse una vez más en la posibilidad de que nuevas medidas 'antidumping' —especialmente enfocadas en el acero de Indonesia e India— logren, esta vez sí, desincentivar las importaciones desde Europa, creando un entorno de mercado más propicio en un momento en que la recuperación de muchas industrias parece abrir un escenario más favorable para el negocio del grupo.

Foto: Acerinox

"Los precios base de Europa se encuentran en niveles bajos, aunque creemos que las medidas de salvaguardia/'antidumping' podrían ayudar a reducir las importaciones a medio plazo. La mayoría de las industrias finales a las que sirve Acerinox están volviendo a los niveles de normalidad, lo que podría despertar la demanda de acero inoxidable y mejorar el flujo de noticias", corroboran en Mirabaud.

De este modo, Acerinox parece empezar a combinar unas prometedoras expectativas a medio y largo plazo con tendencias más positivas en el más corto plazo. Y todo ello reforzado por la confianza que su equipo directivo ha logrado labrarse a lo largo de una crisis que ha resultado, para el grupo, mucho menos lesiva de lo que el mercado había descontado. Con ganancias cercanas al 50% desde finales del pasado marzo, es fácil pensar que gran parte de esto está reflejado ya en su cotización. Y sin embargo, cada vez son más los analistas que apuntan que a la acerera española le queda aún mucho que festejar sobre el parqué.

Credit Suisse mejoró este miércoles su recomendación sobre Acerinox a niveles de sobreponderar. Lo que no deja de representar uno de tantos movimientos de análisis que suelen afectar a diario a miles de cotizadas a nivel global significa, en el caso de la acerera que preside Rafael Miranda, el refuerzo de una tendencia que le ha llevado a lucir a día de hoy su mejor perfil de recomendaciones en casi tres lustros. Según los datos de Bloomberg, el 85% de los analistas que cubren el valor aconseja comprar sus títulos —con un potencial medio superior al 11%—; ninguno recomienda la venta.

Acerinox Ibex 35
El redactor recomienda