Inversores bajistas

Los bajistas reducen su apuesta contra la bolsa en un 20% durante el último año

Las posiciones cortas caen por la retirada en Telefónica y la resolución de Banco Popular. Al inicio de 2018, las apuestas contra las empresas españolas suman 5.000 millones de euros

Foto: Inversores bajistas. (Istockphoto)
Inversores bajistas. (Istockphoto)

Las empresas españolas soportan una presión bajista de más de 5.000 millones de euros. Esta es la cifra con la que arranca 2018, que se ha reducido en más de 1.000 millones de euros frente a las posiciones cortas de hace un año, lo que supone una evidencia más del sesgo más positivo con el que miran los inversores a España pese al ruido de Cataluña, ya que los bajistas han disminuido su apuesta en casi un 20% durante este periodo.

Los bajistas son inversores que apuestan contra la evolución de una acción mediante el préstamo de valores. Esto es, venden un activo en el mercado cuando lo toman prestado y lo compran cuando van a devolverlo a su legítimo dueño. Si en este periodo la acción cae, los bajistas o ‘cortos’ obtienen una rentabilidad. Generalmente son ‘hedge funds’ anglosajones con estrategias ‘long-short’ (alcistas y bajistas).

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), siguiendo los parámetros europeos, establece la obligación para los bajistas de declarar las posiciones cortas que superan el 0,2% del capital de una empresa, aunque solo publica los movimientos individuales de estos inversores cuando pasan del 0,5%. Cada dos semanas actualiza los agregados de todas estas posiciones cortas que pesan en las empresas cotizadas españolas.

Esta semana, el organismo presidido por Sebastián Albella ha publicado el primer dato de 2018, con estadísticas actualizadas hasta el 5 de enero. Un total de 64 compañías soportan posiciones cortas, que superan los 5.060 millones de euros. La mayor parte de estas ventas en corto se produce en las empresas del Ibex 35, en donde es más fácil encontrar fondos o ETF que presten las acciones que tienen de una compañía. En concreto, las posiciones cortas a lo largo del selectivo se reparten entre 25 empresas alcanzando los 4.460 millones de euros, cerca del 90% de la inversión bajista en el mercado español.

DIA, la más atacada

La empresa más presionada es DIA. El agregado de posiciones cortas sobre la cadena de supermercados se sitúa en el 16,2%, un porcentaje que se ha ido reduciendo paulatinamente desde el máximo en la serie histórica —que comienza en 2011— del 24,9% el pasado mes de julio. En total, los ‘hedge funds’ tienen apostados contra la empresa que dirigen Ana María Llopis y Ricardo Currás un total de 430 millones de euros.

[Siga la cotización en bolsa]

Aunque por porcentaje del capital DIA encabeza este 'ranking', la cuantía más elevada de inversión bajista está en Amadeus, con 530 millones de euros como consecuencia de las posiciones cortas del 1,9% frente a una capitalización de 28.000 millones de euros. Prácticamente un único ‘hedge fund’ cubre esta apuesta (1,7%), la mayor de la bolsa española, el ‘hedge fund’ británico Lansdowne Partners.

Cellnex soporta la tercera inversión bajista más fuerte, con 385 millones de euros. El agregado de cortos en el proveedor de torres de telecomunicaciones es del 7,4% del capital. Siemens Gamesa, Bankia y Enagás también sufren ataques de al menos 300 millones de euros. Mientras que en Banco Santander y en Técnicas Reunidas superan los 200 millones de euros.

José Lladó, presidente de Técnicas Reunidas. (Reuters)
José Lladó, presidente de Técnicas Reunidas. (Reuters)

Los dos últimos casos son antagónicos. En la entidad financiera las posiciones cortas ascienden al 0,3% del capital, suficiente para arrojar una cifra de 267 millones de euros contra un banco que vale en bolsa en torno a 92.000 millones. Técnicas, por su parte, es la segunda empresa más atacada por los ‘hedge funds’ después de DIA, con un agregado de cortos del 12,7% del capital, lo que supone una apuesta de 200 millones.

Descenso del ataque bajista

La presencia de bajistas en la bolsa española se ha reducido drásticamente en un año. Al inicio de 2017, las posiciones cortas superaban los 6.000 millones de euros, mientras que en el arranque de 2018 apenas sobrepasan los 5.000 millones. Los ‘hedge funds’ se han batido en retirada tras un ejercicio en el que el Ibex 35 se revalorizó un 7% yendo de más a menos. El selectivo ha recuperado su vigor este año, al acumular alzas del 4% en seis sesiones, cinco de ellas con movimiento positivo.

La diferencia en las cifras se produce principalmente por la evolución de dos valores. Por una parte Banco Popular, que fue intervenido y adjudicado a Banco Santander por un euro en junio. La entidad comenzó 2017 con un agregado de posiciones cortas del 9,5% del capital, en aquel momento solo menos que en DIA, con lo que se anotaron jugosas ganancias. Esto suponía una inversión de 370 millones de euros. La ‘muerte’ de Banco Popular, que estuvo hasta el final acosado por los cortos, levantó polémica en torno a la figura de estos inversores. Apenas una semana después, la CNMV impuso un veto a las posiciones cortas de Liberbank que sirvió para defender su cotización, y que mantuvo hasta noviembre. El supervisor argumentó que estas medidas solo son eficaces cuando se producen sobre un valor en el que la presión bajista es reducida. El agregado de cortos era entonces del 1,4% del capital, un porcentaje que se ha reducido hasta la mitad.

La otra compañía que ayuda a comprender la tendencia descendente de los cortos a lo largo de 2017 es Telefónica. Las posiciones cortas sobre la teleco que preside José María Álvarez-Pallete están ahora en el 0,4% del capital, unos 170 millones de euros. Un año antes, el ataque bajista que sufrió la operadora fue del 3%, más de 1.300 millones de euros. El cierre de cortos se produjo en septiembre, coincidiendo con una ampliación del 3% del capital para atender el vencimiento de bonos convertibles valorados en 1.500 millones.

¿Quiénes son los bajistas?

Los bajistas son, en general, ‘hedge funds’ británicos y estadounidenses. Aunque también hay fondos de grandes gestoras como BlackRock, JP Morgan AM o BNP Paribas AM que realizan estas prácticas. La posición corta más elevada está en manos de Lansdowne Partners, aunque es otro ‘hedge fund’ británico, Marshall Wace, el que extiende en mayor medida sus tentáculos por la bolsa española, con un ataque bajista de más del 0,5% del capital en cinco compañías: Almirall, Cellnex, DIA, OHL y Sacyr.

Marshall Wace es un fondo de cobertura de la City con estrategias ‘long-short’ que fundaron y comandan Paul Marshall e Ian Wace, exejecutivos de Mercury AM y Deutsche Bank respectivamente. Ambos lideran un vehículo que gestiona unos 30.000 millones de dólares —en torno a 25.000 millones de euros—. AQR Capital Management, con cuatro posiciones cortas de más del 0,5% en Bankia, Cellnex, Enagás y Técnicas Reunidas, es otro de los ‘hedge funds’ más agresivos en la bolsa española. En su caso, es una firma estadounidense que tiene un patrimonio de más de 200.000 millones de dólares —cerca de 170.000 millones de euros—.

Los fondos y ETF internacionales que cuentan con participaciones relevantes en las cotizadas españolas facilitan la munición que necesitan los bajistas con el préstamo de valores a cambio de comisiones, una práctica que por ahora tienen prohibida los vehículos españoles. BlackRock, JP Morgan, Norges Bank o Goldman Sachs suelen alquilar parte de sus acciones. En este último caso, por ejemplo, es el máximo accionista de DIA, con el 10,7% del accionariado. Pero también su inversor más temido, con un préstamo declarado del 6,2% del capital.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios