TRAS LA REBAJA DE S&P

Moody's también rebaja a IAG a bono basura y avisa del efecto de la compra de Air Europa

La menciona brevemente el agravante de la compra de Air Europa en la ya delicada situación de IAG por el impacto sobre la deuda que tendrá, aunque recuerda la cláusula de ajuste de precio

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Moody’s también ha rebajado a IAG a bono basura. Después de que la semana pasada fuese S&P Global la que rompiese el hielo, este jueves ha sido Moody’s quién ha rebajado a la aerolínea desde un rating del Baa3 hasta un Ba1, justo por debajo del umbral del grado de inversión, con perspectiva negativa.

Lo hace citando el impacto del coronavirus sobre la demanda y, por ende, los ingresos de la aerolínea, temiendo un aumento sustancial de su deuda. Todos factores mencionados también por S&P pero, a diferencia de su competidora, Moody’s sí menciona brevemente el agravante de la compra de Air Europa en la ya delicada situación de IAG.

“IAG también tendrá que completar y financiar la adquisición financiada por deuda de 1.000 millones de euros de Air Europa durante 2020 si la transaccións se aprueba por los reguladores, lo cual debilitará sus métricas financieras”. De todos modos, Moody’s subraya la cláusula de ajuste de precios del acuerdo, como ya recordó tras presentar resultados en mayo el CEO de IAG, Willie Walsh, para justificar que la operación seguía estando en vigor.

Ya en noviembre, Moody’s avisaba de que el precio de los 1.000 millones representaba un múltiplo de 2,55 veces el Ebitdar de Air Europa, el cual sería financiado con deuda adicional. “La transacción tiene un múltiplo relativamente bajo […] aunque Moody’s espera que las obligaciones contractuales de Air Europa se transfieran con la adquisición, lo cual añadirá a la deuda ajustada y, por tanto, aumentará ligeramente la deuda ajustada”. Sin embargo, dado que muchos de los detalles sobre el acuerdo no habían sido publicados, Moody’s no se sentía capaz entonces de medir el impacto completo en el ‘rating’.

"La compra de Air Europa sigue teniendo sentido estratégico para nosotros”, dijo Walsh en la presentación con analistas. “Pero ellos tienen retos quizá incluso mayores que los nuestros debido a la pérdida de ingresos. No tengo ahora mismo más visibilidad sobre este tema, tenemos que comprender mejor lo que está ocurriendo en Air Europa ahora mismo".

A parte de esta breve mención a Air Europa, Moody’s resume el difícil entorno en el que se mueve IAG. “El rápido y creciente paso de la pandemia del coronavirus, el deterioro de las perspectivas económicas a nivel global, la caída de los precios del crudo, y las bajadas en los precios de los activos han creado un choque severo y extenso en muchos sectores, regiones y mercados”, argumenta la agencia. “Los efectos combinados sobre el crédito no tienen precedentes”, zanjan, matizando que “el sector de las aerolíneas de pasajeros ha sido uno de los más afectados por el choque debido a las restricciones de viaje y la sensibilidad del consumidor y de la confianza”.

Moody’s dice que espera que la actividad se retome en el tercer y cuarto trimestre de 2020, pero tiene perspectiva de que se “mantenga severamente deprimida”, con los vuelos nacionales volviendo a recuperar el ritmo antes que los internacionales. “Con alredor de un 67% de su capacidad fuera de Europa y una alta exposición a los viajes de trabajo y de ocio a nivel ‘premium’, Moody’s espera que según IAG retome los vuelos esta vea una recuperación más lenta que la industria en general”, explica Moody’s. “Los actuales planes de Reino Unido de meter a los pasajeros internacionales probablemente también afecte la habilidad de IAG de retomar unos volúmenes significativos en 2020”.

Además, la agencia espera que, según las previsiones de la Asociación Internacional de Tráfico Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), 2021 probablemente continúe siendo un año significativamente débil para la industria, con mucha incertidumbre por delante debido a la pandemia y su gestión.

“En respuesta a la crisis, IAG se ha asegurado niveles sustanciales de liquidez y reducido costes y salidas de caja”, recita la agencia, especificando que IAG tiene una liquidez total de 10.000 millones de libras. “La empresa también tiene niveles sustanciales de naves libres de compromisos que podrían ser usadas para resaltar la liquidez y hay más facilidades en negociación”, destaca IAG. “También tiene el potencial de monetizar su sistema de puntos de viaje, lo cual podría darle aún más liquidez”.

Moody’s explica que IAG está actualmente quemando 200 millones de euros en costes operativos por semana, pero que “se espera que la aerolínea reduzca este ritmo operativos de costes según se reduzca los costes de las coberturas y siga haciendo efectiva la gestión de costes”.

En este contexto, la firma espera que “IAG tenga que abordar un aumento sustancial de la deuda para fortalecer su liquidez y el consumo de efectivo durante la pandemia y que la generación de caja sea probablemente insuficiente para reestablecer las métricas del balance para 2023”. Por su margen operativo, Moody’s cree que British Airways es la unidad mejor preparada para afrontar la crisis.

Hay un rayo de optimismo en la decisión de Moody’s. La agencia “espera que IAG continúe siendo un operador líder en la industria y que probablemente aumente la cuota de mercado y mejore sus eficiencias operacionales durante la crisis”. “Esto se apoya en su gran escala, marcas sólidas, una red extensa y diversificada a nivel global, una posición sólida en ciertas rutas”, zanja Moody’s.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios