competencia en la automoción del futuro

¿Camiones de basura eléctricos? Nikola halla su nicho para tratar de batir a Tesla

La firma de vehículos eléctricos, que todavía es una promesa más que una realidad, se hace con un pedido de 2.500 camiones de la basura y se dispará un 15% en bolsa

Foto: El CEO y fundador de Nikola, Trevor Milton, en la presentación del camión de firma en 2019. (Reuters)
El CEO y fundador de Nikola, Trevor Milton, en la presentación del camión de firma en 2019. (Reuters)

Trevor Milton parece estar encontrando el camino para hacerse con un nombre en la industria de los vehículos eléctricos. El CEO y fundador de Nikola, uno de los aspirantes a convertirse en el 'nuevo Tesla', si es que algo así es posible, acaba de recibir un pedido de 2.500 camiones de la basura eléctricos.

Nikola, que nació en el año 2014, sabe que en el terreno de los coches particulares lo tiene muy difícil y por eso ha decidido enfocarse en cubrir las necesidades del panorama profesional. Su primer gran proyecto es construir y comercializar un camión eléctrico, pero eso todavía está lejos de materializarse. De momento, el encargo de producir 2.500 camiones de la basura que le ha hecho Republic Services, la segunda empresa más potente del sector del reciclaje en EEUU, es un primer paso en ese camino.

Las pruebas empezarán a primeros del año 2022 y, si todo va bien, los camiones podrían salir del cuartel general de Nikola en Phoenix -ciudad en la que también está la sede de Republic Services- en el año 2023 o 2024, tal y como ha comunicado en una nota la propia compañía.

Los vehículos tendrán una batería capaz de almacenar 720 kwh, más que suficiente para vaciar unos 1.200 cubos de basura antes de tener que pasar por el enchufe. Los precios por unidad no han trascendido, aunque Milton ha explicado que se ha comprometido a que estén por debajo de los 500.000 dólares la unidad, algo por debajo del precio de la competencia.

Evolución de la cotización de Nikola. (Bloomberg)
Evolución de la cotización de Nikola. (Bloomberg)

El anuncio ha disparado las acciones de la compañía, que avanzaban más de un 14% en el periodo de negociación premarket. Esa subida empujaba los títulos más allá de los 41 dólares, el precio al que estaban en junio justo antes del furioso 'rally' alcista que llevó las participaciones a rozar la barrera de los 80 dólares. De esta forma, Nikola capitaliza ya 14.000 millones, una cantidad considerable si tenemos en cuenta que no ha fabricado todavía ni un solo vehículo.

Vivir de una promesa

La compañía comandada por Milton vive instalada en una promesa, no en una realidad. O, al menos, en eso se basa su alta valoración -Ford, por ejemplo, capitaliza 28.000 millones y cerró 2019 facturando 156.000 millones más- y sus previsiones para el futuro. De momento, la firma se sostiene quemando el capital que levanta en diferentes rondas o con la salida a bolsa que protagonizó este junio.

La compañía ha explicado que tiene unos 14.000 pedidos -hacer un pedido era gratis hasta hace unas semanas, no había ni que pagar señal- que les podrían reportar unos 10.000 millones en ventas, con gigantes como la cervecera Anheuser-Busch InBev interesada en renovar con 80 vehículos su flota de transporte.

El CEO y fundador de Nikola, Trevor Milton. (Reuters)
El CEO y fundador de Nikola, Trevor Milton. (Reuters)

En cualquier caso, se trata, una vez más, de promesas. En la realidad, el frío dato dice que sus ingresos en el segundo trimestre del año en curso fueron de 36.000 dólares, procedentes de instalar unos paneles solares. Fueron las únicas ventas que poner frente a los 86 millones de dólares de pérdidas.

Sea como fuere, el mercado confía en Milton. La velocidad a la que cambian de manos los títulos de la compañía es abrumadora. El pasado martes, por ejemplo, se negociaron 57 millones de acciones, en una sesión que acabó con avances de seis puntos. Este martes ya se habían comprado y vendido 20 millones de participaciones cuando la sesión acababa de arrancar.

Batalla judicial contra Tesla

Además de preocuparse por el diseño y la fabricación de los vehículos sostenibles, Milton pasa mucho tiempo pensando en Tesla y en Elon Musk. Un buen porcentaje de ese tiempo, además, lo dedica a una pugna en los tribunales que ya le ha reportado algunas victorias, si bien todavía pequeñas.

El Tesla Semi. (Reuters)
El Tesla Semi. (Reuters)

Nikola demandó a Tesla alegando que les habían copiado en el diseño del Tesla Semi, el camión eléctrico con el que la firma de Fremont pretende hacerse con una otra parte del pastel de la automoción. Se basan en que ellos presentaron en mayo de 2016 vía Twitter el diseño de su camión, que luego desvelaron en diciembre de ese mismo año, casi 12 meses antes de que Musk abriera la puerta del Semi ante la prensa.

Lo cierto es que ambos camiones tienen similitudes -como todos los camiones- pero Nikola decidió interponer una demanda por plagio reclamando 2.000 millones de dólares. El caso está lejos de resolverse, pero el juez desestimó hace solo unas semanas una petición de Tesla que podría haber invalidado la patente de las puertas que tiene Nikola. Aunque Milton lo celebró en Twitter al más puro estilo Musk, está por ver quién terminará riendo el último.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios