Junta de accionistas en Madrid

Reynés marca la nueva senda de Naturgy: cierre del carbón y más renovables

La compañía ha anunciado que en el año en curso volverá a los beneficios, después del ajuste de valor de activos que llevó a cabo durante el 2018: se prevé ganar 1.400 millones

Foto: El presidente de Naturgy, Francisco Reynés (Efe)
El presidente de Naturgy, Francisco Reynés (Efe)

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha marcado la senda de la compañía tras el año de cambio que supuso el 2018: el cierre de las plantas de carbón, una fuerte apuesta por las renovables y centrar el grueso de las inversiones en España. Así la empresa invertirá 2.000 millones en 2019, del que el 70% será en España. Buena parte de esta cifra en incrementar la generación en renovables, un gigavatio más, preparándose para que esta energía verde vaya sustituyendo paulatinamente al cierre de las nucleares a partir del 2025.

Estas declaraciones se han producido durante la rueda de prensa previa a la junta de accionistas que se celebra hoy en Madrid. La compañía ha anunciado que en el año en curso volverá a los beneficios, después del ajuste de valor de activos que llevó a cabo durante el 2018: se prevé ganar 1.400 millones y cerrar este ejercicio con un EBITDA de 4.600 millones.

Sobre las lecciones en Argelia, país que es el principal proveedor de gas de la empresa, Reynés ha explicado que “hay un plan de contingencia con Argelia tenemos suficientes contratos que podrían en cualquier momento pero no prevemos ninguna falta de suministro por parte de Argelia llegado a la evolución de las acciones. Sonatrach –la empresa gasista argelina, de carácter publico– lleva trabajando con Naturgy desde hace 50 años y el contrato con Sonatrach va a seguir cumpliéndose y no sólo es proveedor de Gas sino que además tiene el 4% de las acciones de la compañía. Pero siempre hay que tener planes B y tenemos suficientes contratos de GNL para suplir cualquier problema”.

“No tenemos exposición material en Argelia, por lo que no tenemos que hacer provisiones. Lo que tenemos son contratos, pero las posibilidades de que pase algo en Argelia que afecte a la compañía es prácticamente nula”, ha manifestado hoy Francisco Reynés a preguntas de la prensa.

Reynés también ha avalado los planes energéticos del Gobierno de Pedro Sánchez que ha calificado de “bastante razonables”, al centrarse en la descarbonización y la apuesta por la renovables.

“Hay un rol fundamental del gas natural como respaldo del sistema de las renovables y vemos un sector que está enfocado a una creciente digitalización”, ha apuntado hoy Reynés sobre lo que sigue siendo buena parte del corazón del negocio de la compañía y ha añadido que “nunca hemos dicho que quisiéramos vender los ciclos combinados ya que este es el perfecto respaldo de las renovables. Tenemos un 30% de la potencia instalada de los ciclos combinados. Que se consideren esta capacidad instalada como parte de la remuneración del sistema es parte de nuestros objetivos”.

Más acciones propias

El grupo va a seguir destinando recursos a comprar acciones propias. En 2019 se quiere llegar a 400 millones que serán amortizadas con lo que crecerá el beneficio por acción. Además, en 2018 se han destinado 200 millones al vehículo societario para remunerar a la alta dirección de la compañía, tras el cambio aplicado durante el 2018 en este sentido.

Sobre los planes de venta de activos, de los 3.000 millones se han vendido 2.700 millones, por lo que, en palabras de Reynés “queda una parte muy poco relevante. No vamos a vender activos regalando.”.

Menos deuda

Al vender activos, se ha reducido la deuda financiera neta. Sin embargo, hay un efecto contable. La deuda neta se ha colocado en 13.667 millones al cierre del año. Y acabará en 15.200 millones durante este año 2019 pero en buena parte por la nueva normativa contable, que obliga a que los pagos en alquileres se consideren endeudamientos.

Durante el año seguirán los cierres de las plantas de carbón, pendiente de los permisos administrativos para ello. “Más triste que una fábrica parada es una fábrica que está en marcha y pierde dinero”, ha apuntado el presidente de Naturgy.

Naturgy ha cerrado el 2018 con pérdidas de 2.822 millones de euros, tras hacer un duro ajuste contable de buena parte de sus activos. Las pérdidas se han cargado a reservas.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios