Es noticia
El gas vuela un 23% tras otra pirueta de Putin y la luz supera los 1.000 euros en Francia
  1. Mercados
OTRO DÍA DE RÉCORDS

El gas vuela un 23% tras otra pirueta de Putin y la luz supera los 1.000 euros en Francia

El presidente ruso da un vuelco a las rutas y chantajea a Alemania para que apruebe el Nord Stream 2: el gas fluye hacia Polonia y 'seca' la vieja Europa a las puertas del invierno

Foto: Vladimir Putin, presidente de Rusia. (Reuters)
Vladimir Putin, presidente de Rusia. (Reuters)

Pesadilla antes de Navidad en la vieja Europa. A la explosión de la variante ómicron se une otro día de récords en el mercado energético, que padece una crisis sin fin y baila al ritmo de los caprichos del autócrata ruso Vladimir Putin. La situación ya era muy difícil a las puertas del invierno, pero la dependencia del hábil vecino oriental ha corroborado, una jornada más, la ley de Murphy: todo lo que va mal es susceptible de empeorar.

Rusia prosigue dando grandes dosis de incertidumbre en el mercado del gas, que alcanza nuevos máximos. Este martes, el megavatio-hora se ha disparado un 22,81% hasta alcanzar unos inéditos 180,68 euros, según los precios de los futuros negociados en Holanda. Da continuidad, así, a los fuertes avances registrados en su sesión anterior, cuando se disparó por encima del 9% y ya batió el récord en aquel momento.

En paralelo, y cuando la luz supera nuevas marcas históricas en el mercado marginalista español, los futuros de la electricidad han superado cualquier previsión cabal. No solo en Alemania, donde los contratos a un año están por encima de los 300 euros, sino también en la Francia nuclear, los precios alcanzan cotas insospechadas. La cifra asusta: los futuros franceses para febrero superan los 1.000 euros. Mientras tanto, varios reactores continúan parados para labores de mantenimiento y el frío azota al norte de los Pirineos.

Foto: Torreta de alta tensión. (EFE/Eloy Alonso)

Así maneja Rusia la situación

Pero el principal culpable está más cerca de los Urales. Putin ha decidido redoblar la presión para la aprobación del Nord Stream 2 invirtiendo las rutas del gas, por lo que ahora fluye desde Alemania a Polonia, según ha notificado el operador Gascade. Lo que parece un chantaje al país teutón también puede obedecer a unos pedidos más bajos por parte de los compradores alemanes, destaca Katja Yafimava, investigadora sénior del Instituto de Estudios Energéticos de Oxford, a Bloomberg.

La disminución de los suministros en Alemania provocará que Europa 'exprima' la extracción de gas de sus depósitos, que se encuentran prácticamente agotados. Además, las bajas temperaturas en la mayoría de los países harán que se demande más gas, sobre todo en un momento en el que la energía renovable no podrá cubrir ese déficit, puesto que la producción eólica en la principal locomotora europea cayó a mínimos en las últimas cinco semanas.

Foto: Una planta de gas natural. (Reuters/Angus Mordant)

Hans van Cleef, economista sénior de energía de ABN Amro, ha destacado que esta incertidumbre "no terminará antes de que finalice el invierno. Por tanto, y dependiendo de la cantidad de inventarios que queden para entonces, los efectos sobre los precios podrían durar mucho más". Los bancos de inversión prevén que las reservas de gas terminen el invierno en mínimos históricos, lo que podría extender la crisis energética en Europa hasta el próximo invierno, lo que supone un quebradero de cabeza para los responsables políticos en su lucha contra la inflación.

Vuelve el carbón

Ante el déficit de gas natural, Europa ha optado por la quema de más carbón, aunque se trata de uno de los combustibles fósiles más contaminantes. Thierry Bros, antiguo operador de energía y ahora profesor en el Instituto de Estudios Políticos de París, cuestiona la estrategia de Rusia, ya que "no se sabe si es porque Gazprom no tiene producción extra para hacer frente a la fuerte demanda Rusia o es un arma política", sobre todo ahora que Europa mira con cierta preocupación la posibilidad de que Rusia invada Ucrania a principios de 2022.

La única nota positiva para el mercado es que las temperaturas podrían hacer pico esta semana, lo que reduciría cierta presión por parte de la demanda. No así por parte de la oferta, sujeta a las decisiones por parte de Rusia.

Gas natural Inflación Precios
El redactor recomienda