Revés para May antes de defender el Brexit duro: el coste importador dispara la inflación
  1. Mercados
Es la mayor subida en dos años y medio

Revés para May antes de defender el Brexit duro: el coste importador dispara la inflación

El fuerte descenso de la divisa británica está elevando los precios por encima de lo que esperaban los analistas. El Banco de Inglaterra ya alertó de que esto podía suceder

Foto: La primera ministra del Reino Unido, Theresa May. (Reuters)
La primera ministra del Reino Unido, Theresa May. (Reuters)

Theresa May se dispone a defender el Brexit duro con un difícil dato de digerir. La inflación del Reino Unido se ha disparado en el mes de diciembre hasta su nivel más alto en dos años y medio. En concreto, el coste de la vida está en el 1,6%, el mismo nivel que en julio de 2014, dos décimas por encima de lo que vaticinaban los expertos, y cuatro más que en noviembre. La fuerte depreciación de la libra desde que el Reino Unido decidió abandonar la Unión Europea tiene unas consecuencias cada vez más palpables. Un informe destaca que los costes de importación se están elevando al ritmo anual más alto en cinco años, según informa Bloomberg.

El coste de las importaciones ha sido un factor determinante: la inflación subyacente, aquella que descuenta los alimentos y la energía, sube un 1,6% en diciembre, el dato más alto desde agosto de 2014. Han influido en el aumento del IPC el precio más alto de los alimentos y de los billetes de avión, así como el encarecimiento de la gasolina, cuyo valor se situó por encima del que tenía en el mismo periodo del año anterior.

Foto: La primera ministra británica, Theresa May. (EFE)

Estos guarismos llegan poco antes de que Theresa May defienda un Reino Unido completamente soberano e independiente de la Unión Europea, que tenga la capacidad de controlar la inmigración, aunque eso suponga perder el acceso al mercado único con Europa. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ya alertó este mismo lunes de que la rápida aceleración de la inflación podría frenar el consumo en Reino Unido. La institución monetaria bajó los tipos de interés e introdujo mayor liquidez en el mercado para contener los posibles efectos adversos que el Brexit podría causar en la economía británica.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ya alertó de que la rápida aceleración de la inflación podría frenar el consumo en UK

La inflación viene muy castigada por el coste de las importaciones, que se ha elevado un 16,9% interanual en diciembre, el dato más alto desde julio de 2011. Esta subida es casi similar a la depreciación que ha sufrido la libra, que desde el pasado mes de junio ha retrocedido alrededor del 18%. También ha subido con fuerza los costes industriales de importación (+15,8%), el mayor aumento en un lustro.

Foto: La primera ministra británica, Theresa May. (EFE)

Cabe destacar que Reino Unido tiene una balanza comercial con la UE deficitaria. Actualmente, las exportaciones al territorio comunitario representan el 44% del total británico (223.000 millones de libras), mientras que las importaciones desde Europa alcanzan el 53% (291.000 millones de libras). Esta relación comercial se podría ver afectada por un distanciamiento entre las islas y el continente. El Gobierno de Theresa May ha mostrado en las últimas horas su prioridad de mantener la soberanía por encima del acceso al mercado único. Además, Alemania y Francia, que se juegan gran parte del futuro de Europa en sus procesos electorales de este 2017, están mostrándose inflexibles con sus socios británicos en esta cuestión: "Sin libre acceso de inmigrantes ni acatar las resoluciones del Tribunal Europeo de Justicia, Reino Unido no tendrá derecho a mantener su actual estatus comercial".

Esta bajada coincide con la apreciación del dólar, que subió los tipos de interés en el mes de diciembre. No obstante, Trump ha señalado en las últimas horas que le gustaría establecer un acuerdo de libre comercio con Reino Unido lo antes posible.

Foto: La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, al finalizar la Cumbre europea del jueves 15 de diciembre de 2016, en Bruselas (Efe).

Toda esta situación tiene a los mercados muy dubitativos. Tras la caída de ayer de la libra por debajo de los 1,19 dólares, los inversores han optado por la cautela hasta conocer de boca de la primera ministra cuáles son sus intenciones. El FTSE 100 de Londres, que está en máximos históricos y no para de subir a medida que baja la libra, corrige levemente esta mañana. La idea que se desliza desde Downing Street sobre la posibilidad de bajar el impuesto de sociedades al 10%, un gravamen aún menor que el que tiene actualmente Irlanda, podría seducir a los inversores que apuestan por las compañías cotizadas en el selectivo londinense.

La bolsa europa también aguarda con cautela al discurso de Theresa May. Los principales selectivos recortan entre 3 y ocho décimas, excepto Milán, que sube apenas un 0,1%. La libra rebota en la sesión de hoy, después de que ayer cayera a su nivel más bajo desde 1984.

Brexit Inflación
El redactor recomienda