europa debe pronunciarse

Goldman mete miedo a la banca con el IRPH: avisa de un golpe de hasta 44.000 M

Los bancos españoles tienen más riesgos tras el AJD con las hipotecas. Europa debe pronunciarse sobre el IRPH, con CaixaBank como la entidad más amenazada

Foto: IRPH. (Corbis)
IRPH. (Corbis)

La banca española va de amenaza en amenaza. La siguiente en la lista podría ser más violenta que las anteriores, o quedarse en nada. El Tribunal de Justicia Europeo debe decidir sobre el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH), que afecta a medio millón de hipotecas y a las cuentas de los bancos, ya que Goldman Sachs estima un impacto de entre 7.000 millones y 44.000 millones de euros para las entidades si el dictamen no es favorable. Se espera que este llegue a principios de 2019.

Es decir, el banco de inversión dibuja un escenario casi inasumible para el sector, especialmente para CaixaBank, la entidad más expuesta y a la que ha recortado por ello su recomendación desde ‘neutral’ a ‘vender’, con un tijeretazo del 4%, hasta los 3,5 euros de precio objetivo, nivel en el que está ahora. Las acciones de CaixaBank cotizan con descensos de más del 2%, encabezando las pérdidas entre la banca junto al Sabadell y Bankia, los otros dos bancos más amenazados.

El informe de los analistas José Abad y Cristóbal Adurno parte de las advertencias de los supervisores sobre la posición de capital relativamente “baja” que tienen los bancos españoles en comparación con sus homólogos europeos, y considera que deberían mejorarla ante los riesgos legales que tienen por su cartera hipotecaria. Además, ya tienen experiencia al respecto con los gastos hipotecarios, incluyendo el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD), las cláusulas suelo o las multidivisas.

El siguiente pronunciamiento que dejará a los ejecutivos y accionistas de la banca sin respiración es el que deberá hacer Luxemburgo acerca del IRPH. El Tribunal Supremo lo declaró legal y no abusivo a finales de 2017, pero el asunto acabó en Europa. En octubre, la Comisión Europea se posicionó a favor de los afectados, oponiéndose al Supremo y allanando el camino para otro varapalo judicial que podría superar al sufrido por la banca por las cláusulas suelo.

Mirabaud estimó un agujero potencial de 10.000 millones de euros para la banca, con Kutxabank y CaixaBank como las entidades más amenazadas, por tener la mayor exposición. En concreto, estimó que más del 3% de la cartera hipotecaria es con el IRPH, frente a porcentajes de más del 1% para Bankia, BBVA España, Sabadell y Unicaja. En caso de aplicarse retroactividad, que como siempre será clave, CaixaBank sufriría un impacto negativo del 1,6% en la ratio de capital CET1 ‘fully loaded’, la de más calidad bajo los estándares de Basilea III, y KutxaBank, uno del 1,1%.

Pero las estimaciones de Goldman Sachs van más allá y asustan, por lo tanto, en mayor medida. En caso de que el dictamen sea negativo para la banca, el impacto previo a impuestos será de entre 7.000 millones y 44.000 millones de euros, estima el banco de inversión estadounidense. En este escenario, prevé que la banca eleve sus ratios de capital para prepararse y reduce las probabilidades de fusiones, lo que resta atractivo al Sabadell, que era opción de compra por este motivo. Aunque sigue siéndolo, se lleva otro tijeretazo, como todo el sector, para el que el recorte es del 12% de media.

Tres escenarios... muy negativos

Los analistas de Goldman explican que han analizado 35 fallos de tribunales locales y regionales al respecto y hay tres escenarios negativos potenciales si la sentencia es contraria a los intereses de la banca. Implican pérdidas sobre el valor nocional pendiente de la cartera de hipotecas referenciadas con IRPH del 25%, del 72% o del 161%. Para ello, asumen que el porcentaje de reclamaciones sería del 100% entre los préstamos hipotecarios constituidos entre 2003 y 2007.

Entre los bancos que cubre Goldman (todos los cotizados salvo Liberbank), Bankinter es el único sin exposición. El más perjudicado sería CaixaBank, cuya ratio de capital podría caer 118 puntos básicos, 335 puntos o 750 puntos en el peor escenario de los tres estimados, si no los bancos no pueden permitirse la deducción de este potencial golpe. En caso de que sí puedan hacerlo —a diferencia del AJD—, oscilaría entre 83 y 525 puntos básicos. El banco ya señaló en su plan estratégico el objetivo de elevar la ratio de capital hasta el 13% en 2021, aunque enfatizó que de forma voluntaria y no empujado por los supervisores, relatan los analistas de Goldman. En cualquier caso, un golpe así sería casi inasumible sin levantar más capital.

Para el resto de entidades, la amenaza también es preocupante. En Bankia, es de entre 49 y 307 puntos básicos sobre la ratio de capital si no es deducible, y de entre 34 y 215 puntos en caso de que sí lo sea. Para el Sabadell, las cifras son similares, de entre 43 y 271 puntos si no hay guiño fiscal y de entre 30 y 190 puntos si el Gobierno permite aliviar el varapalo en su factura con Hacienda. Para BBVA es de entre 29 y 182 puntos sin deducciones y de entre 20 y 127 puntos con ellas; para Unicaja, de entre 22 y 139 puntos en el primer caso y en el rango de 15 y 97 puntos en el segundo, y por último, en el Santander, de entre 16 y 104 puntos si no se puede deducir el montante y de entre 11 y 73 puntos con deducciones.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios