tras un informe de una firma de análisis

El CEO de Nikola dimite por la investigación de la SEC y la Justicia de EEUU

Trevor Milton, fundador y presidente ejecutivo de la firma, deja todos sus cargos para defenderse de las acusaciones de fraude que pesan sobre él y sobre la cotizada

Foto: El CEO y fundador de Nikola, Trevor Milton, en un acto. (Reuters)
El CEO y fundador de Nikola, Trevor Milton, en un acto. (Reuters)

Trevor Milton ya no es el presidente ejecutivo de Nikola, la compañía de vehículos eléctricos que él mismo fundó en el año 2014. Las acusaciones de fraude que pesan sobre él y sobre la firma, y que ya están siendo investigadas tanto por el regulador bursátil de EEUU como por el Departamento de Justicia, han hecho que haya decidido dejar todos sus cargos para defenderse "de las falsas acusaciones".

Las acusaciones realizadas por Hindenburg, una firma de análisis, han hecho que Milton decida renunciar y dejar en su puesto a Stephen Girsky, que hasta ahora ocupaba uno de los asientos en la junta directiva de la cotizada.

"He pedido a la directiva dejar mi cargo de presidente ejecutivo, así como mi asiento en la junta. El foco debe estar en la compañía y en su misión de cambiar el mundo y no en mí. Voy a defenderme de todas las falsas acusaciones que han hecho los detractores", explicaba Milton a través de un comunicado publicado en su perfil de Twitter.

El informe de Hindenburg afirmaba que Milton había mentido en al menos medio centenar de cuestiones y consideraba que toda la compañía era "un intrincado fraude", afirmando que "nunca habíamos visto este nivel de engaño, y mucho menos en una cotizada de este tamaño".

Las acciones de Nikola tardaron poco en reflejar la renuncia de su fundador, con un desplome que rozó el 30% y que finalmente se relajó hasta quedarse en una caída del 27% en el periodo de negociación 'premarket' y del 23% una vez arrancó la sesión. De esta forma los títulos se quedan en el entorno de los 26 dólares, muy lejos de los máximos marcados el 9 de junio, cuando una acción se pagaba a casi 80 dólares.

Desde que debutara en el parqué el pasado 4 de junio Nikola ha tocado el cielo y ha caído al infierno. Tras convertirse en la firma de moda en Wall Street, con los inversores esperanzados de coger un cohete similar a Tesla cuando todavía no había despegado, llegó incluso a superar la capitalización de Ford rebasando los 24.000 millones de dólares. Hoy vale 'apenas' 10.000 millones.

Demoledor informe

El informe publicado por Hindenburg el 10 de septiembre fue todo un golpe para Nikola, cuando en el cuartel general de la compañía en Phoenix celebraban todavía el acuerdo con General Motors, que se quedaba con el 11% de la firma a cambio de 2.000 millones de dólares.

A través de una considerable investigación acusaban a Milton de mentir a los inversores a lo largo de una década. En el centro estaba el vídeo promocional publicado en enero de 2018 en el que mostraban un camión, el Nikola One, circulando a gran velocidad por una carretera. Según explicaba Hindenburg, el vehículo nunca arrancó. Fue Nikola la que, a través de una grúa, subió el camión a lo alto de una colina y lo dejó caer para aprovechar la inercia. La cotizada se defendió asegurando que "nunca dijimos que el camión tuviera su propia propulsión. En el vídeo se usaba la expresión 'en movimiento', pero nunca 'bajo su propia propulsión'".

La firma de análisis encontró incluso el tramo de carretera, en el estado de Utah, en el que se rodó dicho vídeo promocional, de apenas 30 segundos. Resultó que la vía tenía un desnivel sostenido del 3% durante algo más de tres kilómetros, más que suficiente para que un camión de toneladas de peso supere tranquilamente los 100 kilómetros por hora.

El informe también revelaba que Milton colocó a su hermano como director de producción de hidrógeno, pese a que en su currículum apenas aparecían un par de trabajos en el asfaltado de carreteras y como contratista de obra en Hawái. La publicación incluía también imágenes del techo del cuartel general de Nikola en Phoenix totalmente vacío, pese a que Milton afirmaba que estaba lleno de paneles solares que generaban 3,5 MW de energía.

El ya exCEO de Nikola tendrá ahora que demostrar a la SEC, el regulador de los mercados bursátiles en EEUU, que en ningún momento ha engañado a los inversores. La entrada del Departamento de Justicia en la investigación puede suponer que, además de cualquier delito bursátil, tenga que afrontar también responsabilidades penales o civiles.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios