La banca estudia lanzar 'hedge funds' para altos patrimonios ante el fin de las sicavs
  1. Mercados
PARA RETENER Y CAPTAR CLIENTES MILLONARIOS

La banca estudia lanzar 'hedge funds' para altos patrimonios ante el fin de las sicavs

Las entidades están buscando alternativas para retener el patrimonio de las grandes fortunas en sus divisiones de banca privada. Una de ellas es lanzar fondos de inversión libre

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los bancos trabajan contrarreloj para tener alternativas a las sociedades de inversión de capital variable, las demonizadas sicav. El régimen de estos vehículos cambiará a partir del 1 de enero de 2022, y se espera que la mayoría de grandes patrimonios disuelvan su sicav. Por ello, las entidades quieren ofrecer productos con los que retener a estos clientes, y uno que está encima de la mesa es la versión española de los ‘hedge funds’.

Los ‘hedge funds’ son vehículos que funcionan como un fondo, pero con inversión libre y menos restricciones, tanto en comisiones como en la capacidad de asignar activos. La versión homologada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es la institución de inversión colectiva libre (IICL). También están los IIC de IICL. Es decir, como un fondo de fondos, pero para invertir en ‘hedge funds’.

Foto: istock Opinión
El futuro de las sicavs
Cristina Mayo Carolina Rodríguez

La banca se ha fijado en estos productos, según fuentes financieras, como una de las opciones para retener y captar clientes. Hay que tener en cuenta que los clientes de las sicavs se consideran clientes casi cautivos. Aunque todos los años hay cambios de sociedades de una gestora a otra, el proceso es largo y tedioso, como también disolverla. Pero como en 2022 se prevé que el patrimonio se traspase a otras instituciones de inversión colectiva, será más sencillo el cambio. De ahí que las divisiones de banca privada estudien todas las alternativas disponibles.

En este caso, la normativa dice que solo podrán invertir en estos ‘hedge funds’ los inversores cualificados o inversores que tengan una participación en el vehículo de al menos 100.000 euros. Es decir, inversores profesionales o inversores ricos, lo que da el aire de exclusividad que buscan los grandes patrimonios que aún poseen sicavs. Por otro lado, estos vehículos tienen libertad de inversión, incluyendo la posibilidad de invertir con apalancamiento, con un límite de que no supere las cinco veces el valor del patrimonio, pero sin restricciones para pignorar activos (poner en garantía los activos para recibir crédito, en este caso para invertir más).

Asimismo, las exigencias fiscales son menores que para las sicavs. En realidad, las IIC tributan el 1% de su beneficio, en vez del 25% por sociedades que tienen las pymes. Esta ventaja, para incentivar el ahorro a largo plazo, se circunscribe a las IIC. No obstante, los inversores tienen que tributar por rendimientos del capital cuando reembolsen el dinero.

placeholder María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)

Pero las sicavs siempre han estado en el ojo del huracán. Además, aunque cualquiera puede contratarlas, la mayoría de bancos han usado el vehículo para la banca privada y han evitado comercializarlo. Como hay un requisito de que alcancen los 100 partícipes, han funcionado de forma masiva con la figura del ‘mariachi’, que son inversores puestos por el banco para alcanzar el centenar, con lo que el 99% del patrimonio de la sicav suele ser de una persona.

PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos incluyeron en sus programas electorales en 2016 castigar esta práctica. Finalmente, cinco años después, lo hará el Gobierno de coalición de Pedro Sánchez. La reforma implica que para que un inversor se contabilice de cara a la ventaja fiscal debe tener al menos 2.500 euros invertidos, lo que dificulta la práctica de los ‘mariachis’, y estará supervisado por Hacienda, en vez de por la CNMV. Pero no todo es negativo para los dueños de las sicavs, ya que ofrece un periodo transitorio de seis meses en el que pueden traspasar sus activos a otra IIC española sin tributar por las ganancias generadas.

Está por ver si se quedarán en la misma entidad, en IIC españolas, o será una alfombra roja para una fuga de capitales a IIC luxemburguesas en segunda instancia, ya que según está redactada la norma el primer traspaso debe ser a un vehículo nacional, pese a que todos los abogados coinciden en que atenta contra el principio europeo de libre circulación de capitales.

Foto: Foto: iStock.

En cualquier caso, los bancos quieren competir por retener y captar clientes. Los ‘hedge funds’ son una de las opciones que tienen encima de la mesa. Para ser IIC, estos vehículos deben tener 25 inversores. Se rigen como el resto por la supervisión de la CNMV, ya que la nueva norma que permite a Hacienda vigilar si las sicavs tienen 100 inversores con más de 2.500 euros es, precisamente, solo para estos instrumentos.

Así, los ‘hedge funds’ podrían ofrecerse como alternativa a las sicavs por cumplir la ventaja fiscal más fácilmente, tener libertad inversora y cierta exclusividad. Al terminar el primer trimestre, según datos de la CNMV, solo había 73 IIC de inversión libre. Si bien esta cifra aumentó en un año desde los 62, está lejos de los 1.506 fondos españoles que había en marzo.

Más opciones

En cualquier caso, los bancos siguen estudiando opciones. Tienen hasta el 1 de enero para ofrecérselas a sus clientes. Por ahora, varias entidades están a la espera de una consulta realizada por un alto patrimonio sobre si la fusión de sicavs para cumplir con la nueva normativa se consideraría que tiene motivos económicos que la justifiquen y no solo fiscales. De esta forma, la banca podría salvar muchas de estas sociedades, aunque mediante la unión de diferentes clientes.

Foto: Oficina de UBS en Basilea. (Reuters)

Otra alternativa encima de la mesa es la inversión cruzada. La gran banca ha usado el hachazo a las sicavs como baza comercial para llevarse a clientes de la competencia, con el argumento de que, como las mayores entidades gestionan centenares de sicavs, tendrán más fácil incentivar inversiones cruzadas para cumplir con la exigencia de 100 inversores con al menos 2.500 euros cada uno. Sin embargo, algunos abogados consultados consideran que la Agencia Tributaria podría perseguir esta práctica por considerarla fraude de ley.

Asimismo, muchos clientes optarán por acogerse a la disolución de sus sicavs traspasando el patrimonio hacia fondos de inversión a través de mandatos. Los bancos cada vez ofrecen en mayor medida fondos internacionales que están en sus plataformas, aunque a menudo solo para altos patrimonios. Con el fin de muchas sicavs, se potenciará esta práctica con la gestión delegada.

Las sicavs cuentan con un patrimonio de 27.659 millones de 353.587 accionistas distribuidos en 2.374 sociedades. Las cifras siguen menguando, desde las 2.434 sicavs de diciembre. Lejos queda el máximo histórico alcanzado en 3.368 sicavs en 2018. Desde entonces ha cerrado ya el 30%, con un acelerón en el tramo final de 2020 antes de la entrada en vigor de un nuevo tramo en las rentas del capital del 26% para ganancias de más de 200.000 euros. El mayor ‘boom’ de cierres se prevé para 2022.

Los bancos trabajan contrarreloj para tener alternativas a las sociedades de inversión de capital variable, las demonizadas sicav. El régimen de estos vehículos cambiará a partir del 1 de enero de 2022, y se espera que la mayoría de grandes patrimonios disuelvan su sicav. Por ello, las entidades quieren ofrecer productos con los que retener a estos clientes, y uno que está encima de la mesa es la versión española de los ‘hedge funds’.

Fondos de Inversión Hedge funds Sicav Banca Banca privada
El redactor recomienda