montaña rusa en unas jornadas

Nikola quiere ser Tesla: así es el nuevo milagro bursátil de Wall Street

Wall Street ya tiene a su nuevo milagro, a su creación perfecta. Una empresa que fabrica camiones eléctricos y que no tiene ingresos tiene el mismo valor que el gigante Ford

Foto: El fundador y CEO de Nikola, Trevor Milton, en una presentación. (Reuters)
El fundador y CEO de Nikola, Trevor Milton, en una presentación. (Reuters)

Wall Street ya tiene a su nuevo milagro, a su creación perfecta. Es difícil discutirles a los mercados su capacidad para ver valor en la nada más absoluta, algo que han llevado a la máxima expresión con Nikola Corporation. ¿Qué es Nikola Corporation? Es la nueva Tesla.

Fundada en el año 2014 por Trevor Milton, un emprendedor estadounidense, Nikola es una compañía que diseña y vende camiones eléctricos. El problema es que la mayor parte de esa frase es absolutamente falsa: no ha diseñado, y mucho menos vendido, ningún camión. De hecho, la empresa lleva funcionando más de un lustro y cerrará el año 2020 con unos ingresos de cero dólares.

Todo eso no le parece preocupante a los mercados, que han jugueteado con las acciones de Nikola hasta llevar su valor por encima de los 23.000 millones de dólares, la misma franja en la que se mueve Ford. ¿La diferencia entre ambas compañías? Ford facturó en el año 2019 algo más de 156.000 millones de dólares.

El fundador y CEO de Nikola, Trevor Milton. (Reuters)
El fundador y CEO de Nikola, Trevor Milton. (Reuters)

Nikola se sostiene desde hace años quemando las inversiones que Milton levanta aquí y allá y gracias a una promesa. La de que algún día construirá un camión eléctrico con sus ruedas, su volante y su bocina. Esa promesa, en cualquier caso, está por ver.

La compañía con sede en Phoenix ha logrado convencer a los inversores esgrimiendo que tiene un total de 14.000 pedidos, unas reservas que generarían unos 10.000 millones de dólares en ventas, con gigantes como la cervecera Anheuser-Busch InBev entre los futuros clientes. Les leo la letra pequeña: hacer una reserva es gratis. Nikola cobraba una señal al hacer un pedido, pero después de que Tesla hiciera lo propio con sus Model 3, como una vía para generar ingresos, decidieron dar marcha atrás.

La idea de Milton, en cualquier caso, no es en absoluto mala. Nikola vende el camión y el combustible juntos, justificando así que el vehículo sea considerablemente más caro que uno tradicional pero, a la larga, sería más rentable. Estos camiones funcionan con hidrógeno renovable, producido por electrólisis del agua a partir de electricidad. Daimler y Volvo, los dos mayores fabricantes de grandes vehículos de Europa por ingresos, han formado una 'joint venture' este año para avanzar precisamente en esta tecnología.

Locura bursátil

En lo que llevamos de mes de junio Nikola vive en una inmensa montaña rusa en bolsa, con máximos de 94 dólares y mínimos de 30 dólares por título en apenas 10 sesiones de negociación. Los volúmenes de acciones que cambian de manos están disparados, con casi 71 millones de operaciones solo el pasado martes.

Milton explicaba en Bloomberg que no se fija en estas cuestiones y que los movimientos de las acciones son "solo una parte del ruido. No cambian mi visión de lo que será la empresa en los próximos cinco o 10 años".

El problema es que no suele ser tan cauto cuando utiliza su cuenta de Twitter. El lunes 8 de junio Milton decidió explicarle a sus 47.000 seguidores que Nikola ya aceptaba reservas para una futura 'pick up' que quedaba bautizada como Badger. Incluso publicó un puñado de fotos con futuristas y atractivos diseños del vehículo. El mercado, claro, se volvió loco: Nikola cerró esa sesión con una subida del 103,7%. Duplicó su valor en unas horas.

Lo que Milton no tuiteó es que la producción del Badger no empezará, como pronto, hasta dentro de dos años y que para hacerlo tendrán que encontrar un aliado que les ayude en la tarea.

El fundador y CEO de la compañía tiene en su poder un tercio de las acciones, lo que elevaría su fortuna hasta el entorno de los 8.000 millones de dólares.

Quiero ser como Musk

Las similitudes entre Nikola y Tesla son evidentes, empezando por el nombre de las empresas, bautizadas ambas en honor al inventor, ingeniero y físico estadounidense, aunque nacido en la actual Croacia.

La personalidad de Milton también tiene muchos parecidos con la de Elon Musk, el creador de Tesla. Ambos son jóvenes, bastante ricos y tienden a venirse muy arriba cuando tienen un micrófono o un 'smartphone' en sus manos. Habituales son las bravatas del sudafricano que luego le acaban costando investigaciones de la SEC, un puñado de millones e incluso su cargo de presidente de Tesla (aunque mantiene el de CEO).

Trevor Milton, en uno de los prototipos de Nikola. (Reuters)
Trevor Milton, en uno de los prototipos de Nikola. (Reuters)

Pese a ello, o quizás por ello, la relación entre los dos es bastante tormentosa. Milton demandó a Tesla en el año 2018, alegando que Musk le había robado los diseños del Model 3. En una conferencia con inversores apenas unos días después de la presentación de la querella, el genio sudafricano dijo que era "absurdo" y se burló de la querella.

Ambos también andan enzarzados en una pelea judicial por el Tesla Semi, el camión eléctrico que Musk presentó en 2017. Milton dice que ese vehículo infringe tres patentes registradas por Nikola en 2016. Según explicó Milton en un tuit el pasado 20 de abril la querella, que ha sido admitida a trámite, pide una compensación de 2.000 millones de dólares.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios