Es noticia
Menú
Histéresis antes del BCE: el mercado vuelve a especular con alzas del euríbor en 2022
  1. Mercados
REPUNTAN LAS EXPECTATIVAS DE TIPOS

Histéresis antes del BCE: el mercado vuelve a especular con alzas del euríbor en 2022

Las expectativas vuelven a sugerir hasta dos subidas en el tipo de facilidad de depósito. Han aumentado en los últimos días tras un desplome inicial con la invasión rusa

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters/Michael Probst)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters/Michael Probst)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La volatilidad del mercado también se traslada a las expectativas sobre la política monetaria y las repercusiones en el euríbor, para el que se vuelven a prever alzas este año. Pocas reuniones del Banco Central Europeo (BCE) han generado tanta expectación como la de este jueves, en la que publicará la actualización de previsiones, ya recogiendo el nuevo repunte de la inflación y el impacto de la guerra en Ucrania por la invasión rusa, y se espera que arroje luz sobre sus planes a futuro (‘forward guidance’).

Hay varias incógnitas, pero todas giran, por un lado, en torno al impacto que calcula el BCE en la inflación y en el crecimiento, y, por el otro, en si mantendrá, suavizará o pospondrá los planes de normalización que tenía en marcha. En realidad, antes de la invasión rusa estaba previsto que este jueves la presidenta, Christine Lagarde, dejara claro la velocidad de la normalización de tipos de interés y de retirada de las compras, ya que en enero dio a entender que endurecería los planes anunciados en diciembre para el fin de los estímulos.

Foto:

Este mes, de hecho, expira el programa especial contra los efectos de la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés), por el que ya ha desembolsado 1,667 billones (millones de millones) de euros en compras de bonos soberanos y corporativos. La semana pasada aumentó la compra de deuda hasta 7.734 millones. En diciembre, el BCE anunció en diciembre compras hasta octubre, cuando seguiría el volumen anterior al covid de 20.000 millones mensuales. Pero las previsiones cambiaron drásticamente en el inicio de año y Lagarde dio pie a pensar que acabarían antes, y que en 2022 ya se verían subidas de tipos.

En concreto, el mercado dio por hecho que habría alzas en el tipo de facilidad de depósito, que está en el -0,5% y supone una ‘multa’ para la banca por su liquidez, y es el que está más ligado al euríbor. El futuro sobre el euríbor a diciembre, que los analistas usan como una aproximación de las expectativas del mercado para el tipo de facilidad de depósito, apunta ahora al -0,05%, cerca de entrar en positivo al terminar 2022, frente al -0,335% de febrero.

Estas proyecciones implicarían hasta dos alzas de 25 puntos básicos en el tipo de facilidad de depósito. Antes de la invasión rusa, el futuro llegó a cotizar a 0,13%, descontando dos subidas como mínimo, pero con la entrada del Ejército ruso en Ucrania y el desarrollo de las sanciones de Occidente a Moscú, se desplomó hasta el -0,125%, borrando, como mínimo, una subida de tipos. Hay que tener en cuenta que el mercado espera que el BCE mueva primero los tipos de facilidad de depósito y, en reuniones posteriores, el de los tipos principales de financiación, que están anclados en el 0%.

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters)

“Podría decirse que esta es una de las reuniones del BCE más complejas que se han celebrado desde hace tiempo. El conjunto de consideraciones macro hará que la decisión sea muy difícil”, señala Peter Goves, analista de renta fija de MFS Investment Management. Este es un buen resumen de las previsiones de inversores, analistas y economistas, que se dividen entre el impacto de la guerra en la inflación a través de los aumentos históricos del coste energético, con proyecciones de que incluso alcance el 10% a corto plazo, y el potencial golpe negativo a la demanda y, por lo tanto, a la inflación subyacente. La duda es cuál de las dos corrientes pesará más en las expectativas de inflación a medio y largo plazo. “La naturaleza del 'shock' no se puede atacar con política monetaria dura, porque puedes hundir la demanda”, advierte Gonzalo Cadenas-Santiago, director ejecutivo de Mapfre Economics.

Por su parte, Víctor Alvargonzález, socio fundador de Nextep, arguye que la guerra “va a pausar la normalización monetaria, pero cuando se recupere el equilibrio [geopolítico] de alguna manera, el BCE se va a encontrar con un escenario mucho más inflacionista que antes. Entonces tendrá que actuar de forma mucho más agresiva, no tendrá sentido la compra de bonos y podría ser peligrosa, y tendrá que plantearse la subida de tipos”.

“Teniendo en cuenta que la inflación va a ser bastante alta unos meses más de lo previsto, pero no tanto la no energética, en la que más se fijan los bancos centrales, los tipos de interés no van a subir en exceso (porque además podrían generar una recesión que se tratará de evitar)”, opina Leopoldo Torralba, economista de Arcano Partners.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE/Petit Tesson)

Aun así, ha habido un aumento de expectativas en torno al euríbor y los tipos de facilidad de depósito en la última semana. En cualquier caso, hay volatilidad como en todos los activos de riesgo, fruto de las decisiones en medio de la incertidumbre de los inversores. Algunos venden con miedo, otros realizan compras tácticas, otros rotan a posiciones más defensivas y, también, los hay que mantienen la cartera sin tocar. Y esto se aplica a inversores minoristas e institucionales.

Para diciembre de 2023 también ha habido corrección y repunte, aunque en menor intensidad. Muchos analistas consideraron inicialmente que el BCE congelaría, pero no suspendería, la normalización de la política monetaria. Pero también ha habido movimiento con vistas a 21 meses. En este caso, el mercado ha pasado de esperar que el euríbor toque el 0,86%, hasta bajar al 0,4%, para en la última semana elevar la proyección al 0,5%. Se trataría de entre una y dos subidas menos de las previstas antes de la invasión.

Fondos y bancas privadas en España asumen que se alargará la guerra y se preparan para más inflación, según la V Encuesta de Sentimiento de Mercado de El Confidencial. Pero una cosa es que haya impacto en la inflación general, como se ha dicho, y otra en la subyacente, que depende del consumo o los salarios, y, de hecho, el presidente Pedro Sánchez ya ha pedido un pacto de rentas para repartir la carga entre empresas y trabajadores frenando efectos de segundo orden.

La volatilidad del mercado también se traslada a las expectativas sobre la política monetaria y las repercusiones en el euríbor, para el que se vuelven a prever alzas este año. Pocas reuniones del Banco Central Europeo (BCE) han generado tanta expectación como la de este jueves, en la que publicará la actualización de previsiones, ya recogiendo el nuevo repunte de la inflación y el impacto de la guerra en Ucrania por la invasión rusa, y se espera que arroje luz sobre sus planes a futuro (‘forward guidance’).

Banco Central Europeo (BCE) Euríbor
El redactor recomienda