JOHN 'JACK' BOGLE

El legado del "hombre que más ha hecho por los inversores" en 5 citas

Bogle fue el padre de la gestión indexada, el hombre que plantó la semilla de los fondos pasivos que progresivamente han ido alterando y transformando el mundo de la gestión de inversiones

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Se levantó con la lógica dificultad de quien está a punto de cumplir 88 años, alzó la mano, se giró para agradecer la tremenda ovación a las 45.000 personas que aplaudían a rabiar en el Omaha Century Link y una emocionada sonrisa se dibujó en su cara. “Ahí está”, le señalaba el mítico Warren Buffett, “el hombre que más ha hecho por los inversores”, definiéndole para la historia.

Tarde y ya anciano, pero John ‘Jack’ Bogle tuvo su homenaje antes de su fallecimiento, del que este jueves 16 de enero se ha cumplido el primer aniversario. Quizá no se haya recordado tanto esta onomástica como a la mayoría de personalidades que nos dejan, pero pocos lo hayan merecido tanto como él en el mundo de las finanzas, el ahorro y la inversión.

Bogle fue el padre de la gestión indexada, el hombre que plantó la semilla de los fondos pasivos que progresivamente han ido alterando y transformando el mundo de la gestión de inversiones. Productos que, desde costes ridículamente reducidos comparados con los fondos tradicionales, permiten replicar el comportamiento de los principales índices bursátiles.

Un tipo de gestión que desató las burlas de la industria en sus orígenes pero cuyo crecimiento se ha vuelto exponencial en los últimos años. Hasta el punto de que este pasado verano el volumen gestionado en fondos de renta variable de gestión pasiva superó por primera vez al de fondos activos, según datos de Morningstar.

Las consecuencias de su ‘obsesión’ han sido tectónicas, pero quizá tan importante como el tamaño de la gestora que fundó, Vanguard, fue el legado ‘intelectual y emocional’ que ha dejado al ahorrador y que se plasma en esta selección de cinco frases clave:

1. “El tiempo es tu amigo. Los dos mayores enemigos de un inversor son las emociones y las comisiones”.

Bogle tenía claro que a largo plazo la bolsa americana siempre haría dinero para los inversores. Si la economía y los beneficios de las empresas crecen a lo largo del tiempo, también lo acabarán haciendo las acciones. Por eso recomendaba tener una estrategia lo más tranquila para evitar los errores que emociones como la euforia o el pánico suelen provocar. Y, por su puesto, mantener los costes lo más bajos posible, porque cada dólar que se paga en gastos y no se invierte puede suponer dejar de ganar mucho dinero a largo plazo, como lo demuestra el impactante cálculo de su admirador Buffett en su última carta.

2. “Invertir no es ni de lejos tan difícil como parece. Para hacerlo con éxito, solo hay que hacer unas pocas cosas bien y evitar grandes errores”

Bogle siempre fue muy crítico con la complejidad alrededor de la industria financiera. Para él todo era muy sencillo: simplemente se trataba de invertir tu dinero en los índices más representativos de la bolsa americana y beneficiarte de la rentabilidad que te podría dar a largo plazo. Los grandes errores a los que se refiere son los más habituales en los inversores: comprar cuando el mercado está en fase de euforia y vender cerca del pánico. Con evitar esto e invertir de manera recurrente y simple, siempre mirando a largo plazo, todo es más fácil.

3. “Comprar el mercado a largo plazo es un juego ganador, pero intentar superarlo es un juego perdedor”

Bogle consideraba un error intentar ser más listo que el mercado, tratar de superar a los índices. Aunque hay personas y profesionales que lo consiguen, muy pocos lo hacen de manera sostenida en el tiempo y el intento de batirlos puede llevar a asumir riesgos excesivos, tomando apuestas de doble o nada que pueden acabar mal o en carteras demasiado concentradas.

4. “No busques una aguja en un pajar… Compra el pajar”

Ante la tarea de intentar encontrar las mejores empresas del mercado o los fondos de inversión, el padre de la gestión pasiva abogaba por ‘comprar’ el conjunto del mercado. En su opinión, el sentido común y la sencillez de esta estrategia permite ahorrar tiempo y disfrutar también de la rentabilidad de los mejores negocios, que a largo plazo son los que se mantienen en los índices (las empresas que van mal acaban saliendo).

5. “Contratar fondos sólo por su rentabilidad pasada es una de las cosas más estúpidas que puede hacer un inversor”

La contundencia en el calificativo de esta acción es la clave en esta cita final. Para el legendario inversor de New Jersey, era inconcenbible contratar fondos mirando sólo por el retrovisor, porque cuanto mejor lo hubieran hecho durante un tiempo más crecía el riesgo de que pasaran a hacerlo peor a continuación, la famosa reversión a la media. Este mal inversor persiste en nuestros días. Los flujos de dinero siguen yendo a los activos que han sido más rentables en el pasado y en los sectores de moda. Y viceversa, salen cuando ya han caído.

No todo el mundo ve con buenos ojos el aumento del tamaño de activos bajo gestión que los fondo indexados y los ETFs han vivido las últimas décadas. Los inversores y profesionales más escépticos consideran que la gestión pasiva está creando en sí misma una burbuja, porque es dinero que sólo entra en los valores que ya forman parte de los índices y que compra todas las acciones que lo componen, con independencia de que los beneficios de esas empresas estén subiendo o bajando.

¿Qué opinaba Bogle de esto? En una entrevista en Yahoo Finance tras aquella alabanza pública de Buffett, reconoció que si todos los inversores se pasaran a la gestión indexada se generaría un auténtico “caos” en los mercados, pero que “las probabilidades de que suceda son cero”.

Para invertir siguiendo la filosofía John Bogle, en España se pueden contratar fondos indexados de Vanguard, pero también de gestoras como Amundi, Blackrock, DWS o Pictet, entre otros (JPMorgan AM también lanzó su propio negocio de ETFs, pero sólo para inversores institucionales).

Eso sí, casi ningún banco ofrece directamente estos fondos baratos y sólo se pueden contratar algunos de ellos en firmas como Openbank, Renta 4, Andbank, Singular Bank (antes Self Bank) o EBN y, en ocasiones, con costes adicionales como una comisión de custodia. La otra opción es hacerlo a través de gestores automatizados o roboadvisors, que configuran sus carteras con este tipo de productos para reducir los costes.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios