Olabera, Coscollar y Quintero

Deutsche Bank ficha banqueros estrella de Novo Banco en pleno proceso de venta

El banco alemán se refuerza con tres pesos pesados de Novo Banco, Garikoitz Olabera, Fernando Coscollar y Eva Quintero, en pleno proceso de venta de la filial española

Foto: Logo de Deutsche Bank. (Reuters)
Logo de Deutsche Bank. (Reuters)
Adelantado en

Deutsche Bank aprovecha el proceso de venta del negocio español de Novo Banco para reforzar su actividad de banca privada. La filial del banco alemán incorporará a tres pesos pesados del grupo portugués, Garikoitz Olabera, Fernando Coscollar y Eva María Quintero, según fuentes del mercado, con la idea de arrastrar también parte del equipo y un mordisco del patrimonio de los clientes VIP, que ascendía antes de la crisis del coronavirus a algo más de 2.000 millones.

La entidad alemana ha aprovechado el momento crítico de Novo Banco para realizar estos fichajes. El fondo Lone Star ha puesto el cartel de ‘se vende’ a su negocio en España, tal y como avanzó este medio. Es Deutsche Bank también el que asesora en la operación. La entidad analizó si el fichaje del equipo de Olabera suponía un conflicto de interés, llegando a la conclusión de que no por las murallas chinas que hay entre divisiones. Desde Deutsche y Novo Banco no hay comentarios.

Deutsche se refuerza con varios banqueros que han sido piezas clave en la captación y gestión de Novo Banco durante los últimos años, cuyo negocio se construyó cuando era Espírito Santo, antes de su quiebra y rescate por el Gobierno de Portugal, que conserva un 25%. Novo Banco ha recibido nuevas ayudas mediante un préstamo estatal de 850 millones, lo que ha provocado el giro de Lone Star para traspasar el negocio en España y ha acelerado las salidas en banca privada.

Olabera, Coscollar y Quintero son tres de los flamantes fichajes, aunque la negociación se inició antes de lanzarse el proceso de venta, según fuentes conocedoras. El primero lleva en el grupo desde 2010, y ocupaba el cargo de ‘managing director’. Antes, pasó nueve años en Banco Guipuzcoano, hoy de Banco Sabadell. Quintero era la responsable del negocio en Madrid del banco vasco, antes de moverse a Espírito Santo (ahora Novo Banco) con Olabera. Mientras, Coscollar entró en Novo Banco en 2012, precisamente tras casi cinco años en Deutsche Bank. También estuvo, anteriormente, en Banesto.

Los refuerzos servirían a Deutsche Bank para apuntalar el equipo dirigido por Borja Martos, fichado en 2018 procedente de Credit Suisse, tras la fuga de 15 banqueros con destino al rival Indosuez, la marca de banca privada en España de Crédit Agricole. Estos banqueros, liderados por Antonio Losada, se han llevado más de 1.000 millones de Deutsche Bank. Por aquel entonces, la tensión en el grupo alemán tras una multa histórica de 7.000 millones en Estados Unidos por su responsabilidad en la crisis ‘subprime’ provocó que, en su cuartel general en Fráncfort, se valorara la venta de la filial española.

Apuesta por banca privada

Aquel movimiento de banqueros de Deutsche a Indosuez, y la respuesta de la filial del banco alemán, en paralelo a las salidas de banqueros en Banca March, desató una oleada de fichajes en un mercado en el que, paradójicamente, los profesionales cada vez ganan más y las entidades cada vez menos. Las altas y bajas incentivaron una inflación de salarios, pero al mismo tiempo, en el sector admiten una caída generalizada de márgenes por la presión a la baja de las comisiones que provocan la competencia de nuevos jugadores independientes, las nuevas estrategias de la banca tradicional y la regulación MiFID II. El proceso de cambios de cromos se ha enfriado en el último año, en el que Singular Bank, con Javier Marín, y otras entidades han tomado el testigo de los fichajes, pero con menos ‘glamour’.

El negocio de banca privada supone en torno a una quinta parte de los ingresos de Novo Banco, según fuentes de entidades que han analizado el negocio por ofrecimiento de los banqueros de Deutsche. El grueso consta de préstamos a empresas. El banco, cuya sede en España está en la madrileña calle Príncipe de Vergara, redujo su plantilla en 2019 con un expediente de regulación de empleo (ERE) para 50 personas, entonces el 20%. En 2019, según los datos de la Asociación Española de Banca (AEB), generó ingresos por intereses de 33,1 millones, y por comisiones de 15,2 millones. El resultado de operaciones financieras (ROF) fue de 524.000 euros. En la parte de gastos, los de administración alcanzaron los 39,7 millones, y los impuestos, otros 19,2 millones.

Por otro lado, Novo Banco acordó la venta de la gestora a Trea en diciembre, pero ahora está en el aire al haber cambiado las condiciones, ya que el canal bancario es clave para retener el patrimonio de los fondos. Trea ha pedido reducir el precio hasta en un 70% —desde los 16 millones firmados—, pero puso una señal inicial de 1,5 millones que quiere recuperar si se rompe el trato.

En este cóctel, Novo Banco podría tratar de vender el negocio por partes, lo que haría más complejo el proceso pero también aumentaría el número potencial de candidatos, o buscar un comprador único. En este caso, el número de posibles candidatos se reduce drásticamente a firmas que tengan licencia bancaria para traspasar el negocio, y que tengan ganas y músculo para asimilarlo. Abanca mostró en su momento interés, pero está inmerso en digerir otras operaciones, y las dificultades por las que pasan los bancos cotizados ante las caídas en bolsa hacen difícil que entren otros jugadores. Así, mientras que en una parte de las oficinas de Deutsche Bank en Madrid recibirán a nuevos banqueros procedentes de Novo Banco, en otra tendrán que esmerarse en buscar comprador para el banco portugués.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios