Ence regresa al Ibex 35 en sustitución de DIA: ¿A dónde quiere llegar la reina de la celulosa?
  1. Mercados
impulso a la diversificación

Ence regresa al Ibex 35 en sustitución de DIA: ¿A dónde quiere llegar la reina de la celulosa?

La compañía de celulosa de eucalipto y biomasa entra este lunes a formar parte del principal selectivo español. Su llegada al Ibex 35 pone en foco su plan estratégico de 2019-2023

placeholder Foto: La planta de Ence en Pontevedra (Galicia). (EFE)
La planta de Ence en Pontevedra (Galicia). (EFE)

Tras más de 20 años fuera del selectivo, Ence vuelve este lunes al Ibex 35. Lo hace en sustitución de una atribulada DIA y bajo decisión del Comité Asesor Técnico (CAT) (en base de los mismos criterios de liquidez, capitalización y estabilidad con los que ha echado a la cadena de supermercados).

La empresa, dirigida por Ignacio de Colmenares y presidida por Juan Luis Arregui Ciársolo, se dedica a la transformación de madera (sobre todo de eucalipto) –siendo la producción de celulosa y biomasa sus dos principales negocios–. Sin embargo, en su último plan estratégico apunta a una diversificación más allá de su actual actividad; algo que será puesto en el foco ahora que ha entrado en el selectivo.

“Ence ha sido la sorpresa en la última revisión del Comité del Ibex, ya que las apuestas apuntaban a otros valores”, explica Victoria Torre, analista de Self Bank. “Es una compañía muy dependiente del precio de la materia prima, pero se encuentra muy positiva en cuanto a la evolución en los próximos meses, debido que a la alta fortaleza de la demanda, que puede ayudar a mantener los precios en niveles elevados”.

Con un PER de 9 veces su beneficio (según las estimaciones de Bloomberg), Ence está sumamente barata en bolsa respecto a su estado fundamental, cotizando con un sesgo negativo del 4,9% en lo que va de año y acumulando una capitalización bursátil de 1.279 millones de euros. Además, mantiene un ‘pay out’ del 50%, lo cual dispara la rentabilidad por dividendo de la inversión.

Foto: Fabrica de celulosa de Ence en Pontevedra.

Sin embargo, en un informe de análisis de Link Securities a fecha de mayo ya avisaban de que, “tratándose de una empresa de ‘commodities’ y con una alta sensibilidad a la cotización del dólar frente al euro, el riesgo de la inversión es alto”. Sin embargo, desde la gestora también se muestran optimistas con el precio de la celulosa (principal fuente de negocio de Ence). “Así, esperamos que los precios de la celulosa se mantengan elevados en los próximos años, apoyándose en un incremento de la demanda superior al crecimiento proyectado de oferta”, explica el informe de Link Securities. Una opinión, con todo, que también compartía el banco Santander en julio.

“Este crecimiento de la demanda está principalmente sustentado en el incremento de la producción de tisú –utilizado para la producción de productos de higiene y segmento al que Ence destina casi dos tercios de su producción– a medida que el consumo de estos productos aumenta en los países en vías de desarrollo, así como en una mayor demanda de celulosa virgen por parte de China”, zanja la gestora. Así, desde Link Securities ven a Ence como una “atractiva oportunidad de inversión” y recomiendan en el informe “aprovechar posibles descensos en el valor para tomar posiciones en él”.

placeholder La celulosa producida por Ence proviene en gran parte de los eucalpitos. (Foto: EFE)
La celulosa producida por Ence proviene en gran parte de los eucalpitos. (Foto: EFE)

El foco sobre el plan estratégico

Colmenares explicó en un comunicado hace un par de semanas que “contar con un puesto entre las 35 empresas con mayor volumen de negociación en bolsa del país supone un importante paso para Ence de cara a la etapa estratégica que afronta la compañía”, añadiendo que también ayuda “al reconocimiento a la exitosa ejecución del Plan Estratégico 2016-2020 que hemos logrado finalizar con un año de antelación sobre los plazos que nos habíamos marcado”.

Con el plan estratégico mencionado por Colmenares a un año de finalizar, la compañía ya ha presentado este mes su nueva hoja de ruta: el Plan Estratégico 2019-2023. Con dicho plan, Ence se propone doblar su Ebitda en los próximos cinco años, alcanzando los 550 millones de euros. ¿Cómo? Apostando por la diversificación de materias primas, de los productos de celulosa y tecnologías de generación para “aumentar la solidez del grupo”.

[Ence diversifica su inversión y apuesta por la fotovoltaica en pleno 'boom' renovable]

Gran parte de sus ingresos y beneficios provienen de la fabricación de celulosa de eucalipto (con la que se puede hacer desde papel hasta ropa), algo que consigue desde sus fábricas de Pontevedra (Galicia) y Navia (Asturias) y en lo que es líder a nivel europeo. Y es que, según las cuentas de los nueve primeros meses de 2018, el 83,1% de los 619,7 millones de euros de sus ingresos consolidados provinieron de esta actividad.

Por otro lado, se dedica en menor medida a la producción de energía renovable con biomasa agroforestal desde sus plantas en Huelva, Mérida, Jaén y Lucena, Córdova y Ciudad Real. En números de sus últimas cuentas declaradas, el 17,4% de los ingresos tienen su origen en la actividad energética –cifra que ha disminuido 0,5 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año anterior–.

De hecho, según los resultados a cierre de septiembre, el Ebitda proveniente del negocio de energía de Ence ha disminuido un 1,4% respecto al mismo periodo de 2017 (debido a lo que la compañía excusa como “incidencias operativas no recurrentes”) mientras que el negocio de celulosa ha crecido un 57,9%.

Asimismo lo admitió la empresa en sus últimos resultados, donde explicó que el beneficio neto de 91,7 millones de euros se había visto “impulsado por la fortaleza de la celulosa”. En este negocio, la compañía anunció que había ejecutado con éxito la ampliación de 30.000 toneladas de capacidad en la biofábrica de Pontevedra y anunció las obras para la ampliación de 80.000 toneladas en la biofábrica de Navia, que finalizarán en la primera mitad del año que entra.

Foto: El logo de Iberdrola. (Reuters)

En el negocio de la energía renovable, donde dentro del sector de la biomasa la empresa ha estado incrementando su presencia en la biomasa agrícola (los excedentes agrícolas no utilizados, como los cereales) respecto a la proporción dedicada a la biomasa forestal (de la materia orgánica que hay en los bosques), Ence dijo en su última presentación que “las inversiones para la instalación de 99 megavatios de nueva capacidad de generación con biomasa progresan adecuadamente para comenzar a operar a finales de 2019, y contribuirán con un Ebitda anual estimado de 30 millones euros”.

Lo más interesante, sin embargo, es que, este noviembre, Ence cerró comprar a Iberdrola una planta termosolar de 50 MW en Puertollano (Ciudad Real) que, según estiman, contribuirá con un Ebitda anual de 18 millones de euros, antes de sinergias. Esto significa un paso importante dentro de sus esfuerzos de diversificación también en el negocio de la energía renovable, enmarcados dentro de un plan estratégico que se desarrolla mediante un plan de inversión (de 1.000 millones de euros) por etapas.

Ence continuará apostando por la celulosa, pero diversificando dentro de este sector y apostando, por ejemplo, por el tisú

El plan estratégico seguirá apostando por la celulosa, ya que, a falta de grandes proyectos para incrementar la capacidad de producción y dada la solidez de la demanda, Ence prevé un escenario de precios fuertes de dicha materia para los próximos años. Sin embargo, tiene expectativas aumentar las ventas diversificando en el destino que se le da a dicha celulosa, disminuyendo sus ventas para el papel en general y especializándose en el tisú –dejando también espacio para otros tipos de productos como la viscosa para uso textil o los absorbentes higiénicos–.

El negocio de energía continuará siendo menor, pero proporcionará estabilidad y previsibilidad a los flujos de caja del grupo. Según explicó Ence en la presentación del plan estratégico, “la compañía aprovechará la necesidad de España de incrementar la generación de origen renovable hasta el 70%, para cumplir el objetivo de la UE en energía renovable”. Así, Ence “tiene previsto llevar a cabo inversiones por 615 millones de euros en generación con biomasa, termosolar y fotovoltaica” –unas palabras que hacen un guiño a una diversificación decidida hacia sectores energéticos más allá de la biomasa–.

La empresa también menciona la mejora de la sostenibilidad en su plan estratégico, alegando que “destinará entre 125 y 225 millones de euros para seguir avanzando hacia la excelencia en la sostenibilidad”. Es una mención importante dado el debate que existe en el norte de España en torno al eucalipto como especie foránea entre la flora ibérica y con propiedades empobrecedoras para el suelo forestal, donde las autoridades se rompen los cuernos por regularlo.

Ence Ibex 35 Mercados
El redactor recomienda