RECURRIRÁ ANTE EL TRIBUNAL SUPERIOR

Un juez obliga a azValor a readmitir al exjefe de analistas con el que pleitea

La sentencia declara improcedente el despido de Víctor Moragas y resuelve que, 'de facto', es nulo. Da la razón a azValor en que no se vulneraron sus derechos fundamentales

Foto: EFE.
EFE.
Adelantado en

Nuevo capítulo en la batalla judicial que enfrenta a la gestora azValor con su exjefe de analistas Víctor Moragas. La rama laboral ya tiene sentencia en primera instancia, que no ha dejado satisfecha a ninguna de las partes. El dictamen del juez obliga a la gestora a readmitirle, pero rechaza cualquier atisbo de vulneración de derechos fundamentales del empleado, que era uno de sus principales argumentos en la demanda. Además, de forma paralela, azValor interpuso una querella por daños y perjuicios.

La sentencia, a la que ha tenido acceso este medio, declara improcedente el despido pero, en vez de fijar una indemnización, lo que hace es aplicar el mismo resultado que si fuera nulo, aunque evita este término. Basándose en un criterio del Convenio 158 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en vez de en la normativa española, el juez no da la opción de una indemnización por parte de la gestora como alternativa a la readmisión.

Entre los argumentos esgrimidos para no resolver con una indemnización, el juez destaca con signos de exclamación que, en caso de permitirlo, “diríase que el empleador incumplidor compra su derecho a comportarse de manera ilegítima y evita los efectos de una anulación en sentido estricto abonando al trabajador una indemnización baremada, tasada y topada legalmente”.

La gestora ‘value’ llevó a cabo un despido disciplinario de Moragas en mayo de 2019. Su argumento fue que tras negarle la posibilidad de ser gestor de una parte del patrimonio de la firma y trabajar desde Moscú, el exjefe de analistas emprendió un camino de extorsión insostenible. Por su parte, Moragas esgrimió que fue despedido tras denunciar internamente mala praxis y tras exigir que se formalizase el salario prometido al nombrarlo gestor (en la demanda, expuso como prueba que en la cuarta conferencia anual de azValor de 2019 se le presentase como gestor).

Sea como fuere, Moragas demandó por despido improcedente a azValor, que ofreció un acuerdo que su exempleado rechazó. El juicio, previsto el 18 de marzo, se suspendió por las restricciones del confinamiento y se celebró el 19 de junio. La sentencia se ha publicado esta semana y en ella el juez Antonio Seoane García, “previa declaración de improcedencia”, ordena a la empresa que lo “readmita con carácter inmediato, en las mismas condiciones vigentes con anterioridad al despido y con abono de los salarios dejados de percibir”, así como una compensación de 12.000 euros.

Los detalles de la sentencia

En cualquier caso, la sentencia también resta dramatismo a los argumentos de ambas partes. Moragas denunció la vulneración de sus derechos laborales, pero el juez redacta que “no hay indicios de la misma”, y también asegura que “no hay una actuación represaliadora por parte de la empresa”. Además, sobre la ampliación de la demanda realizada el 18 de febrero de 2020, dice que aporta “poca claridad”, y dice que aun en el supuesto de que hubiese sido reconocido o ascendido a cuarto gestor, como asegura Víctor Moragas, eso no implicaría una subida de sueldo, que ya está “claramente por encima de convenio”.

Por otro lado, el juez también indaga en los correos mandados por Moragas a la empresa en los que este “da a entender que está a la espera de ese ascenso y su correspondiente subida salarial”. Estos correos, intercambiados en marzo del año pasado en el contexto de la Conferencia Anual, aparecen en la carta de despido, y el juez los considera la única “imputación que formalmente podría constituir una infracción laboral por el trabajador”. El juez admite que estos correos son "más o menos acertados", que recurren a "expresiones quizás inhabituales", pero estima que "en modo alguno [son] desconsiderados, ni coactivos ni amenazantes", por lo que al final decide no considerarlos una falta.

La gestora deberá pagar, vía juzgado, los salarios de Moragas, que vuelve a pertenecer a la plantilla, aunque lo lógico en estos casos es que el trabajador no se reincorpore físicamente a la oficina hasta el fallo definitivo o un posible acuerdo previo. En este sentido, azValor interpondrá un recurso en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Además, la gestora tiene interpuesta una querella por daños y perjuicios contra su empleado, a quien atribuye la autoría de un mensaje anónimo en el foro de Rankia, que contribuyó al peor momento comercial en cinco años, con salidas netas de dinero por valor de 19 millones durante las dos primeras semanas de octubre de 2019.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios