Y APUNTA AL PEPP

El Constitucional alemán da tres meses al BCE para justificar las compras masivas

La máxima corte alemana considera parcialmente inconstitucional el programa de compra de bonos del Banco Central Europeo (BCE) y activa todas las alarmas en Bruselas

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde
La presidenta del BCE, Christine Lagarde

El Tribunal Constitucional de Alemania (conocido por las siglas BVerfG o como Karlsruhe) ha dictado en la mañana de este martes que el programa de compra de bonos del Banco Central Europeo (BCE) es “parcialmente inconstitucional”, y ha dado tres meses a la institución presidida por la francesa Christine Lagarde para aclarar que los objetivos del programa (PSPP) “no son desproporcionados”. Si no lo hace, el Bundesbank podría no participar "en la implementación y ejecución” de las decisiones del BCE en cuestión. El Consejo de Gobierno del eurobanco celebrará este martes una reunión de urgencia.

La decisión de la alta corte alemana pone en peligro la piedra angular de la política del BCE desde 2015, cuando lanzó el programa de compra de bonos para cumplir con la promesa hecha por su presidente, Mario Draghi, que en 2012 aseguró que haría "todo lo necesario" para salvar al euro dentro de su mandato. Este martes, el constitucional alemán ha puesto límite a ese "todo lo que sea necesario", dando también la vuelta a una decisión del Tribunal de Justicia de de la UE (TJUE), que consideró que esta compra sí estaba dentro del mandato del BCE. Más allá de afectar a un programa concreto, esta sentencia tiene consecuencias más amplias y pone límites sobre hasta dónde puede llegar el eurobanco, recordándole a Lagarde que sus acciones son vigiladas por el constitucional alemán, independientemente de lo que haga el TJUE.

El tribunal constitucional alemán también acusa al BCE de no tener en cuenta los efectos de su programa y de "perseguir ese objetivo (el de mantener la inflación cerca pero por debajo del 2%) incondicionalmente mientras se ignoran los efectos de la política económica resultantes del programa". Por ello, consideran que el eurobanco ha ignorado el principio de proporcionalidad. Heril Enderlein, director del Centro Delors de Berlín, señala que esta sentencia busca "poner al BCE bajo una continua amenaza (...). El enfoque 'whatever it takes' ya no funcionará, a menos que el BCE acepte un conflicto con el constitucional y partes del público alemán. Esto debilitará al BCE en los mercados y en la política. Incluso si no hay decisión legal directa, la amenaza siempre estará ahí", escribe.

Sede del Banco Central Europeo en Frankfurt. (Reuters)
Sede del Banco Central Europeo en Frankfurt. (Reuters)

En la sentenca se señala directamente que "no se puede determinar" si el BCE tomó en cuenta el equilibrio entre sus objetivos y los efectos de su programa de deda "ni cuándo se lanzó el programa por primera vez ni en ningún momento durante su implementación". La acusación de que el eurobanco habría lanzado un programa sin tener en cuenta cuáles serían sus efectos ha lanzado a analistas y economistas contra la alta corte alemana, que señala que "a menos que el BCE proporcione documentación que demuestre que tal equilibrio se llevó a cabo, y de qué forma, no es posible llevar a cabo una revisión judicial efectiva sobre si el BCE se mantuvo dentro de su mandato".

El texto también señala que el parlamento y el Gobierno alemán deben "tomar medidas para garantizar que el BCE realice una evaluación de proporcionalidad". El lenguaje del tribunal constitucional se vuelve todavía más duro contra el eurobanco, hasta llegar a poner en riesgo su independencia: el parlamento y el ejecutivo teutón "tienen el deber de tomar medidas activas contra el PSPP en su actual forma". Los efectos de este llamamiento no se han hecho esperar, y desde el consejo económico de la CDU, la formación de la canciller Angela Merkel, han comenzado los ataques: "El BCE no tiene el mandato o la legitimidad democrática para llevar a la UE a una unión de deuda".

Además, aunque la decisión del constitucional alemán no se refiere en ningún momento al programa de compras pensado para hacer frente a la pandemia, el PEPP, de 750.000 millones de euros, el tribunal lo pone directamente en la diana. Los jueces señalan que la manera de determinar que el PSPP no viola los Tratados es teniendo en cuenta una serie de condiciones generales, una de las cuales es el límite de compra de 33% por país. El BCE, cuando lanzó el PEPP, ya voló por los aires ese límite. Esta decisión del constitucional alemán señala directamente en esa dirección.

Aunque la sentencia señala explícitamente que esta decisión no afecta a las medidas adoptadas por el BCE en el marco del coronavirus, lo cierto es que muchos analistas consideran que esta decisión acabará salpicando al programa pandémico. Enderlein ha escrito un mensaje en esa dirección: “Hoy el constitucional alemán ha disparado contra el PSPP, pero ha dado al PEPP”. Vitor Constancio, antiguo vicepresidente del BCE, ha insistido en ese mensaje, asegurando que “este es el gran riesgo”. “Vendrán inmediatamente nuevos casos judiciales contra el PEPP en Alemania”, augura.

La presidenta del BCE saluda a la canciller alemana. (Reuters)
La presidenta del BCE saluda a la canciller alemana. (Reuters)

Pulso entre tribunales

La decisión ha sido un terremoto en Bruselas porque pasa por encima de la decisión del TJUE, que consideró que el PSPP estaba dentro del mandato del BCE. Los jueces alemanes señalan en su sentencia que “la revisión llevada a cabo por el TJUE respecto a si las decisiones del BCE sobre el PSPP satisfacían el principio de proporcionalidad no es exhaustiva”, lo que ha llevado a un enfado generalizado en Bruselas. El constitucional señala que, al haber dictado sentencia sin un estudio exhaustivo sobre su proporcionalidad, la decisión del TJUE fue “ultra vires”, es decir, más allá de sus competencias.

La sentencia es una declaración de guerra del más alto tribunal alemán contra el máximo órgano que interpreta el derecho de la Unión. El texto señala que el TJUE “excede su mandato judicial”, y que cruza una serie de línea que hace que la decisión de Luxemburgo, “al menos en relación con Alemania” tenga “una falta de mínima legitimidad democrática”. La Comisión Europea se ha revuelto y ha reafirmado "la aprimacía del Derecho europeo" y ha recordado que los fallos del TJUE son vinculantes para todos los tribunales nacionales, también el constitucional alemán.

“Europa no puede funcionar si los tribunales constitucionales deciden unilateralmente cuándo la corte de Luxemburgo tiene primacía. Esperen que los constitucionales de Hungría y Polonia sigan este precedente”, ha tuiteado el eurodiputado de Ciudadanos Luis Garciano, en referencia a los pulsos por las reformas judiciales que Budapest y Varsovia tienen con Bruselas en su intento por desmontar el Estado de derecho. Jonás Fernández, eurodiputado socialista, señala que el lenguaje usado contra el BCE y el TJUE "es inadmisible" y apunta a otro de los riesgos: el "océano de inseguridad jurídica" que abre esta sentencia respecto a los programas del eurobanco.

Sede del TJUE en Luxemburgo. (EFE)
Sede del TJUE en Luxemburgo. (EFE)

El gobierno alemán

El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, también ha expresado su visión tras la decisión del Karlsruhe, argumentando que la decisión del tribunal permite que el BCE efectúe este programa y que continúe con las compras por ahora.

"El tribunal ha fallado claramente a favor de que el programa de compra de bonos del BCE no está financiando a los estados", ha dicho en una rueda de prensa recogida por la agencia Reuters, matizando que el programa está en línea con la constitución alemana en ese sentido.

Scholtz también ha zanjado que el 'ultimatum' de tres meses al BCE es "un periodo de tiempo bastante largo", matizando que el Bundesbank puede continuar participando en el programa por ahora.

"Lo que me importa es que la solidaridad de la Unión Monetaria Europa no sea puesta en cuestión", ha añadido el alemán. "Especialmente en estos días en los que estamos siendo desafiados por la crisis del coronavirus, la moneda en común y la política monetaria en común nos están dando solidaridad que necesitamos en Europa".

Weidmann y "el margen de seguridad"

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, también se ha pronunciado al respecto de esta polémica con una afirmación agridulce para el BCE. "En la sentencia, el tribunal constitucional subraya las importantes características del PSPP que, en general, aseguran un margen de seguridad suficiente en la financiación monetaria de los gobiernos. Ya he indicado en el pasado la importancia de este margen", ha afirmado en un comunciado.

Sin embargo, por otro lado, Weidmann también ha asegurado su apoyo a la entidad presidida por Lagarde. "El Consejo [del BCE] ahora tienen un periodo de tres meses para presentar sus deliberaciones respecto a la proporcionalidad del programa", explica el alemán. "Respetando la independencia del Consejo del BCE, apoyaré los esfuerzos para cumplir con este requisito".

Jens Weidmann (Reuters)
Jens Weidmann (Reuters)

Suben las primas de riesgo

El Bund registró un pico de ventas que lo llevó a una rentabilidad del -0,52% a las 10:30, pero pasada la media mañana los inversores volvieron a comprar con fuerza, con el tipo cayéndo hasta una rentabilidad del -0,58% al final del día. A nivel bursátil, el DAX también retrocedió con la decisión, pero media hora después volvió a virar al alza hasta cerrar la sesión con una subida del 2,53%, junto con el Eurostoxx 50 que subía un 2,14%. El euro viró a la baja frente al dólar con una caída del 0,59%.

En la periferia, la prima de riesgo italiana repuntaba un 4,4% hasta los 244 puntos, a la vez que el bono italiano alcanzaba una rentabilidad del 1,86%, relajándose ligeramente al final del día. España, a su vez, vio subir la prima un 2,74%, hasta los 142 puntos, a pesar de que el tipo del bono caía hasta un 0,8%. En la bolsa, el índice de la bolsa de Milán, FTSE MIB, moderaba las subidas pero conseguía ganar un 2%, mientras que el Ibex 35 subía 1,11%.

El BCE tendrá que tener más cuidado de lo que ha sido en el contexto del PEPP cuando hable de usar sus compras de activos para prevenir un auge de las primas de riesgo

Más allá de los efectos de la sentencia, lo que preocupa a los analistas es el dardo que manda al PEPP. “Las consecuencias de esta decisión de la Corte Constitucional alemana son moderadamente negativas, y se está reflejando en un aumento de las primas de riesgo.”, apunta el director de Estrategia de UBS en España, Roberto Scholtes. “La clave es que la confirmación del límite del 33% de cada emisión que puede adquirir el BCE y la necesidad de justificar los motivos y consecuencias, en la práctica, restringe su capacidad de aumentar mucho más sus programas de compras. Aunque la sentencia no se refiere PEPP, sus principios sí son aplicables.”

“Por lo tanto, los mercados han de asumir que la Expansión Cuantitativa (QE) no es ilimitada y las primas de riesgo permanecerán algo por encima de lo deseable. Dicho esto, las compras ya anunciadas por más de un billón de euros para este año son suficientes para absorber unos déficit públicos cercanos al 8%”, matiza Scholtes.

Por su parte, Germán García Mellado, gestor de renta fija de A&G, cree que la respuesta de las primas de riesgo de hoy responde a esa falta de miedo a que la decisión del tribunal alemán sea relevante para los desarrollos monetarios más relevantes hoy. "La poca relevancia se sustenta en el hecho de que el programa de compras relevante hoy es el PEPP y además de no estar en duda y ser muy superior en importe, es susceptible de ser incrementado significativamente", zanja.

"Creemos que el veredicto del tribunal de Karlsruhe sí que constriñe los programas del BCE hasta cierto punto ya que sus programas deben reconocer claramente y explícitamente (a través de un análisis de coste/beneficio) el entorno institucional en el que operan", consideran a su vez los analistas de JP Morgan. "Este requisito refleja algunas de las diferencias fundamentales sobre el rol de la política monetaria, al contrario de la política fiscal/estructural, cuando se analizan los desequilibrios en la región".

"En este sentido el tribunal constitucional sí que representa [una institución] del norte de Europa", matizan desde JP Morgan. "En el futuro, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tiene mucho más peso sobre el tribunal alemán, siempre y cuando lleve a cabo el análisis legal de manera que satisfaga al tribunal alemán", argumentan desde el banco de inversión, añadiendo que "esto es posible ya que el tribunal alemán aceptó en su momento el OMT (que fue anunciado por Draghi pero no llegó a utilizarse) en base de la decisión del tribunal europeo, y el OMT era más problemático que el programa de compras". "Creemos que el Bundesbank en si ha aceptado la legalidad del programa de compras, aunque ya antes ha argumentado contra el OMT en base legal", concluyen desde JP Morgan. "Sin embargo, el BCE tendrá que tener más cuidado de lo que ha sido en el contexto del PEPP cuando hable de usar sus compras de activos para prevenir un auge de las primas de riesgo".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios