confiesa que manipuló las emisiones en eeuu

Volkswagen se hunde otro 20% tras hacer un profit warning por el escándalo

El escándalo desatado por Volkswagen tras retirar sus vehículos diesel TDI de cuatro cilindros en EEUU y reconocer que había manipulado los datos de emisiones contaminantes,

Foto: Michael Horn, presidente y CEO de Volkswagen Group (Reuters)
Michael Horn, presidente y CEO de Volkswagen Group (Reuters)

El escándalo desatado por Volkswagen tras retirar sus vehículos diesel TDI de cuatro cilindros en EEUU y reconocer que había manipulado los datos de emisiones contaminantes, lo que le costó el lunes un desplome en bolsa del 18%, sigue trayendo cola. La compañía ha revisado a la baja sus objetivos de beneficio para 2015 y anuncia unas provisiones de 6.500 millones en el tercer trimestre para hacer frente al escándalo. 

VW AG VZO

136,20€0,00€0,00 %
  • VOL. DIARIO (Tit.)-
  • APERTURA136,20€
  • MÁXIMO-€
  • MÍNIMO-€
  • ÚLTIMA SESIÓN04/09/2018

Así, los títulos de la compañía alemana se desploman este martes más de un 4% hasta los 126 euros y arrastran al resto de fabricantes. BMW se deja casi un 5,5% y Daimler supera ese porcentaje de descenso en el Eutostoxx 50

Volkswagen, que en 2014 tuvo un beneficio de 11.000 millones de euros, dijo que con las provisiones quiere cubrir las medidas necesarias para recuperar la confianza de los clientes. Además, la cantidad de las provisiones también podría ser ajustada de nuevo "debido a las investigaciones en curso", según Volkswagen. El número de vehículos afectados asciende a once millones en todo el mundo y tienen un motor del tipo EA 189, según la compañía alemana.

Europa también investiga la manipulación

Y es que también se ha puesto en pie de guerra Europa. Mientras Alemania ordena exámenes de emisiones para todos los coches diesel de Volkswagen, Francia va más allá y quiere una investigación sobre todo el sector. Eso después de que el mayor fabricante automovilístico del mundo se enfrente a una posible multa en EEUU que asciende a 18.000 millones de dólares por emitir 40 veces más óxido de nitrógeno de lo permitido, y a otras tantas sanciones en Europa si se confirma que en la región también infringió las reglas comunitarias sobre emisiones. Pero más allá de las repercusiones económicas, uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta es el daño incalculable para su imagen que supone un escándalo así.

De esta manera, Berlín ha ordenado nuevos exámenes independientes de todos los coches de la firma vendidos en su país, según ha confirmado el ministro de Transporte Alexander Dobrint, mientras que su colega de Medioamniente ha exigido a Volkswagen "informaciones sostenibles" que permitan estudiar posibles manipulaciones en Alemania de sus modelos.

Por su parte, Francia lleva las consecuencias más allá del fabricante alemán y pide una "investigación a escala europea" para comprobar que todo el sector cumple correctamente las reglas contra la contaminación. Sin embargo, barriendo hacia casa, el ministro galo de Finanzas, Michel Sapin, aseguró en una entrevista en la emisora de radio Europe 1 Sapin que no hay "ninguna razón particular para pensar que los constructores franceses se han comportado como Volkswagen".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios