SIX PAGARÁ A ESTOS ACCIONISTAS 2.570 MILLONES

SIX consigue una aceptación del 93% en la opa a BME y dice que no la excluirá de bolsa

La oferta ha sido aceptada por un total de 77,9 millones de acciones, superando con holgura el límite fijado. SIX desembolsará 2.570 millones a estos accionistas

Foto: Antonio Zoido y Javier Hernani, presidente y consejero delegado de BME, en la Bolsa de Madrid. (Efe)
Antonio Zoido y Javier Hernani, presidente y consejero delegado de BME, en la Bolsa de Madrid. (Efe)

Como era de esperar, el resultado de la oferta pública de adquisición (opa) de la suiza SIX sobre Bolsas y Mercados Españoles (BME) ha sido positivo. En un hecho relevante de este jueves, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) indica que han aceptado la oferta un total de 77.899.990 acciones, lo que supone el 93,16% de los títulos. De este modo, sobrepasa con holgura el mínimo fijado en el 50% de 41.807.780 acciones.

En la rueda de prensa posterior al anuncio, Jos Dijsselhof, CEO de SIX, ha explicado que, "por ahora", no excluirá a la empresa de bolsa, ya que el umbral de aceptación que tenían predeterminado para ejecutar dicha acción directamente tras la opa era de un 95% de los títulos, lo cual no se ha dado, por lo que el directivo no cree que esta cuestión "sea pertinente". "Por ahora no es el plan. Solo pasaría si tuviésemos más del 95%; en principio no estamos ahí, así que hablar de 'squeeze-out' no es relevante ni oportuno por el momento", ha zanjado el directivo. No obstante, en teoría esto supone que si hubiese un accionista significativo (alguien con más del 3%) que no haya vendido, el capital en manos de minoritarios representaría menos de un 5% y se darían las condiciones para el 'squeeze-out', excluyendo BME de Bolsa.

Con todo, más allá del folleto, SIX estaría en su derecho legal de solicitar una venta forzosa: la ley del mercado de valores dicta que si la entidad oferente tiene más del 90% de las acciones de la compañía adquirida puede obligar al resto del accionariado a vender sus títulos ('squeeze-out'). Al mismo tiempo, también este accionariado restante puede exigir a SIX que le compre su participación ('sell-out') por el mismo importe de la OPA, todo ello en un plazo de tres meses. Como ya recogía el folleto de la opa, la decisión relacionada con el ejercicio del derecho de venta forzosa o 'squeeze-out' solo se tomaría en el marco de un "estrecho diálogo" con la CNMV.

Sobre la liquidez de la acción, el CEO ha zanjado que "todavía es demasiado pronto" para plantearse medidas para aumentar el 'free float'. En el folleto de la opa ya se adelantaba que "en el caso de que el capital flotante fuera inferior al 15%, SIX analizará si es viable aumentarlo [...] en los dos años siguientes a la liquidación de la oferta", aunque matizando que esto tendría que darse en un contexto en el que "las condiciones de mercado lo permitan y que sea económicamente viable".

El desembolso total de SIX para estas acciones será de 2.570 millones, a razón de 32,98 euros por acción. La opa fue realizada a 34 euros por acción en noviembre de 2019, pero desde entonces el organizador de los mercados españoles ha pagado a sus accionistas 1,02 euros por título, en dividendos de 0,6 euros abonado en diciembre de 2019 y otro de 0,42 euros que se pagó el 8 de mayo tras ser aprobado en la Junta General de Accionistas. El plazo para aceptar la opa fue ampliado desde la fecha prevista inicialmente hasta el pasado 5 de junio, con motivo de asegurarse que todos los accionistas tuvieran constancia y posibilidad de decidir ante la complejidad de la situación por la pandemia.

BME pasó en poco tiempo de ser un jugador con aspiraciones de comprar y crecer a ser 'opado'. La bolsa suiza SIX, cuyos dueños son bancos del país, se adelantó a Euronext con una oferta en firme. Euronext, que regula las bolsas de París, Amsterdam, Bruselas o Lisboa, y compró la de Oslo, aspiraba a seguir su expansión por Europa, pero la suculenta oferta suiza, con más del 30% de prima, y la llegada de la crisis del coronavirus, alejaron la opción. Y esta se apagó definitivamente con un acelerón inesperado del Gobierno al dar el visto bueno en plena pandemia a la opa, después de recibir un informe de la CNMV sobre el impacto de la operación.

La normativa exigía que Economía se pronunciara por una oferta sobre BME tras escuchar a la CNMV y a las comunidades autónomas con intereses, que son la Comunidad de Madrid, Cataluña, Comunidad Valencia y País Vasco por haber plazas bursátiles en estas regiones. Economía dio el visto bueno el 24 de marzo, en plena vorágine del inicio de la crisis del coronavirus en las primeras semanas de confinamiento. Euronext había estado números, pero el hundimiento de sus acciones en el parqué ahogó sus opciones.

Javier Hernani, actual CEO de BME que seguirá al frente de la empresa tras la fusión y que también formará parte de la toma de decisiones estratégicas en SIX ha asegurado que "formar parte de SIX es una noticia fantástica para BME". "Juntos tenemos un modelo de negocio más sólido que nos permitirá mejorar continuamente nuestra oferta de productos y servicios, así como ampliar significativamente nuestro alcance", ha dicho Hernani. "El grupo combinado podrá atender mejor las crecientes necesidades del mercado español y, al mismo tiempo, expandir su huella global. BME seguirá respondiendo a las necesidades de sus clientes y de su mercado, como parte de un grupo más fuerte, con gran interés en invertir e innovar".

Dijsselhof, que ha descrito a la nueva empresa como "el tercer mayor operador de mercados de Europa", no ha querido dar cifras concretas sobre las sinergias pero ha asegurado que sí que hay sinergias de costes, aunque al mismo tiempo ha señalado que no habrá despidos masivos, solo re posicionamientos en los cargos y funciones.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios