contra 128 productos alimenticios

China acepta la guerra comercial de Trump al imponer nuevos aranceles a EEUU

Pekín ha anunciado tarifas arancelarias para 128 productos estadounidenses como respuesta al gravamen de la Casa Blanca sobre su acero y aluminio

Foto: Mercancías en un puerto de China. (Efe)
Mercancías en un puerto de China. (Efe)

China ha aceptado el envite de Donald Trump. El Gobierno de Pekín ha anunciado esta madrugada aranceles a un conjunto de 128 productos estadounidenses como respuesta al gravamen impuesto sobre el acero y el aluminio importado desde las fábricas chinas. Es decir, el gigante asiático declara la guerra comercial y asusta al mercado. Los futuros de Wall Street cotizan con descensos cercanos al medio punto porcentual. El oro, que vuelve a brillar como activo refugio, sube un 0,6% hasta los 1.335 dólares.

Las nuevas tarifas arancelarias serán del 15% para un conjunto de 120 productos, entre ellos la fruta, y del 25% para productos porcinos y relacionados que proceden de Estados Unidos. Ambos países mantienen por ejemplo un importante comercio de soja desde los agricultores norteamericanos hasta los consumidores chinos, con lo que si el gravamen va a más podría perjudicar a ambas partes.

El Ministerio de Comercio chino deja claro en el comunicado que estos aranceles son una respuesta a las tarifas del 25% sobre las importaciones estadounidenses de acero y del 10% de los productos relacionados con el aluminio que tienen su origen en el gigante asiático. “Esperamos que Estados Unidos pueda cancelar estas medidas para que el comercio de productos entre China y Estados Unidos pueda volver a su vía normal”, añade la nota.

Según el propio Donald Trump, los aranceles tienen un valor de hasta 60.000 millones de dólares -en torno a 48.500 millones de euros-. El objetivo es proteger a la industria local, aunque el presidente estadounidense también ha hablado de afrentas a la propiedad intelectual.

En cualquier caso, desde la Casa Blanca se ve con preocupación el déficit por cuenta corriente de la primera economía mundial, que merma su posición inversora internacional (PII, o deuda externa en este caso) y deja en posición de vulnerabilidad a los países que la arrastran, como se vio en 2008. El saldo negativo alcanzó los 128.000 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2017.

Impacto en el comercio

De hecho, el déficit con China se ha disparado en las últimas dos décadas. El comercio bilateral entre las dos mayores economías del mundo alcanza los 600.000 millones de dólares. Por ahora la guerra comercial es en mayor medida un cúmulo de amenazas que freno al intercambio de productos.

Es la primera medida real de China, que hasta ahora se había dedicado a amenazas con hasta 3.000 millones de dólares de gravamen sobre la importación de algunos productos de Estados Unidos, sin especificar cuáles.

“Los aranceles previamente anunciados por la administración Trump sobre las importaciones de acero y aluminio realmente tendrían un impacto mínimo en China. Las exportaciones de acero de China a Estados Unidos representan alrededor del 0,1% de la producción total, y las exportaciones de aluminio representan alrededor del 2% de la producción”, recuerdan los analistas de Fidelity. Sin embargo, “existe el riesgo de que estos anuncios marquen el inicio de conversaciones comerciales difíciles, para una serie de sectores, entre las dos economías más grandes del mundo”, añaden.

Los aranceles previamente anunciados por Trump sobre las importaciones de acero y aluminio realmente tendrían un impacto mínimo en China

Si hay algo en lo que coinciden los economistas es en que el comercio genera riqueza. Por ello, la guerra comercial es la máxima preocupación de analistas y gestores de fondos de inversión actualmente. Hasta ahora, Estados Unidos es uno de los países menos beligerantes con el comercio, según datos recopilados por Statista, con una tasa arancelaria media en 2016 (última estimación) del 1,6%.

En esta misma tasa está la Unión Europea, excluida de los primeros aranceles de la Casa Blanca, aunque sin que se despeje el temor a una guerra comercial. El 20% de las exportaciones europeas se dirigen a Estados Unidos, mientras que de vuelta las fábricas norteamericanas suponen el 14% de las importaciones. Por su parte, China tiene una tasa arancelaria mucho mayor, del 3,5%, en línea con Rusia y lejos del 4,4% de México, del 6,3% de India, del 7,5% de Argentina o del 8% de Brasil.

Infografía: ¿A qué país sale más caro exportar productos? | Statista Más infografías en Statista

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios