China ha bajado su demanda un 20%

El coronavirus atropella al petróleo: caídas de doble dígito en enero (también Repsol)

El precio de petróleo ha caído un 18,3% en el caso del Brent y un 18,5% en el caso de WTI durante el mes de enero, cayendo a mínimos de 6 meses

Foto: aYacimiento de petróleo de Liaohe en Xinmin, China (Reuters)
aYacimiento de petróleo de Liaohe en Xinmin, China (Reuters)

El general Soleimani ha fallecido tras un ataque de dron cuando iba hacia el aeropuerto de Irak. El segundo hombre del régimen de los ayatolás es despedido entre amenazas a EEUU y oriente medio amenaza con convertirse en un polvorín. El hastag #terceraguerramudial se hace dueño de twitter y suenan tambores de guerra al tiempo que las empresas armamentísticas suben en bolsa. El petróleo comienza a calentarse en los mercados y su precio empieza a escalar. Quién hubiera imaginado entonces que enero sería un mes casi histórico por la fuerte caída del precio del crudo y que las empresas que viven del oro negro iban a caer entre el 10% y el 15% en su totalidad.

El precio de petróleo ha caído un 18,3% en el caso del Brent y un 18,5% en el caso de WTI durante el mes de enero. De esta forma (y usando el primer indicador como referencia) su valor ha tocado mínimos de hace 6 meses, cuando a finales de agosto cotizaba por debajo de 55 euros el barril. Ha llegado a esa misma cifra cuando el día 8 de enero, con los reyes magos aún recientes, el precio del crudo subía hasta los 71 euros.

Las petroleras han sido quienes han vivido en primera mano esta situación. En España ha habido dos empresas que han capitalizado en hundimiento del recurso energético, Repsol y Técnicas Reunidas. La primera ha caído desde principios de enero hasta ahora 13,84% en bolsa. Esto ocurre a pesar de que firmas como la canadiense RBC hayan optado por revisar al alza su precio objetivo. Además, el consenso de Bloomberg no se haya movido un ápice, con un 30% de más valoración sobre el precio actual de los títulos.

Técnicas Reunidas, por su parte, ha caído un 10% en enero. Un eventual descenso en la demanda de petróleo sería letal para esta compañía, que vive de la fabricación de infraestructuras para las compañías que explotan este recurso.

Por su parte todas las petroleras más importantes viven tiempos difíciles en enero. Las estadounidenses Exxon y Chevron han caído un un 12,3% u un 11,8% respectivamente. En Europa ha pasado lo mismo con Royal Dutch Shell (-14,27%), la italiana Eni (-11,87%), Gazprom (-11,6%) y British Petroleum, la cual es la que mejor ha capeado el primer mes del año con caídas del 9,4%.

A nivel mundial destaca la empresa petrolera estatal de China, la cual cae casi un 20% atrapada en medio del coronavirus. Según los analistas, esta nueva enfermedad que ha desatado el miedo en todo el mundo es la causa principal de la evolución del precio del petróleo y, por tanto, el mes horrible en el parqué que atraviesan todas estas compañías.

El coronavirus pesa más que Irán

Desde Bloomberg avisaban de que la demanda de petróleo de China se ha reducido en 3 millones de barriles diarios que ya no necesitan. Eso quiere decir que un 20% de su demanda se desvanece y el mundo lo nota. El gigante asiático se ha convertido en la última década en uno de los principales consumidores de crudo, siendo su demanda en el 15% de todo lo que necesita el planeta.

Por ello el coronavirus está destrozando la el suministro de petróleo a nivel mundial. El principal motivo por el que esto ocurre, según el analista de Linksecurities Juan José Fernández Figares, es que “hay miedo a que la enfermedad lastre la economía de China, que ya representa cerca del 19% de la economía mundial, puede a llegar a tener. Si se paraliza el transporte el impacto en la demanda de petróleo puede ser grande”.

Por su parte Harry Richard, gestor de fondos de renta fija en Jupiter AM explica que “el precio del petróleo se ha desplomado ya que China consume alrededor de tres veces más petróleo ahora (en tiempos del coronavirus) que en 2003 (en tiempos del SARS)”. Y, respecto al hecho de que el miedo a la ralentización china mengue la demanda de crudo, explica que su PIB “también es mucho más alta ahora, aproximadamente de $ 14 billones en comparación con $ 1.6 billones en 2003”.

Desde AXA IM y Goldman Sachs rebajaron el viernes sus expectativas para el PIB de China basándose en el daño que podría causar esta enfermedad. En el caso de AXA, Giles Moëc (Group Chief Economist) recordaba que en la epidemia de SARS (muy similar a la acutal) “la economía de China se redujo en 1,1%”. Por su parte, el banco fue más allá y afirmó que incluso “afectará restado un 0,05% al PIB de Estados Unidos”.

Andrés Aragoneses, analista de SingularBank, tambén defiende que la caída del crudo es indisociable del coronaviruso de Wuhan porque "aumenta la volatilidad y lastra el PIB de su país y, en consecuencia, de la economía mundial". Además, añade otro factor, el hecho de que "el número de inventarios de petróleo de la Administración de información Energética de EEUU (EIA) ha aumentado paulatinamente en el último mes, lo que podría haber influenciado en que la caída del precio de barril de petróleo haya sido tan severa. El precio ha descendido un -15% desde el 31 de diciembre y se encuentra muy cerca de los mínimos de agosto del año pasado, en torno a los 55,5 dólares, aunque por encima de los precios de diciembre de 2018".

Ante esta situación la OPEP se ha conjurado para rescatar el petróleo de estas caídas. Los países que conforman el cártel se reunirán el día 4 y 5 de febrero con carácter de urgencia para discutir el impacto del coronavirus en el petróleo y tomar medidas al respecto. Según Reuters se reunirán en Viena en esos días y analizarán si recortar con más contundencia la producción de crudo para subir los precios.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios