Ofensiva en banca privada para captar altos patrimonios mexicanos
  1. Mercados
QUIEREN REDUCIR LA PRESIÓN FISCAL

Ofensiva en banca privada para captar altos patrimonios mexicanos

Firmas mexicanas se instalan en España y entidades españolas acuden a Miami y México con el mismo objetivo, gestionar patrimonio de clientes mexicanos ricos

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La banca privada española ha elevado la fijación por México. En la última década, las entidades españolas han tratado de captar altos patrimonios latinoamericanos, principalmente venezolanos y también mexicanos. En este último segmento, según coinciden varias fuentes del mercado, se ha intensificado la apuesta. Y el movimiento es bilateral, porque también hay interés de ‘multi family offices’ mexicanos por instalarse en España con el mismo fin.

Los ricos suelen tener un objetivo primordial, que es preservar su patrimonio, por grande que sea. El Fondo Monetario Internacional (FMI), que parece libre tradicionalmente de afiliaciones ‘socialcomunistas’, ha señalado en su último Monitor Fiscal que “las economías avanzadas pueden incrementar la progresividad de la tributación del ingreso y aumentar el recurso a impuestos sobre sucesiones/donaciones y la tributación inmobiliaria”.

Foto: Kristalina Georgieva. (EFE)

“También pueden considerarse contribuciones para la recuperación del covid-19 e impuestos sobre beneficios empresariales ‘excesivos’. Pueden plantearse también impuestos sobre el patrimonio si las medidas anteriores no son suficientes. Las economías de mercados emergentes y en desarrollo deben centrarse en fortalecer la capacidad tributaria para financiar más gasto social”, agrega el FMI.

Pero por mucho que diga el FMI, no es algo que atraiga a las grandes fortunas, como están comprobando en México, haciendo precisamente lo que propone el organismo internacional. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, AMLO, ha propuesto crear un impuesto a las grandes fortunas para que contribuyan al Estado ante la crisis del coronavirus. Según el Ejecutivo de AMLO, el tributo lo pagarían 160.000 personas, con el fin de recaudar en torno a 4.500 millones de euros.

Esto no ha gustado al colectivo de grandes patrimonios mexicanos, que suelen tener una mente abierta de cara a gestionar su riqueza de forma deslocalizada. Aunque España no ha sido siempre la prioridad, pese a los lazos culturales, sino que los bancos privados norteamericanos suelen captar muchos clientes en el sur, especialmente desde Miami.

Apuesta

De hecho, en los últimos años diferentes entidades españolas han apostado por este mercado. Desde grandes bancos como Banco Santander, a ‘boutiques’ especialistas en el asesoramiento y gestión de patrimonios como la sociedad de valores Diaphanum. En el primer caso, el grupo cántabro potenció Miami para su unidad de banca privada y, además, en marzo compró el negocio de banca privada de Indosuez, la unidad de ricos de Crédit Agricole. Por su parte, Diaphanum abrió en Miami el mes pasado su primera oficina fuera de España.

Miami es un mercado atractivo para las entidades españolas con el fin de atacar al colectivo de grandes patrimonios latinoamericanos. Pero, además, en el caso de México están yendo directamente a captar en el país. “Hay banqueros que viajan una vez al mes para engordar su cartera”, explica un reconocido banquero privado.

Foto: Foto: iStock

Diferentes ejecutivos de banca privada coinciden en este interés, que se produce de forma multilateral. Las entidades españolas quieren captar patrimonios mexicanos, y estos gestionar su riqueza desde otros puntos por seguridad jurídica y por evitar el potencial impuesto contra su patrimonio. Madrid ofrece, en este sentido, la posibilidad de invertir sin restricciones (por ejemplo, con la compra de viviendas) y sin Impuesto al Patrimonio, ya que a diferencia de otras comunidades autónomas cuenta con una exención del 100%, mientras que en Sucesiones y Donaciones es del 95%.

Asimismo, también hay ‘boutiques’ de banca privada mexicanas tratando de instalarse en España para no perder clientela, sino atender la demanda de estos ricos mexicanos y gestionar el patrimonio desde Madrid. Un ejemplo de ello es Finaccess. La firma, registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como agencia de valores el año pasado, es del ejecutivo mexicano Carlos Fernández (inversor de Prisa, Colonial o Amrest), y ha fichado a Pilar Bravo y a David Ardura, ex ejecutiva de cuentas y gestor respectivamente de Gesconsult, tal y como avanzó ‘El Español’. Finaccess no es un caso aislado, ya que fuentes del mercado apuntan a que otros 'multi family offices' mexicanos quieren seguir el mismo camino.

Lo que está claro es que la banca privada ha encontrado un nuevo filón para intentar crecer. El sector lleva años de contracción de márgenes por la inflación salarial de los banqueros y la presión sobre los ingresos. Sin embargo, siguen aterrizando nuevos proyectos. Por ello, tratan de abrir nuevos frentes de crecimiento, mientras compiten por arañar cuota de mercado, tendencia que se podría recrudecer si, finalmente, cambia el régimen de las sicav y hay un cierre masivo de sociedades en 2022.

Banca privada México
El redactor recomienda