Hacienda incentiva la salida de hasta 20.000 millones de sicavs a fondos en Luxemburgo
  1. Mercados
ADIÓS A LOS MARIACHIS

Hacienda incentiva la salida de hasta 20.000 millones de sicavs a fondos en Luxemburgo

No habrá exigencia de permanencia para los grandes patrimonios que disuelvan su sicav y traspasen el dinero a fondos españoles. Al día siguiente, podrán irse

Foto: Imagen de Luxemburgo. (EFE/Julien Warnand)
Imagen de Luxemburgo. (EFE/Julien Warnand)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Bancos y despachos de abogados se preparan para la gran liquidación. Así describen ya algunos expertos el proceso previsto de disolución de sociedades de inversión de capital variable (sicavs) a lo largo de 2022, por el cambio de régimen del Gobierno que ha dinamitado el espectro de estos vehículos usados, en general, por los grandes patrimonios en el ámbito de la banca privada.

Esta precisamente ha sido la crítica política tradicional. Las sicavs son instituciones de inversión colectiva (IIC) disponibles para todo el mundo. Cualquiera puede invertir en los vehículos de Alicia Koplowitz, de la familia Del Pino o de los Entrecanales. Pero no suele ocurrir, y los bancos nunca han hecho comercialización activa salvo algunas excepciones, como las sicavs Torrenova y Bellver, de Banca March.

Foto: Foto: Unsplash.

A partir de 2022, no habrá ‘mariachis’. Así es como se conoce a los accionistas que pone el banco junto a un gran patrimonio para llegar a los 100, mínimo impuesto a las sicavs para que se consideren una IIC y tributen el beneficio anual al 1% en vez de al 25%. Desde el 1 de enero, solo se contabilizarán los accionistas con, al menos, 2.500 euros, para evitar esta práctica.

Hacienda se carga el grueso de las sicavs. El Gobierno ha dado una ventana de reinversión en otras IIC para las sicavs que así lo deseen, siempre y cuando lo hagan dentro de los seis meses siguientes a la disolución. Los asesores financieros y fiscales que trabajan en el sector coinciden en expectativas de que se liquidarán entre el 60% y el 70% de las sociedades aprovechando la reinversión sin tributar las plusvalías acumuladas.

Había una duda sobre este paso. En realidad, era más bien una esperanza de la patronal española de gestoras, Inverco, que envió una consulta a la Dirección General de Tributos para preguntar si hace falta permanencia en las IIC españolas a las que se traspase el dinero para disfrutar el diferimiento fiscal. Y la respuesta llegó hace 10 días y ha sido que no, que una vez que se reinvierta en otra IIC, estas inversiones tendrán el tratamiento de cualquier otra que esté en estos vehículos.

Era algo previsto, y que en algunos foros miembros de Tributos ya lo habían deslizado. En caso contrario, atentaría contra el principio de libre circulación de capitales de la Unión Europea. Pero la confirmación sirve para animar a que se produzca la gran liquidación, ya que se abre un mayor abanico de opciones.

Un alto patrimonio que lleva años gestionando sus inversiones en una sicav es difícil que quiera invertir en alguno de los fondos superventas que la banca coloca en la red. Sin embargo, una cartera hecha a medida, con planificación patrimonial, de fondos de terceros (casi todos domiciliados en Luxemburgo) puede ser mejor opción.

Foto: Alicia Koplowitz. (EFE/Mariscal)

De esta forma, Hacienda liquida las sicavs y pone una alfombra roja a que hasta 20.000 millones de euros que están en estos vehículos acaben a lo largo de 2022 o la primera mitad de 2023 en Luxemburgo. Ya que para disfrutar de la reinversión con diferimiento debe hacerse durante los siete meses posteriores de la liquidación. Para ello, el límite para disolver será el 31 de diciembre y, si se apura el plazo, podrá haber traspasos hasta el 31 de julio de 2023.

Al cierre de noviembre, según datos de Inverco, había 2.302 sicavs con 354.721 accionistas y un patrimonio de 28.767 millones. Si se cumplen las expectativas mencionadas, la disolución reducirá este volumen de activos en hasta 20.000 millones, y casi todos los grandes patrimonios optarán por la reinversión.

Aun así, hay más opciones, como la conversión en una sociedad patrimonial que tributará al 25%, ya sea sociedad limitada o anónima, en una sociedad de inversión libre (SIL), llevarse la sicav a Luxemburgo, algo que implica un aumento de costes, o la inversión de los clientes de forma cruzada entre diferentes sicavs para cumplir el requisito de los 100 accionistas con 2.500 euros invertidos, al menos, cada uno. Eso sí, los abogados coinciden en que podría cuestionarse esta práctica desde la Inspección de la Agencia Tributaria.

Bancos y despachos de abogados se preparan para la gran liquidación. Así describen ya algunos expertos el proceso previsto de disolución de sociedades de inversión de capital variable (sicavs) a lo largo de 2022, por el cambio de régimen del Gobierno que ha dinamitado el espectro de estos vehículos usados, en general, por los grandes patrimonios en el ámbito de la banca privada.

Luxemburgo Sicav Banca privada
El redactor recomienda