amplían sus participaciones

¿Socios o enemigos? Letterone y Goldman Sachs tensionan el capital de DIA

Ambos amplían su participación, pero mientras el vehículo del multimillonario ruso Mikhail Fridman podría provocar un cierre de cortos, Goldman amplía la munición para los bajistas

Foto: Supermercado de DIA
Supermercado de DIA

El capital de DIA es un hervidero de movimientos de grandes fondos de inversión y bajistas desde hace mucho. Pero en el inicio de 2018 hay una nueva vuelta de tuerca con los dos principales accionistas ampliando su participación, tanto Goldman Sachs como, sobre todo, Letterone, el vehículo inversor del multimillonario ruso Mikhail Fridman.

El viernes, después del cierre del mercado, Letterone explicó en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que amplía su participación hasta el 15% y que ha alcanzado un acuerdo para comprar a plazo un paquete adicional de títulos del 10%, con lo que llegará hasta un cuarto del capital, aunque descarta realizar una oferta pública de adquisición (opa), obligatoria a partir del 30%.

Las reacción en bolsa no se ha hecho esperar y las acciones de la compañía se han disparado este lunes un 4,22% hasta los 4,6 euros, aunque el valor ha ido de más a menos durante la sesión.

[Siga aquí la cotización de DIA en el Ibex 35]

Por su parte, Goldman Sachs elevó su participación la semana pasada desde el 10,7% hasta el 11,7%. A finales de diciembre, su peso en el capital era del 6,8% del capital, con lo que casi ha duplicado su cuota de acciones en la cadena de supermercados que dirigen Ana María Llopis y Ricardo Currás. No obstante, el gigante norteamericano únicamente tiene un 1,7% del capital en acciones, mientras que el resto de la posición está construida a través de derivados.

Los dos grandes inversores podrían ser fuerzas contrapuestas durante los próximos días, o semanas, en la empresa española. Cuando hace siete meses, el 28 de julio de 2017, se conoció la entrada en el capital de Letterone con un 10%, el valor de disparó en bolsa en la sesión hasta los 6 euros, máximos de cierre en el año. Durante los días siguientes, las notificaciones de los bajistas a la CNMV mostraron un cierre masivo de ‘cortos’. El agregado de posiciones cortas disminuyó desde el 24,49% hasta el 20%.

El cierre de las apuestas de los bajistas alcanzó el 5% del capital en 14 días, y se amplió durante las siguientes semanas. Los ‘hedge funds’ que realizan estas prácticas necesitan tomar prestadas acciones para ello, ya que las venden cuando las reciben y las recompran cuando van a devolverlas. Si un accionista de referencia se hace con un paquete amplio de títulos que no pone presta a terceros, limita la munición disponible para los bajistas aunque quieran seguir apostando contra una compañía. A su vez, el cierre de ‘cortos’ supone un impulso para la cotización.

Fuerzas contrapuestas

Exactamente esto es lo que ocurrió en DIA hace unos meses. Letterone es el vehículo inversor de Mikhail Fridman, un multimillonario ruso con intereses en los sectores de los supermercados, energía, finanzas o industria, cuya fortuna Bloomberg calcula en más de 14.000 millones de dólares, suficiente para estar entre las 100 más grandes del mundo. Cuando se hizo con el 10% de la cadena española de supermercados, los bajistas se replegaron en apenas dos meses hasta el 17,8% del capital.

Pero entonces entró otro jugador a escena, Goldman Sachs, que declaró en agosto una participación del 3%, umbral a partir del que la CNMV obliga a los inversores institucionales a declarar sus compras de acciones. O como ocurre en este caso, los derivados a través de los que tienen opciones sobre el capital. El banco de inversión estadounidense fue elevando su peso en el capital con derivados y, paralelamente, el préstamo que realiza a terceros. Durante las últimas semanas, en cualquier caso, ha habido un descenso de las posiciones cortas.

Esta práctica también la llevan a cabo otros institucionales como el fondo soberano noruego Norges Bank o Morgan Stanley, que poseen un 3% y un 4,4% respectivamente. Sin embargo, ninguno de ellos llega a los niveles de Goldman Sachs, que la semana pasada, según incrementó su porción del capital en DIA, también aumentó el préstamo de acciones a terceros desde el 6,2% hasta el 6,7%. Cuando declaró la posición del 3% en agosto, este alquiler de títulos representó el 0,37% del capital.

Letterone limita por lo tanto la capacidad de los ‘hedge funds’ para ponerse ‘cortos’ en DIA, a no ser que comience a prestar acciones, algo que no ha hecho hasta ahora. Como contrapeso, Goldman Sachs ha aumentado la munición disponible para los bajistas.

La compañía ha evidenciado dificultades tanto para incrementar sus ventas como para reducir su deuda, dos variables clave para los expertos. Antes de que presente en las próximas semanas los resultados completos de 2017, el 43% de los analistas que siguen a DIA recomienda comprar, el 39% opta por mantener y el 18% restante por vender, según Bloomberg. El precio objetivo que asignan a la empresa es de 4,88 euros, lo que supone un potencial de subidas del 10,7%.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios