Caixa reducirá su capital un 20% y Santander un 13% por el fin de los enjuagues contables
  1. Mercados
SEGÚN CÁLCULOS DE DEUTSCHE BANK

Caixa reducirá su capital un 20% y Santander un 13% por el fin de los enjuagues contables

Por si la banca española no tuviera suficientes problemas que justifican su mal comportamiento en bolsa, vuelve la preocupación por su solvencia a consecuencia del fin de los 'enjuagues contables'

Foto: Isidre Fainé, presidente de Caixabank, en la presentación de los resultados de 2014 (Efe)
Isidre Fainé, presidente de Caixabank, en la presentación de los resultados de 2014 (Efe)

Parecía que la (falta de) rentabilidad era el gran problema de la banca española y lo que justificaba su pobre comportamiento en bolsa, mientras quela solvencia había dejado de ser una preocupación tras los test de estrés y las ampliaciones de capital de BBVA y Santander. Pues no. Después de la crisis, se van a endurecer las reglas de solvencia internacionales para impedir los llamados 'enjuagues contables' a que tan aficionado ha sido el sector en todo el mundo para fortalecer artificialmente su capital. Y los más perjudicados, según un análisis de Deutsche Bank, serán Caixabank, cuya ratio de capital bajará un 20%, y Santander, donde la reducción será del 13,4%.

Laratiode solvencia de un banco se calculadividiendo los fondos propios (el capital) entre losactivos ponderados por riesgo (APR)de cada entidad. Este concepto no es el activo real del banco, sino una cifrainferior, yda un peso mayor a elementos con más riesgo-(como crédito promotor, inversión en bolsa o créditos al consumo-y muy bajo o nulo a otros como deuda pública o créditos a grandes empresas. Esto es lo que se conoce como "consumo de capital".

Lo que han hecho nuestras entidades esreducir el volumen de los APR, de forma que suponganun porcentaje inferior del activo real (sin ponderar).Es lo que se llama eufemísticamente "adecuada gestión de balance" o "aplicación de modelos propios". Para ello, serevisanlas ponderaciones de estos activos a la bajaaplicando una metodología interna que, aunquetiene que estar supervisada por el Banco de España, permite aplicar unas ponderaciones más laxas que en los modelos estándar (iguales para todas las entidades). Si bajas el denominador, aunque el numerador -el capital- no aumente, la ratio de solvencia sube automáticamente. Que es el objetivo de estas operaciones, que han contado con el apoyo del supervisor hasta ahora.

Sin embargo, la necesidad de evitar nuevos rescates bancarios con dinero público ha hecho no sólo que se incrementen las exigencias de cantidad y calidad del capital (las normas de Basilea III), sino que también se vaya a poner orden en esta forma de calcular los APR para que sea homogénea entre países y entidades, y para evitar abusos: los conocidos en el sector como 'enjuagues contables'. Así, se va a incrementar la ponderación de los riesgos de crédito en hipotecas y crédito a empresas, y se van a imponer unos mínimos de ponderación para todos los bancos, aunque usen modelos internos.

Caixabank, Santander y BBVA necesitarán capital

Esto se va a traducir en un incremento de los APR sobre los actuales en todas las entidades cotizadas españolas, si bien con grandes diferencias entre unas y otras. Según un estudio de Deutsche Bank, los bancos puramente nacionales apenas notarán este cambio: Liberbank tendrá un impacto cero, y Bankinter y Popular verán incrementado el denominador de su capital sólo un 3% (el análisis no incluye a Sabadell). El impacto es mayor en los internacionales, si bien con diferencias:BBVAsufrirá un incremento del 7% ySantander, del 15%. Y la palma con diferencia de la llevaCaixabankcon un aumento del 25% de estos activos.

Si cuando bajaba el denominador subía el capital, cuando suba el denominador (los APR) con estas normas, lógicamente el capital bajará. ¿Cuánto? Enel caso de la entidad que presideIsidre Fainé, un 20%, al pasar su ratio CET1 (el de mayor calidad y referencia para el mercado) del 11,5% actual al 9,2%. En el banco que controla Ana Botín, la reducción será del 13,4%, desde el 9,7% actual hasta el 8,4%. Finalmente, el presidido porFrancisco Gonzálezpasará del 10,5% hasta el 9,8%, un descenso del 6,66%, siempre según las estimaciones de Deutsche Bank.

Con estas caídas, ninguno incumpliría los mínimos legales, pero los tres se quedarían por debajo del 10% que es el estándar internacional. El que se situaría más lejos es Santander, cuandola macroampliación de enero pretendía justamente situar el capital en ese nivel ante las presiones de los grandes inversores internacionales y del BCE. Volver a situarse en el 8,4% supondría un serio problema para el primer banco español. También lo tendría Caixabank: aunque su necesidad sería pequeña para alcanzar ese umbral del 10%, sí necesitaría una aportación notable para poder seguir presumiento de ser uno de los bancos más solventes de España.

Noticias de Caixabank Noticias del Banco Santander Noticias del BBVA Noticias de Deutsche Bank Test de estrés Ampliación de capital
El redactor recomienda