TRAS UNA CAÍDA PREVIA DEL 64,3%

Abengoa se dispara un 26,6% porque crecen las esperanzas de que asegure la ampliación

Abengoa se resiste a morir, pese a que el mercado la daba por desahuciada. Ahora renacen las esperanzas de que logre asegurar la ampliación de 650 millones y ayer subió el 26,6% en bolsa

Foto: El nuevo consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage (Efe)
El nuevo consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage (Efe)

La debacle bursátil de Abengoa, del 64,3% desde el día anterior a reconocer que necesitaba una ampliación de capital de 650 millones de euros para sobrevivir (el 3 de agosto), con lo que llegó a valer menos que esa cifra, se debía a la incapacidad de la compañía para asegurar la ampliación a ningún precio, ni siquiera a 0,01 euros por acción. Esa incapacidad implicaba que la empresa no valía nada, y era lo que empezaba a descontar el mercado, donde también se hundían sus bonos, su CDS (seguro contra el default) se iba a niveles estratosféricos y hasta el fondo que ha fichado a su exconsejero delegado, Blackrock -oficialmente como responsable de infraestructuras en Latinoamérica- se ponía bajista en el valor.

Sin embargo, en los últimos días las cosas han cambiado para mejor. El valor inició su recuperación el viernes pasado, el lunes escapó a la debacle bursátil mundial y ayer culminó la remontada con un subidón del 26,61% hasta 0,98 euros; en tres días, ha recuperado el 34,2%. Puede ser que se trate de fondos muy agresivos que estén apostando por el éxito de la ampliación contra todo pronóstico (y un valor con nominal tan pequeño registra grandes movimientos porcentuales en cuanto su precio varía unos céntimos) , aunque fuentes del mercado asegura que han crecido las esperanzas en que ésta finalmente se lleve a cabo pese a que recientes intoxicaciones lo ponen en duda.

El valor inició su recuperación el viernes pasado, el lunes escapó a la debacle bursátil mundial y ayer culminó la remontada con un subidón del 26,61%

Estas esperanzas se alimentaron ayer con la noticia de que la ampliación no se va a hacer totalmente con acciones de clase B (las que forman parte del Ibex), sino con un 10% de acciones de tipo A, que conceden 100 veces más derechos políticos. Esto se haría para que los Benjumea no pudieran conservar el control de la compañía, puesto que los nuevos inversores podrán entrar en estas acciones con más votos y no sólo en las B. Por elcontrario, si la ampliación se hiciera sólo mediante las de tipo B, la aristocrática familia andaluza podría mantener el control aunque acudiera con un porcentaje muy inferior al que le corresponde, ya que posee el grueso de las actuales acciones de tipo A.

Esto se percibe como positivo: el mercado quiere que los gestores que han llevado a la empresa al borde de la quiebra se diluyan y Abengoa pase a otras manos. De hecho, fuentes conocedoras de la situación aseguran que la inclusión de las acciones A en la operación ha sido una imposición de los bancos acreedores para seguir adelante con la ampliación. Es decir, habrían planteado a los Benjumea salvar Abengoa a cambio de que ellos pierdan el control. La reacción de los inversores fue la subida citada en bolsa, que se trasladó a sus bonos y a su CDS, aunque todos estos activos siguen en la UCI: la probabilidad de default sólo se ha reducido el 97% al 91%.  

La clave, la actitud del Santander

La presidenta de Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta de Santander, Ana Botín. (EFE)

Fuentes de la banca acreedora señalan que la clave está en la actitud del Santander, el principal acreedor de la compañía de ingeniería y energía renovable. "Si el Santander asegura la ampliación, sale seguro", sostienen. Ahora bien, el banco que preside Ana Botín está intentando compartir el riesgo con el mayor número de entidades posible. Según estas fuentes, HSBC y Citi también han entrado, pero necesitan convencer a más bancos (El Confidencial ha informado de que también negocia con Bank of America Merrill Lynch y Deutsche Bank). 

Sea como fuere, han crecido las esperanzas en que la ampliación finalmente sí se realice y evite el esperado concurso de acreedores de la sociedad. No obstante, dada la opacidad habitual en la compañía y su falta de credibilidad en el mercado después de las sucesivas revisiones de sus cuentas, si no anuncia oficialmente la operación en breve, es probable que vuelva a mínimos en bolsa.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios