Inversis se arma con EY y Pérez Llorca para una guerra con dos 'extraders' de renta fija
  1. Mercados
RECLAMA DEVOLUCIÓN DE BONUS

Inversis se arma con EY y Pérez Llorca para una guerra con dos 'extraders' de renta fija

El banco tecnológico de March rechaza pagar el bonus de 2020, pide la devolución de la retribución variable de los tres años anteriores y se prepara para una demanda

placeholder Foto: Edificio de Inversis en Madrid.
Edificio de Inversis en Madrid.

Inversis, banco tecnológico de March, se prepara para un litigio contra dos 'extraders' de renta fija. La entidad descarta pagar el bonus diferido de 2020 y pide la devolución de los que abonó en los tres años previos, además de prepararse para una demanda por competencia desleal y posibles daños, según fuentes del mercado.

La entidad presidida por Alberto Cid ha activado las cláusulas 'malus' y 'clawback' contra dos 'traders' que abandonaron en enero la entidad con una antigüedad de casi dos décadas, ya que procedían de Safei, firma adquirida en 2006. Los dos 'traders', Jesús Cabrero y Agustín de Francisco, eran expertos en la intermediación tradicional de bonos, con una contribución importante a la cuenta de resultados de la mesa de Inversis, según fuentes conocedoras. Ninguno de los dos 'traders', ni tampoco desde Inversis, han querido realizar comentarios.

Foto: Edificio de Inversis en Madrid.

El negocio de renta fija, aunque cada vez es más difícil para inversores y gestores, sigue siendo lucrativo para algunos intermediarios. Los cambios de MiFID I y MiFID II no han conseguido dotar al mercado de la misma regulación, transparencia y reducción de costes operativos que en renta variable. Y el año 2020, con la fase inicial del coronavirus que redujo la liquidez, dio una oportunidad extra a los 'traders' para obtener beneficios en la operativa de compraventa con descuentos (de ahí sacan el margen) de bonos.

Tanto Cabrero como De Francisco abandonaron Inversis Banco el 8 de enero, según fuentes conocedoras, y ficharon por el bróker All Trading. Y desde entonces Inversis se ha armado con EY y Pérez Llorca para rechazar pagar el bonus generado en 2020, que era el máximo posible para su remuneración, y pedir la devolución de los bonus de los dos años anteriores.

La cantidad está por debajo del millón de euros, pero sería un precedente importante del mercado. Inversis está preparando con Pérez Llorca una demanda por competencia desleal y daños si no se devuelven los citados bonus bajo el argumento de que ambos profesionales, siendo aún empleados del banco, operaron para beneficiar a otras entidades.

Baja la rentabilidad

Los dos exempleados de Inversis estaban en el área de mercados, siendo parte del colectivo identificado por la Ley 10/2014 y por la normativa bancaria CRD IV. Así, la remuneración variable solo puede alcanzar el 100% del salario fijo bruto anual o, si la junta de accionistas lo aprueba, como era este caso, el 200%.

Como 2020 fue especialmente bueno para estos 'traders', a mitad de año ya habían generado el máximo bonus posible. A partir de entonces, según el argumento de Inversis al pedir la devolución de bonus, comenzaron a tener peores resultados. La teoría del banco es que beneficiaron a otras entidades. Un ejemplo sería que un bono con poca demanda que se puede vender con un descuento de 20 puntos, se haga con 10 puntos.

Foto: La sede de Banca March, en Palma de Mallorca.

Inversis contrató a EY para realizar un 'forensic' de la actividad de estos dos extrabajadores, y contrató a la vez al despacho Pérez Llorca. El informe apunta a que se derivaron operaciones de intermediación a terceros, perjudicando a Inversis, mientras que Pérez Llorca considera que hay una actuación desleal que valida la aplicación de las cláusulas 'malus', para rechazar el pago del bonus diferido, y 'clawback', para pedir la devolución de bonus anteriores.

El consejo de administración de Inversis, según fuentes del mercado, aprobó iniciar el procedimiento. El banco prepara mientras posibles acciones penales y civiles si no se devuelven las remuneraciones variables. En estos casos, suele ser habitual que haya demandas cruzadas, aunque es más habitual verlo en otros ámbitos como el de banca privada. Por ello, se trata de un nuevo caso que puede generar un precedente en la intermediación.

Inversis Banco obtuvo un beneficio de 11,8 millones, con ingresos por comisiones netas de 44 millones. Las ganancias se redujeron en 2020 un 25%. El banco, que firmó un acuerdo con Accenture para ampliar su oferta y acelerar su transformación tecnológica, pertenece en un 100% a Banca March, que inició en 2018 un proceso de venta que canceló en 2019 tras ofertas que consideró insuficientes de Allfunds o Cecabank. Precisamente, el grupo mallorquín tiene vivos dos litigios por competencia desleal con Diaphanum y varios exempleados, y con un equipo de banqueros que se fue a UBS, además de contra la propia filial del banco suizo.

Inversis Renta fija
El redactor recomienda