La familia Carceller se enfrenta a un escándalo comparable al de Jaime Botín
  1. Mercados
ocultó estar detrás de un 13,9% de damm

La familia Carceller se enfrenta a un escándalo comparable al de Jaime Botín

La CNMV ha confirmado que quienes se ocultaban detrás de la sociedad que controla el 13,9% de Damm son los padres del presidente de la compañía

Foto: Demetrio Carceller, presidente de Damm
Demetrio Carceller, presidente de Damm

El expresidente de la CNMV –Comisión Nacional del Mercado de Valores–, Manuel Conthe, siempre puntualizaba que el organismo erróneamente mentado de regulador es y será, sobre todas las cosas, una entidad supervisora. Porque la razón de ser de la Comisión no es elaborar leyes, sino garantizar su cumplimiento dentro del mercado de valores.

Y entre otras muchas cosas, la normativa española dictamina que cuando un inversor toma una participación significativa de una compañía cotizada debe comunicarlo, bajo pena de importantes sanciones, que pueden superar el medio millón de euros.

Esto es lo que le ha ocurrido a Jaime Botín, quien, como adelantó El Confidencial, ha sido sancionado por la CNMV por haber ocultado que controlaba un 8% de Bankinter, adicional al 16% que sí tenía declarado; y lo que puede pasarle a la familia Carceller después de que las pesquisas que ha llevado a cabo el organismo le hayan permitido aclarar, de una vez por todas, cuál es la participación que tiene la saga en el accionariado de la cervecera.

Jaime Botín

Como publicó ayer este medio, la CNMV ha conseguido confirmar que el apellido Carceller está detrás del 13,948% que controla la sociedad Seegrund en Damm, además del 27,9% que posee a través de Disa. A diferencia del caso Botín, aquí no se ha ocultado la participación, sino quiénes eran los dueños de ella.

Demetrio Carceller Coll y su esposa, Carmen Arce Ochoa, padres del actual presidente de Damm, han aparecido como accionistas últimos de esta firma, registrada en Holanda y que durante años ha estado como accionista de referencia de la cervecera sin desvelar que quienes se ocultaban detrás de ellos eran los patriarcas de la saga.

A requerimiento del organismo dirigido por Elvira Rodríguez, la red de sociedades interpuestas ha terminado confesando. Con este movimiento, el organismo supervisor ha puesto blanco sobre negro las sospechas que desde hace más de un año se cernían sobre esta participación y que llevaron al juez Ruz, dentro del proceso que instruye por una presunta trama societaria diseñada por Carceller Coll para defraudar a Hacienda, a decretar como medidas cautelares la congelación de la participación de Seegrund y de su dividendo.

Las deudas pendientes con el fisco también han estado detrás de la investigación que permitió aflorar la participación oculta de Jaime Botín, hermano del presidente de Santander, Emilio, en Bankinter. En aquella ocasión, la palanca que permitió activar toda la maquinaria fue la famosa lista Falciani, que destapó que la saga cántabra contaba con un tesoro oculto en Suiza que se ha regularizado previo pago de 200 millones.

La CNMV toma la palabra

Ahora, está por ver si se cumple otra similitud entre los dos casos que tiene que ver con la diferente vara de medir que aplicó la justicia y la CNMV en el caso del banquero, causa que archivó la Audiencia Nacional y que, en cambio, el supervisor del mercado reactivó con el procedimiento administrativo que ha terminado cuajando en sanción contra Botín.

Por el momento, en el caso de la familia Carceller, la Audiencia Nacional ha decretado el sobreseimiento de la causa contra Demetrio Carceller Arce, porque considera que no se le pueden imputar actos de su padre, Carceller Coll, decisión que Anticorrupción estudia recurrir ante el Tribunal Supremo.

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV. (EFE)

En el supuesto de que la CNMV no sólo considere que Carceller Coll debe ser sancionado por ocultar que se encontraba detrás de Seegrund, sino que además esta participación no puede desligarse de la que posee Disa (sociedad ligada a esta familia desde el abuelo del actual presidente), la saga podría verse obligada a lanzar una opa sobre la cervecera.

Al fin y al cabo, el apellido Carceller, tal y como se ha demostrado ahora, está detrás de hasta el 42% de Damm, máxima que niegan desde la compañía, al afirmar que Demetrio Carceller, padre e hijo, son accionistas independientes; y que llega justo en un momento en el que la familia está inmersa en la pugna por intentar hacerse con Pescanova.

Participación CNMV Damm Demetrio Carceller Manuel Conthe Noticias de Bankinter Elvira Rodríguez Jaime Botín
El redactor recomienda