guerra comercial de eeuu

La china ZTE, victima de Trump: suspendida tras la prohibición de venderle componentes

Se le retiran a ZTE los privilegios de exportación tras acusar a la compañía de hacer declaraciones falsas en el año 2016 en el caso de la violación del embargo a Irán

Foto: Logotipo de la tecnológica china ZTE
Logotipo de la tecnológica china ZTE

Un nuevo capítulo en la guerra comercial entre Estados Unidos y China se cobra una nueva víctima. La compañía de telecomunciaciones ZTE ha sido suspendida de cotización en la bolsa de Hong Kong después de que el Departamento de Comercio de la administración Trump prohibiera a todas las empresas del país que le vendan componentes.

"Estamos evaluando la gama completa de implicaciones potenciales que este evento tiene para la compañía y se está comunicando con las partes relevantes proactivamente para responder en consecuencia", apuntó la empresa china en un comunicado publicado en su página web.

De esta manera, vuelve a demostrarse que la preocupación del presidente de EEUU, Donald Trump y de su equipo de gobierno pasa, precisamente, por una guerra por hacerse con la hegemonía tecnológica mundial. "China está viviendo un punto clave en su historia, dejando de ser la fábrica del mundo a dar el salto a la cadena de valor convirtiéndose en una economía tecnológica”, explicaba a El Confidencial Alex Fusté, economista jefe de Andbank.

“De ahí el interés de Estados Unidos de restringir el comercio de China para limitar el acceso a la tecnología americana”, aseguraba el experto. No en vano, Fusté defiende la teoría de que el equipo de seguridad nacional de Trump está pujando por una guerra tecnológica y el presidente chino Xi Jinpin sabe que para ganarla debe mantener bajo control el riesgo financiero, de ahí los cambios que ha llevado a cabo recientemente en su Gobierno.

Pero esta no es la primera acción que emprende Trump para salvaguardar la tecnología estadounidense en su batalla contra la segunda economía mundial. El pasado mes de marzo, el veto de la compra de Qualcomm por parte de Broadcom por “razones de seguridad nacional” no buscaba otra cosa que impedir una operación que permitiría a China, a través de la compañía con sede en Singapur, tener acceso a la tecnología estadounidense a golpe de talonario.

Ahora, la orden de denegación activada por el Departamento de Comercio tiene una duración de siete años. En ella se le retiran a ZTE los privilegios de exportación tras acusar a la compañía de hacer declaraciones falsas en el año 2016, durante las negociaciones de conciliación en el caso de la violación del embargo a Irán.

Ya pagó una multa a EEUU

En marzo de 2017, el gigante chino de las telecomunicaciones acordó pagar una multa de 1.192 millones de dólares al Gobierno de Estados Unidos por violar "los controles de exportaciones que mantienen tecnología sensible estadounidense fuera de las manos de regímenes hostiles como Irán", según aseguró Washington.

Además, la compañía fue amenazada con la denegación de privilegios de exportación, que podría activarse si no se cumplía con alguno de los aspectos del acuerdo.

Otra de las causas esgrimidas hoy por el Departamento de Comercio para activar la prohibición fue que en 2017, durante el período de prueba, la compañía ocultó información como el pago de bonos a los empleados que habían participado en las operaciones con Irán, en lugar de emitir cartas de amonestación.

"ZTE engañó al Departamento de Comercio. En lugar de reprender al personal de ZTE y a la alta gerencia, ZTE los recompensó. Este comportamiento atroz no puede ser ignorado", apuntó el secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, sobre la empresa china, fabricante de teléfonos inteligentes y proveedora de soluciones de telecomunicaciones.

Aunque oficialmente no se ha relacionado este caso con la coyuntura política, China y Estados Unidos viven inmersos en crecientes tensiones por la imposición mutua de aranceles que han afectado a numerosos sectores y que por parte de Estados Unidos buscan defender la propiedad intelectual, la innovación y evitar la transferencia tecnológica.

En el mes de enero se conoció que un grupo de legisladores republicanos propusieron un plan para prohibir al Gobierno de Estados Unidos que firmara contratos con ZTE y Huawei, alegando la posibilidad de espionaje por parte de China.

La medida ponía en entredicho la fiabilidad de dos empresas que destacan por su auge en los últimos años en el mercado de la telefonía y de cualquier tecnología que derive de ellas.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios