Es noticia
Menú
Deutsche Bank prevé una recesión técnica en EEUU y revisiones a la baja de beneficios
  1. Mercados
Perspectivas para el segundo semestre

Deutsche Bank prevé una recesión técnica en EEUU y revisiones a la baja de beneficios

Las perspectivas macro se han deteriorado por la creciente inflación, las interrupciones en la cadena de suministro, y, sobre todo, el fuerte endurecimiento de las condiciones monetarias

Foto: Sede de Deutsche Bank España en Madrid.
Sede de Deutsche Bank España en Madrid.

Deutsche Bank considera, en el último informe CIO Insights titulado "Mantenerse firmes. Actualización de las perspectivas económicas y de inversión", que las perspectivas macroeconómicas para 2022 se han deteriorado desde principios de año debido a la creciente inflación, las interrupciones en la cadena de suministro, y, sobre todo, el fuerte endurecimiento de las condiciones monetarias llevado a cabo por los bancos centrales. Así, prevé que EEUU sufra una recesión técnica (encadenar dos trimestres en negativo) en el primer semestre de 2023 y prevé que en los próximos días que se empiezan a publicar los resultados empresariales del segundo trimeste haya un "alto riesgo de revisiones a la baja de cara a final de año, lo que añadirá volatilidad", tal y como ha manifestado Álvaro Soldevilla, director de Gestión Discrecional de Deutsche Bank España.

Deutsche Bank prevé un crecimiento para la economía española del 4,5% en 2022 y del 2,4% para 2023, según la actualización macroeconómica de la entidad para el segundo semestre del año. No obstante, también ven riesgos de recesión en Europa, aunque no es su escenario base, dado que, según ha comentado Rosa Duce, Chief Investment Officer de Deutsche Bank España, "la mayor demanda deprimida tras el covid, un contexto fiscal más favorable gracias a los fondos Next Generation y la fortaleza laboral permitirían compensar en parte los efectos negativos de las subidas de los tipos de interés previstas por parte del BCE". La entidad destaca, eso sí, que en particular la zona euro corre el riesgo de caer en recesión si las importaciones de gas natural de Rusia se detienen próximamente.

Respecto a la evolución de los precios, consideran que la inflación tal vez ya haya tocado techo en Estados Unidos, pero es probable que aún repunte en la zona euro por una materialización posterior de los efectos base. No obstante, creen que las tensiones provocadas por las alzas de precios de la energía deberían de moderarse en el segundo semestre de 2022. De cara a 2023, se prevé que la inflación disminuya considerablemente con respecto a sus elevados niveles actuales.

Foto: Sede de Deutsche Bank España en Madrid.

Según Deutsche Bank existen cuatro riesgos para la economía a los que tendremos que estar atentos en los próximos meses. En primer lugar, el conflicto entre Rusia y Ucrania, ante la posibilidad de que haya más sanciones de los países occidentales y represalias, lo que intensificaría aún más las presiones inflacionistas, con el precio del gas como el mayor riesgo. En segundo lugar, la inflación y la posible recesión, que puede contribuir considerablemente a la volatilidad del mercado. Por otra parte, las elecciones estadounidenses de mediados de legislatura, dado que a los demócratas les está costando adoptar sus políticas previstas y un revés electoral reduciría aún más el margen de maniobra del gobierno de Biden. Por último, la entidad señala que habrá que vigilar la evolución de la economía china, puesto que la producción económica de gigante asiático es crucial para el crecimiento mundial. En este sentido, una reapertura podría impulsar la demanda de energía y estimular la economía, acelerando así la recuperación económica mundial.

Álvaro Soldevilla también ha destacado que "la situación en los mercados va a seguir siendo muy compleja, con mucha volatilidad. En los próximos días se empiezan a publicar los resultados empresariales del segundo trimestre con un alto riesgo de revisiones a la baja de cara a final de año, lo que añadirá volatilidad".

Respecto a la deuda pública, la entidad prevé que tras el repunte de rentabilidad "los inversores volverán a plantearse invertir en renta fija como una clase de activos generadora de rentas", representando cierta incertidumbre la renta variable, ya que pese a que los múltiplos de valoración de los índices sobre las estimaciones de beneficios de consenso parecen razonables en Estados Unidos y son baratos en Europa y mercados emergentes, "esperamos que la volatilidad persista a corto plazo, por el hecho de que los riesgos para el crecimiento derivados de la guerra en Ucrania, la elevada inflación y el endurecimiento de las condiciones financieras no desaparecerán a corto plazo". No obstante, siguen pensando que los mercados cotizarán al alza durante los próximos 12 meses.

Deutsche Bank considera, en el último informe CIO Insights titulado "Mantenerse firmes. Actualización de las perspectivas económicas y de inversión", que las perspectivas macroeconómicas para 2022 se han deteriorado desde principios de año debido a la creciente inflación, las interrupciones en la cadena de suministro, y, sobre todo, el fuerte endurecimiento de las condiciones monetarias llevado a cabo por los bancos centrales. Así, prevé que EEUU sufra una recesión técnica (encadenar dos trimestres en negativo) en el primer semestre de 2023 y prevé que en los próximos días que se empiezan a publicar los resultados empresariales del segundo trimeste haya un "alto riesgo de revisiones a la baja de cara a final de año, lo que añadirá volatilidad", tal y como ha manifestado Álvaro Soldevilla, director de Gestión Discrecional de Deutsche Bank España.

Banco Central Europeo (BCE) Bancos centrales Inflación Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda